©Todos los derechos compartidos

Biblioteca Rivadavia

Biblioteca Rivadavia
Mejoras en un patrimonio de todos

El 27 de abril pasado la Biblioteca Rivadavia celebró un nuevo logro. Se
inauguraron las remodelaciones y puesta en valor de las salas Juvenil y
Daniel Aguirre y la adquisición de nuevo equipamiento informático para la
consulta del Catálogo Bibliográfico.
Visitamos la Biblioteca y hablamos con Norma Bisignano, la directora de la
entidad, para conocer en mayor profundidad la situación de una de las
instituciones más importantes de la ciudad.

“Presentamos oficialmente a las salas Juvenil y Daniel Aguirre. En la
primera los trabajos consistieron en pintura, pulido de pisos, cambiamos el
mobiliario porque el viejo mobiliario de mesas a dos aguas, estaba
destruido y escrito por los chicos durante décadas. Por eso pensamos que lo
mejor era cambiarlo por mesas que permiten estudiar en grupos y dejan
espacios libres en la sala para poder realizar actividades que antes por
estar cargada de muebles era imposible. Tenemos prevista otra etapa de la
obra, que consistirá en pintar las estanterías gracias a un subsidio de la
CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares) que obtuvimos por el
proyecto ‘Por más lectores 2009’ con la presentación de ‘Bajo las
estrellas. 12 años de historias bonaerenses’”.
La sala Daniel Aguirre, que alberga las computadoras y se utiliza para
muestras de arte, también fue pintada con el aporte de las firmas Codimat y
Alba, mientras que la mano de obra estuvo a cargo de Omar Baigorria,
encargado de maestranza de la Biblioteca que donó su trabajo para la
institución. Otro trabajo fue el arreglo de los lucernarios de la sala, por
los cuales se llovía el sector. Todas las mejoras se realizaron durante las
vacaciones de enero de la entidad.
Los siete equipos de computación que están a disposición de los socios de
la biblioteca en la sala Aguirre fueron adquiridos por un subsidio de la
Cámara de Senadores Provincial, gestionado por el senador José Zingoni el
año pasado.
“Con las nuevas computadoras pudimos comenzar a trabajar en la biblioteca
con los procesos técnicos y la informatización del catálogo mediante el
Catálogo Bibliográfico Informatizado (OPAC) que está disponible en
internet, y que a partir de ahora está en las computadoras de la biblioteca
con el mismo formato que la web”.

Convenios
Por otro lado, la presidenta de la Asociación Bernardino Rivadavia, doctora
Hilda Selva Vázquez de Fortunato, firmó un convenio con el municipio a
partir del cual se realizarán actividades culturales en la Biblioteca,
auspiciadas por el Instituto Cultural.
El Auditorio Caronti también tuvo tu parte dentro de las mejoras “por medio
de un subsidio del año 2008 tramitado por el senador provincial Santiago
Nardelli, una suma de $ 7.000 que permitió la continuidad de las obras de
realización de las plateas con cuero natural para no modificar la acústica
del auditorio”.
Tampoco se podía modificar el estilo del sector, porque el edificio fue
declarado Monumento Histórico Nacional mediante el decreto Nº 1.592 de la
presidenta Cristina Fernández de Kirchner, debido a la riqueza
arquitectónica del inmueble, su patrimonio bibliográfico, su hemeroteca y
porque «dicho repositorio constituye un registro valioso de la evolución de
las ideas sociales y políticas locales y del sur de la provincia de Buenos
Aires», según consigna en sus fundamentos el decreto con fecha de 2 de
octubre pasado.
Asimismo, en el marco de la Ordenanza Nº 12.600 la empresa Codimat donó un
monto de dinero que permitió la compra de once carros de estanterías
corredizas que tienen la característica de albergar una mayor cantidad de
material, generar más espacio en el depósito y proteger mejor el material
porque son plegadas, se cierran y evita que los libros se ensucien con
polvo, que es una de las maneras por las cuales se deteriora el material.

“Por más lectores”
Este proyecto que presentó la Biblioteca consiste en cuatro actividades
bimestrales a partir del libro “Bajo las estrellas. 12.000 años de
historias bonaerenses”, de Roberta Iannamico y Alejandra Pupio.
El texto fue destacado con una mención en la categoría Cuentos 2009 por la
Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJA).
También fue declarado de Interés Municipal y Cultural por la Municipalidad
de Bahía Blanca y el Concejo Deliberante, así como de interés provincial.
La convocatoria “Por más lectores” tiene el objetivo de promocionar la
lectura y ha hecho acreedora a la entidad local de un subsidio de la
CONABIP para el año en curso.
La propuesta coordinada por Alejandra Pupio, Roberta Iannamico y Norma
Bisignano, consiste en la realización de talleres de plástica, narración,
arqueología y escritura sobre el libro mencionado: “Pensamos en trabajar
con las adolescentes del Instituto municipal Cantilo, porque ellas ya
tienen relación con la Biblioteca a través del convenio del Honorable
Concejo Deliberante con la Biblioteca, por el cual ellas disponen de carnet
de lectura para consultar material, son socias de la institución. Además,
teníamos un cupo disponible y por medio de la propuesta del Instituto
Cantilo, incluimos al grupo de adolescentes del Hogar de Día Sueños de
Barrilete, que son chicos increíbles, que están muy estimulados”, explicó
la directora.
El grupo que participa del proyecto ya tuvo la primer actividad, cuyo
objetivo es fomentar la industria editorial y de autores locales, generar
la reflexión sobre temas de la historia regional pasada y presente, y
promover entre los adolescentes el interés en las prácticas de lectura y
producción escrita.
“La semana pasada alteramos la programación original y aprovechamos el buen
clima que había en la ciudad para hacer la primer actividad de plástica en
el Museo de Arte Contemporáneo. La idea era que los chicos pudieran conocer
y trabajar en ese espacio, y hacer una visita guiada para conocer el museo
y la Bienal de Arte que justamente estaba en exposición. Los chicos se
mostraron muy dispuestos y se engancharon con la actividad, pintando y
trabajando con libros de arte contemporáneo y arte rupestre”, detalló
Bisignano.
El momento de pintar y dibujar fue en la terraza del museo, donde el grupo
-de entre 11 y 20 años- se entusiasmó con la actividad, quedando a la
espera de un nuevo encuentro.
“Los mismos jóvenes son los que tienen que participar de las cuatro
actividades y no va a ser abierto a otros chicos con la ilusión de
consolidar el grupo y poder realizar una publicación con la Editorial
Vacasagrada, una serie de cuadernillos con el registro de la producción de
los cuatro talleres”.
Otra jornada de trabajo fue la recorrida por la manzana fundacional de la
ciudad y la visita guiada por la Biblioteca con el objetivo de que los
chicos conozcan el lugar donde trabajarán y comiencen a tener un sentido de
pertenencia con la institución. Las próximas actividades serán narraciones,
taller de escritura y arqueología, y de todas estas actividades se
generarán exposiciones dentro del ámbito de la entidad.

Catálogo on line
El 16 de julio de 2008, en el aniversario 126 de la Biblioteca nacía un
nuevo logro para la entidad, el Catálogo Bibliográfico que a puede
visitarse en wwww.abr.uns.edu.ar o a través de la página de la Biblioteca
que es www.abr.org.ar
Este trabajo de informatización se realizó con el programa CATALIS en
formato MARC21, y fue diseñado por el licenciado Fernando Gómez. Para
trabajar con él, el personal de la biblioteca se capacitó con profesionales
de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional del Sur.
Desde la incorporación de las nuevas computadoras, dentro de la biblioteca
se lo puede consultar sin necesidad de acceder a una conexión de internet.
“La búsqueda puede hacerse por autor, título o tema, incluso pueden
consultarse revistas y diarios, además de conocer la ubicación dentro de la
biblioteca, la disponibilidad y la cantidad de ejemplares del libro
deseado”, explicó Claudio Fuhr del sector de informática de la Biblioteca.
Este sistema de catalogación internacional se aplica desde el año 1960 en
países como Francia, España e incluso la biblioteca del Congreso de los
Estados Unidos.
Por otro lado, con este sistema puede existir mayor comunicación con las
demás bibliotecas de la ciudad, ya que ante la falta de un ejemplar y la
consulta on line del patrimonio disponible en av. Colón, cada una de las
entidades puede derivar a sus lectores.
“Este catálogo es moderno, de fácil acceso y permite realizar búsquedas no
sólo de las obras del autor que buscamos, sino también toda la bibliografía
donde se lo menciona o donde el autor realizó una participación”, detalló
Fuhr.

Hagámonos socios
“A pesar de todas las mejoras y nuevos servicios que tenemos, seguimos
perdiendo socios. El año pasado lamentablemente se dieron de baja casi
300”, comentó con preocupación Bisignano.
Por eso se invita a los bahienses a tomar conciencia de la importancia de
la institución y del valor que tiene en cuanto al material con el que
cuenta, por la historia que encierra en sus paredes y por lo que significa
para la formación de los profesionales de la ciudad. Con una cuota mensual
sumamente accesible se puede colaborar con la Biblioteca.
“También disminuyeron las consultas, pero creemos que se debe a que hay 18
bibliotecas populares trabajando maravillosamente en la ciudad y cumpliendo
una función importantísima en cada uno de los barrios donde funcionan, lo
que hace que el usuario elija el lugar más próximo a su domicilio”.
De todas maneras, el material con el que cuenta la Rivadavia no tiene par
en la ciudad, puesto que hoy la Rivadavia es la asociación biblioteca
popular sin fines de lucro más grande de Sudamérica, superada por
bibliotecas tales como la del Congreso o la Nacional, aunque éstas se
tratan de organismos que dependen del estado y no de sus socios, como es el
caso bahiense.

Devolver los libros
Desde hace un tiempo un grupo de voluntarios está realizando la tarea de
seguimiento de los ejemplares que no son devueltos a la Biblioteca.
Después de un llamado telefónico y una solicitud por carta, los voluntarios
se acercan al domicilio del deudor, lo que ha permitido el recupero de más
de 100 libros que de otra manera se hubieran perdido.
Lamentablemente, se ha debido dar de baja 180 ejemplares porque la persona
que lo retiró se mudó sin registrar aviso.
“Por eso entregamos un mensaje de aviso, pidiéndoles que devuelvan el
libro, porque a veces la gente no se da cuenta que un libro que no se
entrega a tiempo es un libro que no puede leer otra persona, que no tenemos
otros ejemplares iguales y que se trata de solidaridad y de respetar pautas
institucionales”, determinó Bisignano.

La Biblioteca de 1930
La Asociación Biblioteca Bernardino Rivadavia se fundó en 1882 cuando Bahía
Blanca era una aldea de 2.000 habitantes, la mitad de ellos analfabeta. Se
creó a partir de la inquietud de un grupo de jóvenes de familias
tradicionales de la ciudad, los únicos letrados que tenían libros en su
casa y el hábito de la lectura.
Algunos de esos jóvenes eran Casanova, Caronti y Leónidas Lucero, que se
reunían en lo que se llamó el Mentidero, un café en la calle Zapiola.
Por esos años apareció la Ley Sarmiento que reglamentó la creación de las
bibliotecas populares. El sistema que se utilizó fue a partir del trabajo
de los vecinos que dependiendo el aporte realizado, el Estado les otorgaba
la misma suma para la compra de libros.
Así, comenzaron a delinearse las primeras hojas de esta historia. La sede
fue cambiando de lugar, desde un espacio en la Municipalidad de Bahía
Blanca, hasta una casa en Moreno 86. Ya para el año 1930 se inauguró el
edificio de av. Colón 31, donado por Caronti.
La piedra basal del nuevo edificio se colocó en diciembre de 1927,
habilitándose tres años después, en agosto de 1930.
La adopción del proyecto fue hecha por concurso, del que resultó ganador el
arquitecto Ernesto Guiraud, a quien correspondió, además, la dirección
técnica de la obra.

La hemeroteca
En 1883 Daniel Aguirre, el primer bibliotecario, decidió guardar los
diarios del día y a partir de allí se conservan los 109 que hasta la fecha
se registran como la cantidad de material impreso en nuestra ciudad.
“La gente no sabe que en la ciudad se imprimieron 109 diarios, 109 títulos
que fueron contemporáneos del actual. Hubo más de 100 diarios en Bahía
Blanca, porque en el siglo XIX no había radio ni televisión, entonces las
campañas políticas se hacían a través del diario. Pero estos diarios no
iban dirigidos al lector, sino a sus adversarios políticos, eran tribunas
de expresión de ideas”.
De esta manera la Biblioteca tiene un registro de la evolución de las ideas
del sur de la Provincia de Buenos Aires, como no hay en ningún otro lugar,
esta colección es única y está bien conservada mediante microfilmes. Si
bien el papel de diario tiene una vida útil de 60 años, existen microfilmes
de diarios de hace 120 años, que han duplicado su vida útil, de ese
material tan frágil que no es conveniente manipular, “además no todos los
usuarios son tan cuidadosos como uno quisiera, a veces hay recortes u hojas
arrancadas. Entonces, ahora los originales están preservados envueltos en
papel libre de ácidos y se pueden consultar en microfilm”.
Otro de los servicios para los que quieran bucear en la historia
microfilmada es la utilización del lector digitalizador, que permite mirar
en la pantalla el diario y digitalizarlo para llevárselo en un CD.
También están a disposición diarios nacionales desde 1951, “incluso vienen
investigadores de Buenos Aires porque les resulta más cómodo venir acá que
hacer el pedido formal en las editoriales o en la Biblioteca Nacional”
Por lo mismo acuden investigadores de todo el país, incluso del exterior,
originarios de España, Chile, Méjico, Canadá, alertados por la calidad del
archivo y su exclusividad.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp