©Todos los derechos compartidos

Aves costeras en nuestra zona

Aves costeras en nuestra zona
De importancia y riesgos

Sitios como la ría local son fundamentales como lugares de alimentación
para varias especies migratorias. En esta nota se alerta sobre cuestiones
que podrían afectar a dichas especies.

Tal vez el trajín o la falta de toma de conciencia acerca de lo que tenemos
alrededor hace que desconozcamos cuestiones de importancia medioambiental.
Uno de los casos tiene que ver con la ría de Bahía Blanca, sus islas y las
aves que contiene.
Cuenta Lucas Verniere, licenciado en Ciencias Biológicas e integrante de la
Asociación Tellus, que hay aproximadamente cuarenta especies de aves
migratorias que utilizan la ría como un lugar de parada y de alimentación
en su ruta. Y, a la vez, existen varias especies que tienen su colonia de
nidificación en las islas de la ría.
Esto se debe a que sitios como los que tenemos en la ría, grandes humedales
más una gran disponibilidad de lugares donde alimentarse, no son muy
abundantes en las costas: “En este caso son islas y costas que no están
dedicadas al turismo. Por ejemplo, en el resto de la provincia de Buenos
Aires, como Monte Hermoso, Necochea o Villa Gesell, las aves que paran a
alimentarse en la costa, por más que tengan alimento pasa un cuatriciclo o
una camioneta por la costa y las espanta. Entonces, les resta tiempo
valioso de alimentación porque tienen que engordar en una o dos semanas
para continuar su viaje de varios miles de kilómetros hasta la próxima
parada”.
De allí el motivo por el cual las aves migratorias utilizan la ría local.

Planta depuradora
Existen, lamentablemente, factores que podrían afectar a las especies. Uno
de esos factores refiere a la creación de la famosa planta depuradora de
desechos cloacales: “Es algo que, como Tellus, veníamos pidiendo desde hace
muchos años para que se pusiera en marcha, pero el tema es que eligieron un
mal lugar para instalarla”, explica Verniere.
Las consecuencias que podría traer esa mala ubicación se traduce en que se
volcarían muchos litros de agua dulce en un lugar interno de la ría, lo
cual va a cambiar la salinidad del sector y va a modificar fauna de ese
lugar con el tiempo. Por lo tanto, también cambiaría la disponibilidad de
alimento de las aves: “Todo ese sector donde se va a volcar el agua dulce
va a cambiar totalmente su fisonomía Nosotros proponíamos un lugar más
abierto donde el recambio de agua sea mucho más rápido. Acá se va a volcar
en la punta de un canalcito que está más o menos en la parte alta de la
ría. Toda la fauna que está asociada al suelo va a cambiar la salinidad.
Tendrán que haber ahora organismos que resistan agua menos salada porque va
a estar diluida con el aporte del agua dulce, entonces va a cambiar esa
fauna así como también su disponibilidad de alimentos”.
Vale admitir que con estas modificaciones puede que algunas especies se
vean beneficiadas. Es decir, con la planta depuradora se va a notar que
algunas especies van a desaparecer y otras van a aprovechar el nuevo
recurso.

Contaminación de la ría
Sobre las consecuencias por la contaminación en la ría por metales pesados,
dice Vernier, “no es que las espanta de un lugar sino que puede afectar la
población disminuyendo el número, pero no va a generar una respuesta de esa
migración a cambiar la ruta. Cambiarían si se las molestara o si dejaran de
tener alimento”.

Especies
La gaviota cangrejera, cuyas colonias más importantes están en la ría, o
los llamados chorlos que allí nidifican son de las especies de mayor
relevancia de nuestras costas.
Respecto a especies sobre las que hay riesgos de extinción, Verniere
explicó que “hay especies muy escasas como el burrito negrusco que está
presente en la ría pero es muy escasa en su distribución, no se sabe si son
muchos o pocos porque también andan muy escondidos entre los pastos, se
está alerta a ver qué pasa. También tenemos la gaviota cuyo número de
parejas es bajo y puede ser vulnerable si pasa un desastre como una
enfermedad que mate a dos o tres colonias cercanas, el número que va a
quedar es bastante pequeño”.
Y también están los chorlitos, finaliza el licenciado, que son vulnerables
porque si pierden su punto de migración, por las cuestiones ya descriptas,
correría peligro su reproducción: “Sería complicado, no se podrían
reproducir porque no llegarían a tiempo a su zona de reproducción. Es un
equilibro que depende de muchos factores y uno trata de concientizar que es
lo que se está haciendo mal para tratar de corregirlo”.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp