©Todos los derechos compartidos

Jardines y salas
Categoría: Educación

Históricamente era obligatoria la asistencia al jardín para las niñas y niños de cinco años. Desde hace dos años, esa obligatoriedad se trasladó también a los concurrentes de sala de cuatro años. ¿Hay establecimientos preparados para tal fin? ¿Existen las salas suficientes para la población de Bahía Blanca?

Muchas veces las ideas no concurren a la escuela de la mano de las decisiones políticas -y económicas. Con el objetivo de encontrar respuesta a situaciones que se plantean en el seno de las familias más jóvenes, EcoDias consultó a Ana Lucía Vera y Adriana Salvatori, inspectoras de Educación Inicial. “Lo que nosotras hemos notado es que las mamás anotaban a los chicos en varios jardines al mismo tiempo, para asegurarse que entren en uno. A partir de este año, se habilitó esta nueva reglamentación de empezar a inscribir por el radio. Antes la prioridad para ingresar era según la fecha de nacimiento de los niños. Ahora primero ingresan los que viven más cerca del establecimiento y luego los chicos cuyos papás trabajan en el radio”, explica Salvatori.
“Con esta nueva reglamentación confiamos en que el año próximo no vamos a tener tantos excedentes (es decir, que quedan fuera del jardín).Con el antiguo método, en las primeras semanas encontrábamos un montón de excedentes debido a que los padres anotaban a sus hijos en varios jardines a la vez. Entonces al consultar en un determinado establecimiento, un niño no tenía lugar, y parecía ser un excedente, pero en realidad no lo era porque ya había ingresado en otro jardín”, destaca Vera.
“Igualmente se necesitan más jardines, nosotras siempre pedimos que se construyan nuevos, vamos avisando las necesidades en función de los establecimientos donde hay más excedentes. El mayor faltante se da en salas de tres. Lo ideal sería que los niños desde las más temprana edad empiecen a escolarizarse”, concluye Salvatori.

Desde el gremio
Sobre esta falta de establecimientos y espacios también consultamos en el gremio docente a Ana Canullo, secretaria de formación político-sindical, quien además integra el equipo de orientación escolar del Jardín 929 desde el año 2006: “En sala de cinco terminan entrando porque hay jardines donde priorizan y ponen tres salas de cinco, por ejemplo. El problema es que cuando ingresan recién a esa edad, no te alcanza el tiempo. Cada vez son más los chicos que arrastran algún tipo de problemática, y un año no es suficiente para trabajar con ellos. Deberían ingresar a sala de dos o de tres”.
“A esta altura del año los excedentes con respecto al inicio de clases han disminuido bastante. Lo que sucede es que durante el año van entrando chicos al jardín a medida que otros dejan de asistir. Pero estos nenes pueden ingresar porque otros dejan, sino no tendrían oportunidad. O sea que igualmente hacen falta nuevos jardines”, agrega la integrante de Suteba.
“Nosotros venimos insistiendo con la creación de nuevos establecimientos y la creación de más salas de cuatro y cinco desde hace varios años. Cuando estuvo en Bahía, el ministro Oporto prometió la construcción de varios jardines, pero en este momento las obras están paralizadas”.

En los últimos años
El año pasado se inauguraron el Jardín 949, en el Barrio Estomba, y el 948, en Villa Bordeu. Este año se inaguró el 933 (Islas Orcadas 1551), a la vez que se abrieron dos salas en Villa Serra, una en el 942 del Barrio Lopes y otra en el 953 de Ing. White. En estos casos se trata de establecimientos que no tenían la infraestructura adecuada, por falta de espacio o deterioro edilicio.
La realidad es que en la ciudad hay sectores que han crecido mucho y las familias que allí residen necesitan con urgencia tener un jardín cercano donde mandar sus niños y niñas.
Para las inspectoras de Educación Inicial harían falta en Bahía Blanca cuatro o cinco jardines más. Los sectores con mayor necesidad serían el centro, Villa Mitre, el Barrio 5 de Abril y Vista Alegre 2, es decir, la zona comprendida entre Vista Alegre y la vecina localidad de Gral. Daniel Cerri.

Obras paralizadas
Lamentablemente, a pesar de las promesas del ministro Oporto, no hay ninguna certeza respecto a la construcción de nuevos jardines en nuestra ciudad.
El 934, ubicado en Villa Belgrano, está funcionando en una sociedad de fomento. Este jardín tiene un terreno propio donde construir un nuevo edificio, pero no se sabe cuándo comenzarán las obras. El Jardín 936, de Villa Floresta, debe abandonar su actual edificio porque están alquilando y los dueños reclaman el lugar. El año pasado fue adjudicado un terreno para construir allí el jardín, pero la empresa no empezó la obra. El conflicto pasó a Legales, y hasta que no se resuelva esta situación no se puede hacer una nueva licitación.
La falta de pago hace que las empresas constructoras no cumplan con la realización de las obras en tiempo y forma. El único jardín que se encuentra en construcción actualmente es el 937, de Cabildo.

Equipos de orientación escolar
Además de la falta de jardines en Bahía Blanca, otro problema que se plantea es la falta de equipos de orientación en la mayoría de los establecimientos.
Funcionan en la ciudad un total de 55 jardines, de los cuales apropiadamente 20 tienen equipos de orientación escolar. Dentro de esos 20 equipos, hay algunos que son de planta y el resto se comparte con escuelas o con otros jardines.
Cada equipo está conformado por una orientadora social, una orientadora educacional y una fonoaudióloga. Ellas se encargan de hacer un trabajo conjunto con las maestras de las salas, detectando posibles dificultades en los niños y tratando de realizar una tarea preventiva.
Al respecto, opina Ana Canullo que “todos los jardines deberían contar con estos equipos, ya que cada vez son más los nenes con problemas emocionales, de lenguaje y de todo tipo. Hay muchas familias disfuncionales con roles totalmente cambiados, además se ven muchas mamás adolescentes que están solas y mandan sus chicos al jardín. La falta de trabajo en los hogares provoca la falta de una organización familiar, de una rutina de familia. Esa organización externa es la que el niño necesita para organizarse internamente”.
Las inspectoras de Educación Inicial consultadas también coinciden en la necesidad de contar con una mayor cantidad de equipos en nuestra ciudad: “Nosotras siempre estamos solicitando más recursos humanos porque las familias están atravesadas por muchos inconvenientes y es muy necesario el aporte de estos equipos, no sólo en los jardines con riesgo social, sino en todos los jardines en general”.

Necesidades educativas especiales
Desde hace ya algunos años existe una resolución que plantea la necesidad de integrar en los jardines a quienes tienen necesidades educativas especiales.
Las nenas y nenes que presentan alguna problemática trabajan con una maestra especial, la cual va a la sala una o dos veces por semana. El resto de la semana es la maestra de la sala la que tiene que trabajar con ese niño o niña. En estos casos, esas aulas deberían reducir su matrícula de 25 chicos a 15 o 20, para que la maestra pueda contener adecuadamente al nene o nena con necesidades educativas especiales y al resto de los niños.
Claramente esto se presenta como ideal, y en la mayoría de los establecimientos no se hace: “Si nosotros hacemos cumplir esa resolución, estarían faltando todavía más jardines en la ciudad, ya que al reducir la cantidad de niños por sala, son muchos más los que quedarían sin ingresar”, explica la representante de Suteba.
El número de chicos y chicas con necesidades educativas especiales aumenta día a día y esto tiene que ver con las condiciones de vida: hay muchas familias que no pueden brindarles a sus hijos una alimentación adecuada, o una buena estimulación. Esto, así como el hecho de vivir en un lugar con situaciones de riesgo socio ambiental, genera después problemas en el aprendizaje y un descenso en la parte cognitiva.

La importancia de la Educación Inicial
Es el nivel donde se puede hacer un trabajo preventivo con las familias y con la niñez. En esta etapa generalmente los padres están más en contacto con la institución educativa que cuando sus hijos e hijas comienzan la escuela primaria, lo que permite detectar ciertas problemáticas de manera precoz.
En el Jardín adquieren las pautas y los hábitos para todo el desarrollo de su escolaridad. “Antes estaba el mito de que en el jardín iban a jugar y realmente es importante rescatar al nivel como parte de la educación formal. Todo lo que se le pueda brindar a un niño hasta los cinco años de edad en cuanto a alimentos, estimulación y conocimientos es fundamental, porque en este período de la vida la inteligencia de los chicos está preparada para absorber fácilmente todo lo que se les ofrece”, concluye Ana Canullo.

Cifras que preocupan
55 son en total los jardines que funcionan en nuestra ciudad.
20 son solamente los jardines que tienen equipo de orientación escolar.
12 son los jardines a los que concurren niños y niñas con necesidades básicas insatisfechas y que están en riesgo social.
450 niños y niñas que asisten a los jardines bahienses no tienen acceso a calzado, ropa y alimento adecuados.
277 niños y niñas se encontrarían en riesgo social.
885 niños y niñas no accedieron a los jardines al comenzar el ciclo lectivo 2009.

Realidad que excluye
Al comienzo del presente ciclo lectivo, 885 niños y niñas no pudieron ingresar al jardín y se nombran como “excedentes” aunque bien se podría hablar de exclusión:
Salas de dos: 35
Salas de tres: 729
Salas de cuatro: 121
Salas de cinco: no se registraron excedentes.

facebook
Twitter
Follow
2009-09-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp