©Todos los derechos compartidos

Caminar la historia
Hojas de ruta, calendario, zapatillas y un objeto bajo el brazo, detrás el puerto y el polo petroquímico: esta es la preparación que hay que tener para realizar una visita al Museo del Puerto, una institución inserta en el devenir de Ingeniero White.
Categoría: Educación

Hojas de ruta, calendario, zapatillas y un objeto bajo el brazo, detrás el
puerto y el polo petroquímico: esta es la preparación que hay que tener para
realizar una visita al Museo del Puerto, una institución inserta en el devenir
de Ingeniero White.

Pensar en caminar 7
kilómetros para llegar resulta imposible, pero una vez que el colectivo de la
línea 500 nos deja en la esquina la gran lancha Águila Amarilla nos hace un
guiño. Vencidos por la curiosidad, quienes llegamos al Museo, nos entusiasmamos
aún más al entrar a la cocina. Un recorrido por las salas que recrean la
peluquería, la zapatería, el correo, la cabina de un barco, la escuela, el bar,
la bodega de un barco dan a los sentidos movimiento. Los objetos ilustran acompañados
con sonidos, fotografías, documentos, juguetes, la memoria reciente se
despierta y más allá, llegan para hablar nuestros ancestros, inmigrantes,
pobladores de la región y residentes. En el ambiente girarán los sabores de
tortas, las recetas pasadas de generación en generación, los repasadores, los
enseres culinarios y hasta una maceta serán capaces de traer una historia, que
ya no solamente es la familiar sino que remitirá a modelos de producción,
decisiones políticas, tipos de Estado y relaciones de Argentina con el mundo.

Caminar y pensar
La entidad municipal renueva el programa de visitas para escuelas y grupos
interesados.
Se
volverá a realizar la experiencia de caminatas al puerto con la novedad de
incorporar una hoja de ruta, con puntos a indagar como por ejemplo, el cartel
de FCS sobre las vías, los galpones del ex muelle nacional, la cinta
transportadora de Cargill. Así mismo se plantearán algunas preguntas
disparadoras como ¿Por qué se llama Mario Guido la calle de acceso al puerto?
¿Qué indican los granos de cereal sobre el asfalto?” adelanta Julieta Rausch,
comprometida con las visitas escolares. Los recorridos están destinados desde
estudiantes secundarios hasta grupos con intereses particulares. “Sobre el
plano, cada participante anotará otros puntos de referencia que le llamaron la
atención durante la caminata. Al terminar la actividad cada uno tendrá una hoja
de ruta personal que da cuenta de su propia lectura del espacio”.
El Museo se plantea desafíos, entre ellos, la investigación, así como lo viene
haciendo desde el año 2006 en modalidad de talleres, trata de indagar qué pasó
desde el 2000 hasta hoy en las empresas del Polo Petroquímico. “En ese sentido
se buscará indagar a través de diversos documentos y fuentes, entrevistas a
trabajadores y vecinos, la historia reciente del polo petroquímico y su
relación con la comunidad. Se dará continuidad en ese sentido a la experiencia
de trabajo del museo en años anteriores, uno de cuyos talleres de indagación
sobre el polo petroquímico se denominó “el craqueo del craqueo”. Se evalúa
desde el museo que es necesario investigar qué pasó con lo logrado a partir de
los escapes en el año 2000 (momento que consideramos el “quiebre local” del
neoliberalismo) como la sirena comunitaria, el proceso Apell, etc. Se tratarán
de construir herramientas colectivas y plurales para pensar el polo
petroquímico e Ingeniero White hoy”, nos cuenta Milagros Bilbao, integrante de
la institución municipal.

Objetos charlatanes

En diferentes rincones se encuentran 4 objetos que se prestan para una lectura
histórica. “
La propuesta fue
trabajar en torno a una línea de tiempo imaginaria sobre los últimos 200 años
de historia a partir de la lectura de cuatro objetos de la vida cotidiana que
se inscriben en distintas etapas del puerto y el país. ¿Qué nos dicen los
objetos si les hacemos preguntas? ¿Y qué tal si leemos el celular o las
zapatillas que usamos todos los días para indagar el presente?”, afirman las
docentes.
A esta proposición didáctica se l
e
suma la actividad 4×4= 200. “Una vez realizado el recorrido por la muestra, se
reúne al grupo de chicos en el Aula -Cocina y se los divide en grupos. A cada
uno, se le entregará diversos objetos pertenecientes a los archivos del museo,
junto a una línea de tiempo dibujada en papel. Ellos tendrán que identificar a
qué período histórico del puerto corresponde cada uno, reponiendo lo visto,
sobre la línea de tiempo, utilizando distintos recursos; dibujos, textos,
fotos, etc. Por último, se podrán llevar las líneas de tiempo que ellos mismos
produjeron, para pegar en el aula”.
Para los escolares más pequeños, de nivel inicial y primaria, el Museo ofrece
un interrogante conductor: ¿qué
trabajos son necesarios para que un barco, entre y salga del puerto, cargado de
cereal? «
El Museo del Puerto
empieza y termina afuera, por ejemplo, en el patio delantero desde donde
podemos mirar, tocar, oler, escuchar, indagar cómo funciona el puerto. Por eso,
la propuesta es trabajar desde y con los objetos que están en el patio del
museo para así aprender mucho sobre los distintos trabajos que se hacen en el
puerto».

Como dice el refrán

Con el ciclo de visitas inaugurado, «Del aula a la cocina II» versiona
las recetas más sabrosas, «la torta se vuelve en la Cocina del museo un
objeto didáctico que además se come». Se trata de una actividad anual en
la que se convoca a docentes de diversas áreas a festejar distintas efemérides
a partir de una torta confeccionada por ellos mismos, de esta forma, el saber
se saborea y se aprende tal cual reza el dicho, «panza llena, corazón
contento».
Irse del Museo es quedarse un poco. Si se anima a aprender en soledad o en el
tiempo libre del fin de semana, no hay que dejar de pasar por los patios de
lazos de amor, malvones, flor de aire en macetas bañeras, una pava hecha pote
de tierra negra, flores, los nombres de sus responsables y los gajitos de fin
de fiesta que actualiza Katty Aponte para que los visitantes se lleven un
souvenir vivo.

VAMOS DE VISITA

El Museo recibe pedidos de fecha para realizar los recorridos al teléfono
4573006 o al facebook Museo del Puerto de Ingeniero White, también por correo
electrónico: difusion[email protected]

facebook
Twitter
Follow
2016-04-04 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp