©Todos los derechos compartidos

Proyectos al revés
Categoría: Ecología

Días atrás participó de la reunión mensual de la Comisión Asesora de Medio Ambiente del Concejo Deliberante el subsecretario de Gestión Ambiental, lic. Sergio Montero, para tratar la presunta puesta en marcha del programa de separación de residuos domiciliaria.
Allí Montero brindó respuestas difusas, dudosas, poco concretas y hasta llamativas respecto a la implementación del proyecto.

Se dice que de los buenos ejemplos se aprende, para luego intentar reproducirlos de la mejor manera, poniéndolos en práctica. Y cuando hablamos de medio ambiente y de la necesidad imperiosa que tiene Bahía Blanca de comenzar a realizar la separación de residuos en origen, ejemplos hay varios: el tema es saber mirarlos.
La Provincia de Buenos Aires, por caso, cuenta con una cantidad suficiente de ciudades cuyos ciudadanos llevan más de una década separando sus residuos domiciliarios según su composición, sea mayoritariamente papel y cartón, vidrio, plástico o material orgánico. Bastaría una recorrida en automóvil para familiarizarse con experiencias exitosas.
De manera irónica, en la contratapa de la edición 340 publicábamos un ensayo sobre lo “ocurrido” en una ciudad francesa imaginaria, a la que denominamos Pritt. Suponiendo la existencia en nuestra ciudad de algunas miradas europeizantes que pudieran tomar nota de un necesario procedimiento de remediación de un basural -convertible en espacio recreativo de mediar voluntad política-, dábamos datos precisos que los conocedores de Bahía Blanca supieron ubicar en el actual basurero de Belisario Roldán, delimitado por la vía y las calles Roca y Belisario Roldán al 2200.
Para referirse a esta problemática concurrió el actual subsecretario comunal de Gestión Ambiental, lic. Sergio Montero, al ámbito del Concejo Deliberante bahiense. Lo hizo en el marco de la reunión mensual de la comisión asesora de Medio Ambiente, que está integrada por ediles, miembros de organizaciones ambientales, integrantes del área medioambiental de la comuna y del Comité Técnico Ejecutivo, docentes universitarios, entre otros.  
Por el abordaje que hizo del tema el funcionario designado por el intendente Cristian Breitenstein, seguramente no leyó el ensayo publicado semanas atrás, ni tampoco visitó Trenque Lauquen o Laprida, distritos gobernados por peronistas y radicales, respectivamente, que gestionan sus residuos de manera integral desde hace quince años aproximadamente.

La unión hace la fuerza
El problema de los residuos urbanos es mundial y mucho tiene que ver el sistema de producción capitalista. Cualquier solución que se plantee de manera seria tiene que involucrar a las autoridades de la ciudad, las asociaciones ambientalistas, las organizaciones barriales, los gremios y las asociaciones que nuclean a administradores de edificios, así como el compromiso de los vecinos y las vecinas del sector definido en la operatoria de un plan de separación de residuos sólidos urbanos con recolección diferenciada de los mismos. Asimismo, la respuesta debe integrar a quienes actualmente viven de los residuos desechados, es decir, los llamados cartoneros, con sus vehículos -que en el mejor de los casos deberían ser reemplazados los carros de tracción a sangre por vehículos menores- así como la empresa recolectora.
De nada de esto alcanzó a hablar Montero en el HCD cuando se refirió a la respuesta que desde Alsina 65 se está intentando dar al tratamiento del basural de Belisario Roldán. Peor aún: en su agenda tenía la “sorpresa” de informar de un pequeño plan para cuya iniciativa el gobierno municipal cuenta con el apoyo de una de esas empresas del polo petroquímico que periódicamente contaminan el aire que respiramos todos. Alineado a una versión de menemismo tardío, el intendente Breitenstein sigue confiando las competencias públicas al sector privado.
Por eso, dos días después del paso de Montero por el Concejo -lugar natural donde los funcionarios deberían consensuar algunas acciones de gobierno-, el municipio debió recurrir una vez más al diario La Nueva Provincia para difundir el posible lanzamiento de un sistema de separación de residuos domiciliaria en un área determinada de la ciudad. La nota periodística destacaba que el subsecretario de Gestión Ambiental cuenta en su casa con dos tarros para la basura, uno para lo inorgánico y otro para lo orgánico. Costumbre que también tienen varios vecinos y vecinas de la ciudad que resultan desconocidos para el diario de la familia Massot. También hablaba esa nota de la situación del basural de Belisario Roldán, sin aludir fehacientemente a la necesidad del saneamiento del lugar que sufre el problema de la basura desde hace años, ni indicar que el proyecto sigue aún en su fase administrativa.
Sí dio entender Montero esta última cuestión cuando se reunió en el Concejo Deliberante con la Comisión Asesora de Medio Ambiente. Refiriéndose a la cuestión social que atañe a los cartoneros que trabajan en el lugar, sólo señaló, sin mayores detalles, que en eso está trabajando la Secretaría de Acción Social, a cargo de Ariel Zaballa.

Número equivocado
Todos los pilares se relacionan entre sí cuando se habla de un plan integral. En este caso, el de los cartoneros es un punto importante como también lo es el de los edificios y los horarios en que se saca la basura. Al referirse al plan en sí, en el Concejo el funcionario de la gestión Breitenstein había hablado de “medidas que neutralicen que el cartonero recoja las muchas bolsas de consorcio que se sacan tempranamente a la calle, hace una selección y descarta lo que no tiene valor”:
También dedicó palabras al no respeto de horarios para el retiro de residuos en edificios, y en relación a ello informó sobre reuniones con el sindicato que nuclea a los trabajadores de edificios: “Nos hemos reunido con ellos un par de veces para ver cómo tratar esta problemática”. Mencionó luego problemas para implementar medidas debido a los acuerdos de los trabajadores: “Si hay que separar residuos en un edificio, ellos tienen en el convenio colectivo de trabajo un aumento, tienen que pagarles un aumento de sueldo y entonces eso a veces traba un poco las cosas. Y el otro tema es tratar de poner énfasis en esto del retiro de residuos en un horario determinado. Es complejo poder controlar todos los edificios para lograr que se saquen todos los residuos entre las 20 y las 24” horas.
Más allá de los aspectos complejos, las trabas y las esperanzas planteadas por el subsecretario, el problema más importante radicaría en que Montero llamó a un teléfono equivocado. Al menos así lo hizo saber en la reunión el referente de la Cámara de Administradores de Edificios: “Yo acabo de escuchar tus palabras y creo que has ido al lugar equivocado porque el sindicato no puede darle órdenes a los encargados. El único que puede darles órdenes es el administrador. Yo creo que al lugar correcto al que debieran haber recurrido es a la Cámara de Administradores, nosotros sí podríamos haberles solucionado ese problema”.
Si bien Montero aludió conocer la existencia de la Cámara, se refugió en que “la cuestión es buscar soluciones, a veces cuando buscamos tocamos puertas que no debemos tocar”.

Sin precisión de fechas
Pablo Bussetti, director de EcoDias e integrante de la Comisión Asesora de Medio Ambiente, presente en la reunión, le solicitó a Montero un cronograma de fechas de inicio del sistema de recolección de residuos, a raíz de los numerosos anuncios fallidos ya realizados. En su falta de claridad en las respuestas, el funcionario habló de demoras por la compra de un camión debido a cuestiones que tienen que ver con el método de leasing utilizado para realizar la compra. La demora por el camión también había servido de argumento en notas periodísticas hechas al funcionario hace alrededor de un año.
En síntesis, no hay fechas concretas aunque se estén realizando reuniones con instituciones del barrio Kilómetro 5 e Ingeniero White: “La intención nuestra es hacerlo antes de que termine este año en curso, estamos en octubre, no sé si vamos a llegar. Sino vamos a comenzar en los primeros meses del año que viene. La intención nuestra, repito, es comenzar una prueba piloto en ese sector antes de fin de año, no sé si lo vamos a lograr. Dependerá de ver cómo llegamos a la gente, de ver cómo la gente recepciona esto para empezar a hacer una prueba piloto”.
La única realidad es la verdad: el tema de los residuos va para largo.

facebook
Twitter
Follow
2010-10-16 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp