©Todos los derechos compartidos

Le apuntan al metano
Las iniciativas para reducir el volumen de gases contaminantes de vida corta no han tenido un éxito rotundo, por lo cual los gobiernos y organizaciones ambientalistas exploran nuevas ideas.
Categoría: Ecología

Las
iniciativas para reducir el volumen de gases contaminantes de vida corta no han
tenido un éxito rotundo, por lo cual los gobiernos y organizaciones
ambientalistas exploran nuevas ideas.

El metano, el ozono troposférico (un componente del esmog) y el carbono negro
(hollín) poseen una alta capacidad de polución mayor incluso que el del dióxido
de carbono (CO2), con perjuicios serios sobre la salud humana y el ambiente.
«Es importante incorporar la calidad del aire a las políticas ambientales.
Hay falta de capacidad, conocimiento, tecnología, financiamiento y
regulaciones», dijo a la agencia de noticias Inter Press Service (IPS) la
coordinadora del programa de Políticas Públicas del Centro Mexicano de Derecho
Ambiental, Sandra Guzmán.
Esta organización y otras de la sociedad civil de América Latina quieren
desarrollar programas para eliminar esas emisiones e incidir en las
negociaciones climáticas internacionales para prestar más atención a los gases
de corta duración.
Los científicos consideran que el metano, que proviene de actividades como la
cría de animales, la deforestación y la basura, tiene un potencial de
calentamiento global 23 veces mayor que el CO2, que se origina en la quema de
combustibles fósiles y leña.
«Con el manejo del ganado y los rellenos sanitarios se puede controlar el
metano. Se captura el biogás y se genera electricidad», planteó a IPS
Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio
Ambiente (Pnuma).
El informe de 2011 «Evaluación integrada de carbono negro y ozono
troposférico: resumen para tomadores de decisión», elaborado por el Pnuma
y la Organización Meteorológica Mundial, señala que «una pequeña cantidad
de medidas de reducción de emisiones de carbono negro y precursores del ozono
podrían empezar inmediatamente a proteger el clima, la salud pública, el agua,
la seguridad alimentaria y los ecosistemas».
Esas acciones, que evitarían cada año 2,4 millones de muertes prematuras de
personas y la pérdida de 52 millones de toneladas de maíz, arroz, soja y trigo
en el mundo, incluyen la recuperación de metano de la extracción de carbón,
petróleo y gas y el transporte, su captura mediante la gestión de desechos, el
uso de estufas ecológicas, filtros para motores diésel y la quema de desechos
agrícolas.

Otra fuente de energía
El metano es uno de los seis gases contaminantes cubiertos por el Protocolo de
Kyoto, en vigor desde 2005 y que fenecerá en 2012, que obliga a las naciones
industrializadas que lo ratificaron a contraer las emanaciones a un volumen 5,2
por ciento inferior a las que se registraban en 1990.
El Protocolo también establece el Mecanismo de Desarrollo Limpio, mediante el
cual las naciones industrializadas invierten en proyectos para disminuir las
emisiones contaminantes en los países en desarrollo a fin de compensar las que
no lograron reducir en su propio territorio.
Así, los países del Norte industrializado obtienen los llamados Certificados de
Reducción de Emisiones de Carbono, que contabilizan a su favor como si
estuvieran acortando su propia contaminación climática.
«Para los pequeños y medianos productores, es mejor opción producir
biogás, generar electricidad y usar calentadores con ese combustible»,
indicó a IPS Alexander Eaton, director del Proyecto de Biogás de la oficina
mexicana del Instituto Internacional de Recursos Renovables (IRRI).
Desde 2005, el IRRI trabaja en la promoción de biodigestores en establecimiento
de producción de bovinos y de porcinos en naciones latinoamericanas para
generar biogás y biofertilizantes a partir de las excretas animales.
Por caso, dos reses o seis cerdos generan tres kilogramos diarios de residuos
sólidos volátiles, los cuales pueden derivar en un metro cúbico de biogás por
día, detallan los expertos. Esa cifra significa dejar de consumir 2,2
kilovatios/hora o 0,5 kilogramos de gas licuado de petróleo, un ahorro anual de
unos 750 dólares anuales, según las proyecciones del IRRI.
Las estadísticas de México indican que en este país latinoamericano se tiran
anualmente unos 43 millones de toneladas de basura. La Secretaría de Energía
calcula que se podrían generar unos 3.000 megavatios con biogás, en su mayoría
de desechos.

En los últimos años surgieron varias iniciativas para afrontar los gases de
vida corta, como la Iniciativa Global del Metano (MGI por sus siglas inglesas),
lanzada por México y Washington en octubre de 2010, y el Consejo para la
Reducción del Carbono Negro, promovido por el estadounidense Instituto del
Clima.
La MGI, que involucra a 38 gobiernos y entes internacionales, apoya unos 300
proyectos que, concretizados, evitarían cada año 60 millones de toneladas de
CO2. En México respalda tres ideas vinculadas con captura de metano en rellenos
sanitarios.
Durante los próximos cinco años, el Consejo buscará la inclusión de estrategias
en al menos 40 planes climáticos nacionales o regionales, metas de reducción de
emisiones en las negociaciones internacionales de la ONU y estándares
internacionales ligados al tema.

Fuente: IPS



facebook
Twitter
Follow
2011-09-18 10:32:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp