©Todos los derechos compartidos

La incidencia de la actividad humana
Categoría: Ecología

¿Cuánto tiene que ver el desarrollo del hombre respecto al cambio climático? ¿Qué responsabilidad le cabe a la industria?
¿Cuál es y será la respuesta de la naturaleza ante las modificaciones y agresiones que sufre constantemente?
Conceptos sobre un tema que va a alcanzar un mayor grado de preocupación en el futuro: el cambio climático.

“Hay una incidencia de los gases de efecto invernadero provocados por el hombre. Si miramos las cantidades que el hombre emite de estos gases en comparación con el mecanismo natural de la tierra, son muy pequeños pero ocurre que el equilibrio es muy inestable. Es como una balanza de mucha precisión a la que si le agregamos un miligramo, la balanza se mueve, eso es lo que está pasando”. Es la opinión del licenciado en Geología Leoncio Montesarchio quien, a pesar de que hay voces disidentes respecto a esta idea, es un convencido de la influencia del hombre en el cambio climático.
Tal vez, agrega, hoy no se sufra del todo el cambio climático pero es un hecho que hemos entrado en él. Y esto corresponde a que actualmente ocurren cosas que nunca ocurrieron antes, o que han ocurrido pero ahora se dan con una velocidad muy diferente: “Evidentemente la actividad humana va en contra de la situación natural, el hombre es un accidente en el planeta, para el equilibrio del planeta el hombre no debería tener actividad o podría ser un animal más. Pero como tiene inteligencia, se ha desarrollado y el desarrollo está muy bien visto. Cualquier país quiere aumentar su PBI, su actividad industrial y todas esas actividades son agresoras del medio ambiente”.
Cuando hablamos de la actividad humana sólo basta con mirarnos a nosotros mismos, la actividad diaria en nuestros hogares: “Si analizamos lo que entra al hogar como materia de consumo y lo que sale como consumido, hay agresión al medio ambiente. Ahora, cuando esa agresión es producida por una pequeña cantidad de personas, la naturaleza tiene una cierta capacidad de asimilación pero cuando esa agresión se multiplica por siete mil millones, por mil millones de autos, un gran número de aviones y un consumo tremendo de combustible, lo que se logra es que se vaya a un choque”.
Las consecuencias de ese choque son las respuestas por parte de la naturaleza que se adapta al choque modificando sus condiciones naturales, por ejemplo el aumento de la temperatura: “El hombre modifica el medio natural con una velocidad espasmosa. Ante eso va a haber una respuesta de la naturaleza y el cambio seguramente será perjudicial”.

Desarrollo mal llevado
Ante lo dicho, Montesarchio se pregunta cómo cambiar la situación, cómo limitar el crecimiento de la población mundial que es de 100 millones cada año mientras que cada una de esas personas necesita alimentarse, produce contaminación, tiene necesidades y por ende se entra nuevamente en la cadena de agresiones al medio ambiente. Tal vez la cuestión esté en un cambio de conductas.
El ingeniero químico Braulio Laurencena también opina que se está produciendo un cambio climático real que tiene su causa en el exceso de anhídrido carbónico, metano y otros gases: “La industria genera una gran cantidad. Acá tenemos a Profertil que genera una gran cantidad de anhídrido carbónico y eso va en contra del equilibrio lo cual provoca cambio climático”. Pero, aclara Laurencena, la actividad industrial no es la única responsable: “Lo somos nosotros también cuando manejamos autos, motos, cuando usamos calefacción o cocinamos usando combustible, toda combustión produce anhídrido carbónico y en ese sentido se tiende a tirarle más la culpa a la industria cuando la cuestión es más repartida”.
Si repasamos nuestras actividades diarias, tal vez podamos tomar algunas como imprescindibles para nuestra vida más allá de su agresión a la naturaleza ya que son necesidades que tenemos para vivir. Pero no es menos cierto, se insiste, que se necesita otra forma de vida para intentar evitar situaciones que en cincuenta años pueden ser muy graves: “Se podría disminuir muchísimo la combustión evitando toda combustión inútil. Hay mucha gente que acude a la incineración de la basura lo cual genera material particulado nocivo para los pulmones, genera tóxicos importantes que van a la atmósfera. Tenemos que generar mucha menos basura y no incinerarla, evitar mucho consumo inútil de muchas cosas, se fabrican muchas pavadas que se consumen”.
Otro ejemplo que pone Laurencena tiene que ver con algo que vemos vidriera tras vidriera y, vale reconocerlo, ansiamos tener: “Fijate el auge enorme que tienen los aires acondicionados. Eso consume una enorme cantidad de energía sin necesidad ya que podemos vivir sin aire acondicionado, es una forma errónea de vivir. Cuando en invierno entrás a un local tenés que aliviarte de ropa porque tienen una levantada de calor artificial y cuando salís del local el cambio es muy fuerte. Es un consumo estúpido de energía que se podría disminuir”.

La cuestión energética
Laurencena hizo hincapié en el hecho de gastar y malgastar energía. Lo cual también podemos relacionarlo con el tema de las energías complementarias. En este caso, Montesarchio asegura que el país debería tener al menos un 30% de la energía total en base a la energía eólica: “Tenemos yacimientos de vientos de un millón de kilómetros cuadrados, vientos comercialmente aprovechables. Prácticamente todo el sur argentino es un yacimiento de energía eólica. Tiene mucha más energía que todo el gas, carbón y petróleo que puede tener”. Y si nos vamos para el noroeste argentino tenemos la energía solar.
Nuevamente en referencia al sur, por las altas temperaturas de este verano en particular, “con una atmósfera tan limpia se ha derramado muchísima energía solar sobre la zona, se debería aprovechar esa energía todo el verano, todos los techos de Monte Hermoso deberían tener paneles solares. No hay decisión, no pensamos en el futuro”.
Entonces, ante la falta de proyección hacia el futuro, hay que pensar en cuidar la energía que hoy utilizamos. Al respecto, Laurencena tiene su opinión: “Es una cuestión educativa y también una cuestión energética. Una cosa es la educación pero creo que en estas cosas se debe usar la teoría de la tenaza, que haya dos cosas convergentes, proceso educativo para que la gente se convenza y una política de precios que castigue mucho al que desperdicia energía. Se debe tener una dieta energética, tenemos que aprender a vivir con menos energía”.
Obviamente los esfuerzos individuales no rinden si no van acompañados de una política de gobierno. Hasta aquí sólo enumeramos algunas de las actividades que tienen incidencia. Hoy no es responsable mirar para otro lado: es necesario un cambio de hábitos ya que las consecuencias del cambio climático están a la vuelta de la esquina.

El Polo, los buques y el miedo
Se habla de políticas de gobierno, políticas que deben alcanzar a la actividad industrial debido a que ésta, aunque suene ingenuo, también debe modificar sus estilos.
Laurencena da un ejemplo a nivel local: “Está el caso de Profertil cuyo producto es la urea que se usa casi totalmente como fertilizante, un fertilizante que aporta nitrógeno. Podríamos evitar en buena medida su uso clasificando los residuos, mandando los orgánicos a compostado y luego a los terrenos para cultivo lo cual mejoraría mucho su capacidad productiva, su capacidad de retención de agua. Es una cuestión sistémica, estamos maltratando al planeta de muchas formas. En el paquete productivo agrícola ganadero estamos usando una enorme cantidad de agroquímicos que son realmente muy dañinos”.
Se menciona al Polo Petroquímico y no se puede evitar referirse al miedo de la población de Ingeniero White ya que hubo incidentes que pueden repetirse. Según el ex rector de la UNS, “las empresas hablan de responsabilidad social pero es una mentira. ¿Dónde queda la responsabilidad social cuando sustituyen personal entrenado que conoce las instalaciones por subcontratistas que no saben ni donde están parados? El mantenimiento de las empresas deja mucho que desear. La gente de White conoce de esto y tiene mucho temor porque al vivir cerca sabe que vive en peligro, un peligro concreto”.
Peligro al que se le suma el de los buques regasificadores, hecho que el ingeniero considera como irresponsabilidad social debido a que se trata de “un buque trabajando al lado del Mega que tiene una carga de fuego enorme a través de acumulación de combustibles líquidos a pocos metros de distancia. En Bahía no tenemos conciencia de lo que estamos haciendo, y si la tenemos, el apuro de todos los días, el afán lógico de sobrevivir, de tener el ingreso necesario para vivir, hace que a muchas cosas no les prestemos atención”.

facebook
Twitter
Follow
2009-02-27 23:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp