©Todos los derechos compartidos

Vivir y sentir la asexualidad
Evitar las etiquetas, vivir libre con las elecciones que se toman en materia sexual y abrir la mente son las condiciones necesarias para entender esta expresión identitaria.
Categoría: Derechos Humanos
Vivir y sentir la asexualidad

“Poder visualizar la asexualidad es muy interesante, muy importante y enriquecedor, porque se trata de abrir la mente y tomar conciencia de que cada uno es diferente a otro. Además son distintas las interacciones y no se tiene que caer en etiquetas de que algo tiene que ser de una forma u otra”, afirmó la psicóloga y sexóloga, Carmen De Napoli (MP Nº 133).

La asexualidad se trata de la no presencia del deseo sexual, puede estar combinada con un romanticismo, aunque no siempre es así. A las personas asexuales se las considera dentro del colectivo LGBTQA. Existen muchas variantes, como la demisexualidad, en la cual experimentan deseo después de estar en un vínculo afectivo, es decir, se enamoran y luego presentan deseo y la gris sexualidad, que se trata de un deseo débil o que aparece por momentos.

“La sexualidad se puede manifestar de diferentes formas y no solo la que se entiende comúnmente como relación sexual, hay tantas variables como seres distintos, cada interacción es distinta. Considero importante el respetar la asexualidad porque eso es lo que sienten y lo que viven”, afirmó la profesional.


¿Padecimiento o elección?

La asexualidad es una manifestación con características propias, quienes se identifican con ella no experimentan el deseo sexual como lo hace la mayoría, pero hay que diferenciarlas de las que sufren o padecen no tener este deseo. “Es una de las causas por las cuales acuden mucho a terapia, porque realmente quieren tenerlo o está inactivo o lo tuvieron pero se les fue”. Por eso, hay que tener en cuenta que para la asexualidad no constituye un padecimiento.

“No se trata de un deseo hipoactivo, no es una versión sexual y no lo sufren, es una elección, una forma de identidad sexual congruente con su forma de sentir”, profundizó la profesional. Algunas personas que se sienten asexuales pueden tener pareja, pero buscan a alguien en la misma condición o se presenta un acuerdo en donde el otro puede tener relaciones con alguien más, o bien otro tipo de pactos en donde se tienen relaciones con una frecuencia acordada o en un modo determinado. Algunas veces, acuden a terapia como un ultimátum porque no llegan a comunicar los deseos y esa comunicación es la base de cualquier relación.


El deseo mal visto

Aunque el término no es nuevo, se escucha más habitualmente. Sin embargo, resulta difícil de comprender para una gran parte de la sociedad, que es posible definir como hipersexualizada. También constituye un problema para los géneros, tomando como ejemplos al hombre y a la mujer, es al primero al que quizá se lo juzga más ya que está instaurado que el varón siempre debe tener deseo sexual. “Algunos no se atreven quizá a contárselo a las amistades, por eso es importante cuando hablamos del respeto”, apuntó De Napoli.

En cuanto a la mujer, si realizamos una retrospectiva veremos que siempre estuvo culturalmente asociada a tener un rol como encargada de la casa, la familia y hablando sexualmente, mantener un matrimonio. En cambio en estos últimos años, “tiene un rol más activo, en el sentido de querer o no querer tener relaciones sexuales, de poder decir que sí o que no, y de también poder iniciar y decir lo que quiere, como las posturas, la ropa, la forma, la frecuencia, todo gracias a que se atreven a comunicar y a disfrutar”. Con mujeres reconocidas en su deseo, De Napoli señaló: “Es partícipe del encuentro. Al acto sexual lo considero como un baile con el otro, es un juego que es para los dos”.

Autor: Redacción Ecodías

facebook
Twitter
Follow
2021-06-18 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp