©Todos los derechos compartidos

Una voz honorífica
El Aula Magna que la Universidad del Sur (UNS) posee en Colón 80, contó el pasado viernes 29 de junio, con la presencia del reconocido jurista internacional y ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Raúl Eugenio Zaffaroni, quien disertó en el marco del homenaje al ex fiscal bahiense Hugo Omar Cañón. La actividad estuvo organizada por los organismos de DDHH bahienses, APDH, H.I.J.O.S, Red por el Derecho a la Identidad y Mesa por el Juicio y Castigo.
Categoría: Derechos Humanos

“…para seguir las huellas de Hugo y de toda esta gente, hay que ponerse las pilas y darnos cuenta de que la historia no se repite, se continúa. Sí se podrían volver a repetir los hechos, la memoria hay que conservarla. Los episodios. Pero cuidado que esta no es la vieja historia, es una historia nueva, mucho más insidiosa. Es una historia en la que, el colonialismo, nos entra por otro lado. Creo que nos llega el mandato desde el fondo de la historia. De nuestros verdaderos libertadores”. Con esas palabras, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, reconocido y respetado jurista internacional, Raúl Eugenio Zaffaroni, cerró su participación en el homenaje a Hugo Cañón. Pero también marcó, con los mismos conceptos, el inicio de su disertación.

Mencionó la amistad que lo unía con el ex fiscal bahiense y el camino recorrido en conjunto, codo a codo, caminando junto a los organismos de derechos humanos cuando el contexto desfavorable de los indultos, de las amnistías parecía poner un muro, un cerco a quienes luchaban constantemente por la memoria, la verdad y la justicia.

“Vengo a saludar al amigo, Hugo, por sobre todas las cosas sabía ser un gran amigo y vengo a agradecerle. Hugo no está ausente, ya que ustedes estén acá es que Hugo está presente. Quiero agradecerles, porque nadie camina solo en la vida, absolutamente, nos llevan, nos acompañan, sino no podríamos caminar. No se hubiera hecho lo que se hizo en materia de lucha contra el genocidio, sin las madres, sin las abuelas, sin esas mujeres. Y muchos no hubiéramos podido avanzar, sin gente como Hugo caminando a nuestro lado, llevándonos, empujándonos. La presencia que deja alguien que deja huella y la huella no es algo para apreciar, para homenajear; la huella es algo que está para seguir”.

Zaffaroni, hizo referencia a una de las últimas acciones y apariciones en la escena pública de Hugo Cañón, defendiendo la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, cuando el gobierno macrista avanzaba sobre la AFSCA. Esa reacción de Cañón, indicó Zaffaroni, “nos va marcando el sentido por el cual hay que ir siguiendo la huella”. Y continuó, “yo creo que la memoria es importantísima, memoria acerca de las atrocidades pasadas, acerca de los episodios criminales pasados, pero tengamos cuidado con algo. Los episodios pueden repetirse, pero la historia no se repite. La historia se continúa, cuidado con esto, no confundamos una cosa con la otra. Y la historia de hoy no es la historia de la dictadura genocida, no en vano pasaron 40 años, el mundo ha cambiado. Hay que recordarlo, hay que estigmatizar esos nombres. Mal o bien y con 20 años de retraso, hemos hecho lo que ningún país del mundo hizo, hemos juzgado, lo hicimos aplicando el código penal ordinario, lo hemos hecho aplicando el código de procedimientos ordinario, con los jueces naturales, respetando el derecho de defensa”.

Luego, recordó cómo los tribunales alemanes no condenaron a ningún juez nazista y como esos jueces murieron en la cama y las viudas cobraron pensiones. “Nosotros sí hemos hecho eso, tarde, con dificultades, pero lo hemos hecho. Pero cuidado que con eso no prevenimos el genocidio. El genocidio se previene de otra manera. ¿Qué es un genocidio en términos sociológicos, en términos reales? Es un poder punitivo ejercido por la policía sin control ni contención jurídica. ¿Qué era la Gestapo? Una policía. ¿Qué era las SS? Una policía. Siempre es poder policial, punitivo, sin control. Esa es la masacre”, refirió el ex juez.

En ese sentido, hizo avanzó sobre el rol de la justicia y cómo se aplican las herramientas que tiene el poder judicial ante determinados casos, para centrarse en el surgimiento de los Derechos Humanos. Al respecto, sostuvo: “la verdadera contención y prevención del genocidio, es el reforzamiento del poder jurídico de control del poder punitivo. Y en este sentido, no nos creamos ninguno de nosotros, que los jueces ejercen poder punitivo. Aunque algunos se lo creen. Lo único que tienen es un semáforo, los clientes se lo traen en auto oficial y se los selecciona otro y el semáforo del juez, si lo maneja bien, en algunos casos por ejemplo, un pibe fumando un porro en una plaza el semáforo dirá luz roja, acá no pasa, el poder punitivo que lo lleve a la casa. Si es alguien que es una barbaridad, dirá, luz verde, pase poder punitivo y en el medio una luz amarilla: esto no es tan claro, vamos a esperar un rato. Y de esa manera reservamos el espacio de libertad social, pero ese espacio de alguna manera lo llamamos derechos humanos”.

Con la intención de interpelar a los presentes en la charla y de generar interrogantes que el mismo respondería, Zaffaroni se preguntó, qué es eso de los DDHH y cómo surgen.

“La declaración de DDHH de 1948 fue una declaración y una declaración en el derecho internacional tiene una manifestación del buen deseo, de buena voluntad. Y eso fue lo que nuestros jefes de manada, se reunieron e hicieron esa declaración. Sí, rara la especie humano porque la síntesis de esa declaración dice que todo ser humano es persona y por ende, todo ser humano debe ser tratado como persona. Rara nuestra especie, los caballos y los perros no tuvieron que juntarse, se olfatean. Nosotros perdimos el olfato y entonces nuestros jefes de manada tuvieron que juntarse. ¿Y por qué se juntaron? Por miedo. Por miedo de lo que había sucedido en la segunda guerra, por miedo de las barbaridades, de los millones de muertos. ¿Pero no había habido antes? Sí, los había habido en cantidad, en nuestra América y en África; y en Asia. Pero cuando pasó en el territorio de ellos y las víctimas tenían la misma carencia de melanina que ellos se asustaron. Y ahí se juntaron y vamos a hacer la declaración”.

Y además, indicó que este mundo es el que tenemos que transitar, en el cual desde el centro nos cuentan que los derechos humanos tienen generaciones. Una generación de derechos individuales, una generación de derechos individuales, unos derechos humanos de tercera generación, entre los cuales está el derecho al desarrollo progresivo. Y en ese sentido, aseguró que esa es la historia del centro, pero nosotros no estamos en el centro, siempre estuvimos en la periferia del poder planetario. Siempre fuimos colonizados y lo seguimos siendo. El primer derecho humano que se nos ha violado, a los países periféricos, es el derecho humano al desarrollo progresivo, porque para garantizar ese derecho hay que tener independencia, por ende, los primeros héroes de derechos humanos fueron nuestros libertadores.


Contexto actual y el camino a seguir

Lo que tenemos en el actual gobierno es un virreinato. Seguimos en una etapa colonial nueva, en la cual se nos domina a través de nuestros defectos institucionales, a través de los defectos en nuestros estados, tenemos Estados altamente vulnerables. Se valen de dos elementos, de los monopolios de los medios de comunicación, por un lado y por otro lado, de una porción o segmentos del poder judicial. Eso lo vemos aquí, lo vemos en Brasil, en Paraguay, en Colombia. Realmente no nos dimos cuenta de por dónde avanzaban.

Nuestros pueblos no son antiliberales. El mayor antiliberalismo que hemos tenido en nuestra región, ha sido la totalidad de esfuerzo que se hicieron por parar la ampliación de ciudadanía real de nuestros populismos y miremos nuestro país. Bombardeo de la Plaza de Mayo, derogación de constitución por decreto, fusilamiento sin proceso, proscripción de partidos mayoritarios, 30 mil desaparecidos. ¿Eso es Liberalismo? De qué se llenan la boca. Cuidado con eso. Los anti liberales no somos nosotros, somos superadores del liberalismo. Los totalitarios son ellos, los asesinos y criminales son ellos. Todos nuestros movimientos pudieron tener defectos, personalistas, contradictorios, los que se quieran, algunos medio autoritarios. Pero todos esos defectos empalidecen frente a los crímenes cometidos por la resistencia a nuestros movimientos populares, por la resistencia a nuestros colonialistas a nuestros vende patrias.

Para finalizar su intervención, Zaffaroni, convocó y sostuvo: “Por eso, compañeros, sigamos la huella, pero tengamos en cuenta de que los tiempos son otros. Memoria de los episodios, pero cuidado que la historia no se repite. Las condiciones de lucha de hoy, son distintas a las de hace cuarenta años. Porque nos amenazan con otra táctica, con otra estrategia, vienen por nosotros de otro modo. Sigamos a Hugo, pongámonos las pilas y sigamos adelante”.

Autor: Redacción Ecodías

facebook
Twitter
Follow
2017-07-11 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp