©Todos los derechos compartidos

Quebrando la impunidad
Formada el año pasado, la Comisión de Apoyo a los Juicios cumple una importante labor de presencia tanto fuera como dentro del recinto en donde se están juzgando a los 19 represores. Además, la Comisión trabaja en materia de homenajes a desaparecidos e instalar el tema en las escuelas.
Categoría: Derechos Humanos

Formada el
año pasado, la Comisión de Apoyo a los Juicios cumple una importante labor de
presencia tanto fuera como dentro del recinto en donde se están juzgando a los 19
represores.
Además, la Comisión trabaja en materia de homenajes a desaparecidos e instalar
el tema en las escuelas.

Ana Canullo y Néstor Allende son dos de los
integrantes de la Comisión de Apoyo a los Juicios que se formó durante 2010 con
una convocatoria plural a organizaciones, sindicatos, partidos políticos y
personas de la comunidad bahiense, en las vísperas del juzgamiento de 19
represores acusados de delitos de lesa humanidad.
En esos comienzos, el objetivo era reclamar por el inicio del juicio teniendo
en cuenta los atrasos que se venían dando al respecto, entre otras cosas por el
accionar del juez vitalicio Alcindo Álvarez Canale. Hoy, con el proceso en
marcha, mantienen una presencia tanto fuera como dentro de la sala en donde se
juzgan genocidas, realizando diferentes actividades de difusión, homenajes a
desaparecidos y charlas en la escuelas para que, más allá del juicio, la
búsqueda de Verdad y Justicia sea tarea de toda la sociedad.
Si bien la Comisión se constituyó formalmente el año pasado, varios de sus
integrantes tienen una militancia en Derechos Humanos que viene de mucho tiempo
atrás. Cuenta Ana Canullo que en la sede de Suteba siempre se reunían los
familiares de desaparecidos, en especial ante cada visita de la abogada Mirta
Mántaras: “Después la primera actividad que se hizo ya con miras al juicio, fue
el concierto 30 mil Mariposas que hizo Luis Rojas. Ahí vinieron familiares y
ese fue el puntapié inicial de las actividades que iban a ser para los juicios.
A mediados de año se trajo una obra de teatro callejero de Neuquén y a partir
de ahí ya empezamos a juntarnos más periódicamente y se formó la Comisión”.
La convocatoria, aclaró Canullo, surgió de las querellantes Anahí Junquera y
Susana Matzkin, y así fueron sumándose más personas y organizaciones. Al
respecto, Néstor Allende señaló: “Hoy es un movimiento bastante heterogéneo,
tenemos grupos de izquierda, sindicatos, grupos kirchneristas, y venimos
trabajando en pos de un objetivo común. En su momento fue dar impulso al inicio
de los juicios que tanto se estaba dilatando, y en la actualidad es hacer
presencia en el Tribunal en la medida que podemos ya que son días laborales y
cuesta mucho poder estar presentes en estos horarios. Dimos impulso el primer
día, cuando hicimos un gran acto donde vinieron personas con una amplia
trayectoria en el tema de los Derechos Humanos como Adolfo Pérez Esquivel, Nora
Cortiñas, José Schulman. Fue un acto multitudinario y lo que hacemos
actualmente es tratar de mantener una presencia tanto dentro del recinto como
afuera, en horas claves, tanto a la entrada como a la salida”.
Agrega Canullo que lo primordial en estos momentos es estar afuera cada vez que
se desarrolla una audiencia. Cuando sea el turno de las declaraciones de
testigos, estar adentro recobrará más importancia debido a que se intentará, de
esa manera, brindar apoyo y contención a cada testigo: “La idea nuestra es que
este sea un tema que se hable en las escuelas, que esté en la calle, hicimos
muchísimas actividades que hicieron que realmente saliera del microclima de los
derechos humanos”.
Insistiendo con esa importancia que tiene el permanecer en la calle mientras se
desarrollan las primeras instancias de juzgamiento, Allende explicó: “Siempre
es importante la presencia y tener la oportunidad de explicarle a la gente que
pasa y pregunta por qué estamos ahí, qué es lo que está pasando, siempre hay
alguien que pregunta. Creemos que es la consecución de la lucha que venimos
desarrollando desde hace tantos años”.

Los chicos y la memoria
El trabajo de la Comisión se encuentra organizado a través de subcomisiones
dedicadas a una temática en especial. Entre otras, hay una para los homenajes
con las llamadas Huellas de la Memoria, otra que se encarga de la prensa y el
armado de documentos y también está aquella en cuya labor interviene el aspecto
educativo, a través de charlas y actividades: “La aceptación de los chicos es
muy buena, preguntan mucho, se conmueven mucho porque hay cosas que jamás
escucharon. Obviamente, adaptamos el lenguaje pero creemos que es uno de los
lugares principales donde tenemos que mantener y recuperar la memoria, en los
jóvenes”.
La actividad educativa no es sólo con los secundarios sino con niveles
superiores también. Uno de los primeros lugares visitados por la Comisión fue
el Instituto Avanza. Acerca de las impresiones que se llevan de los encuentros
con los chicos, Ana Canullo comentó: “Se conmueven mucho con los relatos de
vida, con los testimonios y en la Comisión está Celia (Jinsky de Korsunsky,
Madre de Plaza de Mayo de Bahía Blanca) y le encanta ir a las escuelas. Los
chicos la adoran, ella empieza a hablar y los chicos se quedan enloquecidos.
Desde una sencillez terrible porque no tiene un discurso armado ni nada, ella
cuenta la historia de su vida y de su hijo. Los chicos se enganchan mucho con esas
cuestiones, más los que por ahí no han tenido la posibilidad en sus casas de
que le contaran historias, entonces se quedan muy enganchados”.
Este año se realizó el acto oficial del 24 de marzo en el ex Colegio Nacional,
algo impensado en épocas anteriores: “Eso antes no hubiera pasado nunca, eso
tiene que ver con la apertura que hay. Acá siempre hubo movimiento de Derechos
Humanos, más chico, más grande, con distinto nombre, durante estos 25 años
siempre hubo movimiento de Derechos Humanos, siempre hubo resistencia”.

Sobre el juicio
Una parte de la charla que EcoDias mantuvo con estos dos militantes, se
basó en el proceso del juicio en sí. Publicábamos en ediciones anteriores
acerca de las artimañas utilizadas por los abogados defensores respecto a la supuesta
incomodidad de la sala de audiencias y las presuntas malas condiciones de
detención de los represores: “Sabíamos que iban a hacer este tipo de maniobras
pero confiamos en la férrea voluntad de seguir las cosas como corresponde por
parte del tribunal y del doctor Abel Córdoba. El tribunal fue muy firme, si
bien hizo lugar a la petición, no hizo lugar a ningún pedido de modificación”,
señaló Allende.
Por su parte, Canullo  reflexionó acerca
de qué hubiera ocurrido si no se recusaba a los anteriores jueces: “Este
tribunal dio muestras de que se va a manejar de esta forma, y en realidad hoy
nos damos cuenta de lo que hubiera sido empezar el juicio con el otro tribunal
que fue recusado. Hubiéramos tenido tantos conflictos, no estaba para nada
garantizada la imparcialidad y realmente fue muy bueno que se recusara y que
ahora estemos con este tribunal”. Como se recordará, la primera fecha
estipulada para el juicio había sido en mayo pero se retrasó debido a la
recusación que se hizo hacia uno de los jueces del tribunal, el dr. Velázquez,
que demoró varios meses en tomar conciencia de que el estrecho vínculo que lo
unía a uno de los imputados, el abogado Hugo Omar Sierra, podría afectar su
neutralidad a la hora de impartir justicia.
Luego de adelantar que se va a realizar una campaña con estudiantes terciarios
y universitarios para promover la presencia de público dentro de la sala, Allende
dejó una primera conclusión: “Hemos podido quebrarle el brazo a la impunidad
que parecía instalada en Bahía Blanca. Casi 30 años esperando este juicio,
cinco o seis años después de la reapertura por parte del gobierno de Kirchner y
todavía no teníamos una fecha. Con el esfuerzo de todos, con el trabajo
impecable del doctor Abel Córdoba que siguió el trabajo también impecable del
doctor Hugo Cañón y del doctor Luis Cotter, hemos quebrado eso porque el juicio
ya está instalado en la sociedad, se habla del juicio. Es un paso enorme aunque
nos parezca poco, porque sabemos que son muchos más los que tendrían que estar
enjuiciados y que tienen que ir presos. Hemos iniciado algo que ellos estaban
seguros y apostaban a que jamás se iba a iniciar”.

Una anécdota
Ana Canullo habló de una mayor apertura social acerca del tema derechos
humanos. Apertura que necesita seguir trabajándose. Estar en la calle dando
muestras de que en Colón 80 se están juzgando genocidas, es una manera: “Me
acordaba que el día que salí del juicio fui a comprar un regalo ahí al lado,
entonces quiero abrir y la chica había cerrado. La chica me dice ‘cerré porque
había unas caras…’. Me empecé a reír y le dije que no se preocupe porque los
que son peligrosos son los que están adentro, no los que estamos afuera.
Después la chica se sintió avergonzada. Me parece que todas las instancias
están buenas para generar esto, lo que pasa que acá hubo muchos años de
silencio donde el tema de los derechos humanos era muy marginal. En la época
del Frente de Apoyo a Madres salíamos los sábados a la mañana con las fotos y
entrábamos a la Galería Plaza, que era donde se juntaba toda la gente en esa
época, y era un silencio tremendo, era una cosa que se cortaba con tijera el
aire”.

facebook
Twitter
Follow
2011-08-08 19:38:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp