©Todos los derechos compartidos

Condenas y un pedido especial
En lo que fue el final de su alegato, el Ministerio Público Fiscal solicitó al tribunal prisión perpetua para 18 imputados y penas de 25, 19, 18, 17 y 10 años para los restantes acusados. Además se pidió que la parte resolutiva de la futura sentencia sea publicada de manera destacada en el diario La Nueva Provincia.
Categoría: Derechos Humanos

En lo que fue el
final de su alegato, el Ministerio Público Fiscal solicitó al tribunal prisión
perpetua para 18 imputados y penas de 25, 19, 18, 17 y 10 años para los
restantes acusados. Además se pidió que la parte resolutiva de la futura
sentencia sea publicada de manera destacada en el diario La Nueva Provincia.

“Este va a ser un pedido especial, si corresponde la palabra”, dijo el
fiscal Miguel Palazzani cuando estaba transcurriendo el mediodía del miércoles
2 de septiembre de 2015.
El pedido especial estaba a punto de hacerse en una de las audiencias del
tercer juicio a represores que se lleva a cabo en Bahía Blanca para juzgar
crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura y venía casi a
cerrar el alegato del Ministerio Público Fiscal que luego continuaría con las
solicitudes de condena.
Quizá, quien sabe, cuando Palazzani estaba a punto de hacer el pedido especial
al tribunal, en una redacción periodística cercana estarían pensando sobre cuál
tema, curiosidad o excentricidad hacer la próxima lista para publicar. Ya pasó
la de los parecidos y la de historias de hoteles alojamiento en un medio siempre
gustoso de las listas por cierto.
Mientras tanto en el Aula Magna que la Universidad Nacional del Sur tiene en
Avenida Colón 80, una cámara enfocaba al fiscal Miguel Palazzani que quería
hacer un pedido especial “si corresponde la palabra”.
Luego de una introducción en la que hizo referencia a la acción psicológica por
parte del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca y las fuerzas militares durante
el Terrorismo de Estado y en la que enfatizó cómo ese medio manipulaba,
escondía, encubría, tergiversaba, deformaba y falseaba los hechos que ocurrían
en esta ciudad, Palazzani pidió que el Estado argentino cumpla con el deber de
reparar las consecuencias de las violaciones a los derechos humanos que
sufrieron las víctimas y que se llevaron a cabo con la complicidad, en este
caso de un medio de comunicación. Al haber caracterizado ese diario como
delincuentes a víctimas aún desaparecidas, asesinadas y sobrevivientes, esa
reparación también debiera tener a las páginas del mismo diario como
protagonistas: “Este Ministerio Público entonces les pide que la parte
resolutiva de la sentencia que recaiga en este juicio, se publique en La Nueva
Provincia y en un lugar destacado y visible para que la sociedad bahiense y la
ciudadanía toda se pueda enterar”.
La decisión quedará ahora en manos del tribunal y si resuelve hacer lugar a tal
pedido, el diario La Nueva Provincia deberá publicar la sentencia y ahora la
lista será la de los represores condenados por haber cometido crímenes de lesa
humanidad.
Nuevamente, en caso de que la decisión del tribunal sea afirmativa, La Nueva
Provincia publicará una información sobre Enrique Heinrich y Miguel Ángel
Loyola, trabajadores de ese mismo diario asesinados en 1976.
Pero no fue todo lo que pasó en la audiencia porque luego el alegato siguió con
los pedidos de condena para cada uno de los acusados que en realidad era lo que
todos estábamos esperando hasta que Palazzani hizo el pedido especial ya
descripto.
En cuanto a las condenas, la fiscalía efectuó 18 pedidos de prisión perpetua
mientras que para el resto de los represores se solicitaron penas que van de los
10 hasta los 25 años.
Los
fiscales además pidieron que se revoque la prisión domiciliaria de los acusados
que vienen gozando ese beneficio: «Hemos visto cómo leían los diarios,
cómo conversaban largamente, como reían; y cómo, cuando fueron indagados, sus
aspectos y actitudes cambiaron abruptamente: fueron entonces personas
minusválidas».
Además Los fiscales pidieron al TOCF que se solicite a los organismos que
integran Memoria Abierta, que realizaron trabajos en el predio del CCD “La
Escuelita”, que realicen “trabajos de prospección necesarios en el predio
cautelado de la Séptima Batería, a fin de recolectar prueba relativa a los
hechos investigados, así como para determinar si allí no existieron
enterramientos clandestinos».
Por otra parte solicitaron copias sobre las declaraciones de dos testigos para
denunciarlos por falso testimonio, que las condenas se comuniquen a los
ministerios de Defensa y Seguridad de la Nación, y al Ministerio de Justicia y
Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, para que se dé cumplimiento al
procedimiento de baja por exoneración y/o destitución de los acusados, según
corresponda y se revoquen las detenciones domiciliarias de las que gozan muchos
de los imputados.

Que el diario publique la verdad
“Al fin va a decir la verdad el que
escribe los diarios”
dice la letra de una canción de una banda de rock
de nuestro país. La canción se llama “Imposible” y en su desarrollo va
presentando todas situaciones impensadas que debieran ocurrir. Pero esa parte
de la canción, la de que el que escribe los diarios diga la verdad, tal vez si
los jueces quieren al menos en Bahía puede hacerse realidad.
Ya dijimos que el Ministerio Público Fiscal solicitó al tribunal que ordene que
la parte resolutiva de la futura sentencia sea publicada en el diario local La
Nueva Provincia de manera destacada y visible.
En el comienzo del pedido, el fiscal Palazzani señaló que a lo largo del debate
y al igual que en los otros dos juicios, se pudo ver cómo La Nueva Provincia
manipulaba, escondía, encubría, tergiversaba, deformaba y falseaba los hechos
ocurridos en la ciudad durante el Terrorismo de Estado y que esas conductas,
lejos de ser el ejercicio legítimo de la libertad de expresión, fueron
conductas perfectamente proyectadas junto con altos mandos militares.
El fiscal dijo que la acción psicológica fue parte del entramado criminal y
parte esencial sin la cual no hubiera sido posible llevar a cabo dicho plan en
Bahía Blanca y la región con el grado de profundidad y encubrimiento que lo
fue: “Es decir que el crimen de Estado se facilitó y se profundizó por esa
acción psicológica y por ese encubrimiento. Esto ya fue dicho y mejor que ahora
en la sentencia recaída en la causa 982, génesis en la posibilidad de
investigar y visibilizar el aspecto hasta ese momento inédito del genocidio,
inédito incluso a nivel internacional. Lo cierto es que en este tercer juicio
señores jueces, tenemos un paisaje y mapa completo de los crímenes cometidos
por la Armada, el Ejército, la Prefectura, la Policía de la provincia de Buenos
Aires, el Servicio Penitenciario Federal, como también una visión de conjunto
del reflejo de lo que estaba pasando en las páginas del diario La Nueva
Provincia, se impone hacer otro análisis y dar un paso más en la reparación
completa a la biografía de las víctimas”.
Palazzani destacó como firmes y seguros los pasos que el tribunal ha dado con,
por ejemplo, la nulidad absoluta de las condenas dictadas por los llamados
Consejos de Guerra: “Única declaración en el país dictada por un tribunal oral
federal”
Para el fiscal la única posibilidad de conocer la verdadera razón de los hechos
ocurridos en la ciudad son mediante las sentencias: “Quién quiera saber
realmente qué pasó debe leer estas sentencias. No hay otro corpus narrativo que
referencie con tanto detalle los hechos y los avale a la vez con las
constancias probatorias. No hay otro corpus narrativo que incluya a la
totalidad de las víctimas, a la totalidad de las historias de las víctimas, a
la totalidad de las palabras de las víctimas, de los sobrevivientes y de los
familiares. No hay otro corpus narrativo que refleje la ausencia de los
desaparecidos en su integridad y con tanta prueba. Es decir que la sentencia
que ustedes están dictando se leerán por las generaciones venideras como la
historia que realmente ocurrió”.
En ese sentido consideró tal aspecto como importante debido a que el único
diario de la ciudad fue parte del entramado delictivo: “Y es aquí entonces
donde queríamos llegar: hay una realidad incontrastable, hay un dato ontológico
que no puede ser soslayado: las primeras versiones de la historia la dan las
crónicas periodísticas. El lenguaje de los medios de comunicación crea
realidad, es decir que es performativo, que crea la realidad de la cual habla.
Tenemos crónicas de aquella época que presentaban a las víctimas como
delincuentes. Como así también una especie que podríamos denominar como no
crónicas que tendían a invisibilizar algunos hechos gravísimos como el caso de
los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola”.
Otro dato importante y que conecta el pasado con el presente es que el diario,
señaló el fiscal, es consultado de manera permanente por historiadores,
estudiante y por la ciudadanía en general que por ende se lleva una visión
falseada de lo que pasó durante el Terrorismo de Estado.
Por otro lado y quizás como consecuencia más actual y dañosa “debemos agregarle
algunas otras producciones de otras usinas de producción académica que
deslegitiman estos juicios, los deslegitiman, nos deslegitiman y lo peor de
todo es que tienen un discurso negacionista en concordancia con justamente con
esa empresa periodística”.
Todo lo dicho y esa historia contada por La Nueva Provincia, lleva a la
necesidad de que la verdadera historia de las víctimas desaparecidas y las
sobrevivientes, también se plasmen en las páginas del mismo diario “porque eso
significa que materializamos con hechos concretos, con decisiones judiciales,
la verdad y total reparación de hechos que todavía causan dolor y daño”.
A continuación Palazzani le dijo al tribunal:
“La decisión que les vamos a pedir es simplemente el cumplimiento por parte del
Estado argentino de la obligación de reparar las consecuencias de las
violaciones a los derechos humanos cometidas por el aparato estatal en
complicidad, con, en este caso un medio de comunicación dirigido por civiles
también cómplices”.

Ni enemigos ni delincuentes: Víctimas
La Nueva Provincia siempre ha caracterizado a las víctimas del Terrorismo
de Estado como delincuentes y si desde lo legal las sentencias demostraron que
los delincuentes fueron otros, es injusto para esas víctimas que un archivo
periodístico de la ciudad las llame delincuentes. Ese hecho necesita de una
reparación: “Este Ministerio Público entonces les pide que la parte resolutiva
de la sentencia que recaiga en este juicio, se publique en La Nueva Provincia y
en un lugar destacado y visible para que la sociedad bahiense y la ciudadanía
toda se pueda enterar”.
“Quienes vengan a estudiar la historia de Bahía Blanca y la región podrán ver
por ejemplo que a Enrique Heinrich y a Miguel Ángel Loyola, los asesinó la
dictadura cívico militar por su militancia gremial. Y que las demás víctimas de
esta causa fueron eso, víctimas y no delincuentes enemigos del pueblo argentino
tal como se los construía desde esas páginas con foto incluida”.
Es fácilmente imaginable con qué cuestiones saltarán desde determinados
sectores tras este pedido. El fiscal Palazzani en el relato que hizo al
tribunal también explicó: “Esto no viola de ninguna manera la libertad de expresión
de La Nueva Provincia porque la libertad de expresión en este excepcional caso
entendida como libertad de informarse verazmente que tiene la ciudadanía en
general, se encuentra por encima de ese eventual derecho del diario. En la
ponderación que ustedes deberán hacer, sí, ustedes deberán ponderar dos
derechos, en esa ponderación entre el derecho del diario a publicar lo que le
venga en gana y el derecho a la reparación biográfica de las víctimas y de las
personas que fueron victimizadas y difamadas en esas páginas; entre el derecho
del diario y el derecho de la sociedad a informarse verazmente, en definitiva,
entre el derecho del diario y el derecho a la verdad y a la reparación a las
víctimas acerca de esas graves violaciones, se debe priorizar sin dudas este
último.
La fundamentación jurídica del derecho a la reparación integral se hizo ya y
sabiamente en la sentencia recaída en la causa Stricker, a ella me remito”.
En definitiva, prosiguió el fiscal, los jueces deberán optar por la reparación
integral solicitada teniendo en cuenta “que el diario jamás, jamás rectificó
las historias de las víctimas que en sus páginas todavía son y figuran como
delincuentes”.
Palazzani consideró que la medida sería un real y legítimo ejercicio de un
tardío pero justo y necesario derecho de réplica previsto en el artículo 14 de
la Convención Americana. El fiscal describió dicho artículo y en cuanto a
legislaciones comentó que es el mismo espíritu que el tercer párrafo del
artículo 43 de la Constitución Nacional.
“Este derecho de réplica además, es reparatorio de la memoria colectiva y
materializa el derecho a la verdad que es necesario garantizarles a las
víctimas, familiares y a toda la sociedad argentina”.
En cuanto al espacio que la publicación de la sentencia ocupe en cada ejemplar
del diario “es infinitamente menor al dedicado por el diario y por años para
estigmatizar como delincuentes subversivos a las personas que eran
secuestradas, torturadas y desaparecidas”.
Más adelante agregó: “La fundamentación, insisto se realizó en la sentencia
Stricker donde se mencionó que es deber del Estado garantizar este tipo de
reparación”.
Para Palazzani las víctimas, los familiares y el pueblo argentino tienen
derecho a que el diario repare en algo aquel daño al menos publicando la condena
a los asesinos y el nombre de sus víctimas: “Seguramente les ocupe solamente
una página de verdad contra tantos años de mentiras. Pero sobre todo y por
primera vez La Nueva Provincia publicará la verdad acerca de lo que sucedió”.
Palazzani pidió que dicha decisión figure en la próxima sentencia
correspondiente a la causa número 1103 conocida como “Armada Argentina” que
investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos en el ámbito de esa fuerza
militar, específicamente en la Base Naval Puerto Belgrano y sus dependencias.
Luego devino el pedido de penas que sintetizamos en el recuadro y para
finalizar su alegato, el Ministerio Público eligió que se escuchara el pedido
de Justicia en la voz de las víctimas, representada en la voz de Patricia
Gastaldi, quien en su momento prestó testimonio frente al tribunal. Patricia le
decía a los jueves y a toda la sociedad:
“Siento que durante todos estos años mi palabra
también estuvo desaparecida y hoy aparece y puedo narrar los horrores no solo
que viví yo, sino que vivió mi marido y todos los compañeros. Y que es un
momento muy especial donde siento profundamente la reparación del Estado. Y por
último quiero pedirles Justicia, justicia por Horacio [Russin], por los
compañeros que no están, por los que estamos”.
Un aplauso al cierre remató desde el público presente estas jornadas en las que
el Ministerio Público realizó su alegato.

Los
pedidos de pena

Los fiscales requirieron prisión perpetua para los siguientes acusados, por los
hechos, grados de autoría y calificaciones que se detallan a continuación:
Ex vicealmirante Eduardo Rene Fracassi
Ex capitán de corbeta Luis Alberto Pablo Pons
Ex capitán de navío Enrique de León
Ex capitán de navío Oscar Alfredo Castro
Ex capitán de navío Alberto Gerardo Pazos
Ex capitán de navío Edmundo Oscar Núñez
Ex capitán de fragata José Luis Ripa
Ex capitán de navío Tomás Hermógenes Carrizo
Ex capitán de navío Leandro Marcelo Maloberti
Ex prefecto Francisco Manuel Martínez Loydi
Ex prefecto Néstor Alberto Nougues
Ex prefecto Luis Ángel Bustos
Ex coronel Carlos Andrés Stricker
Ex teniente coronel Óscar Raúl Otero
Ex teniente coronel Guillermo Julio González Chipont
Ex suboficial mayor del Ejército Víctor Raúl Aguirre
Ex suboficial Felipe Ayala
Ex suboficial del Ejército Raúl Artemio Domínguez
Los fiscales además requirieron las siguientes penas para:
Ex prefecto Pedro Alberto Pila (76) a la pena de 25 años de prisión
Ex oficial Alejandro Lawless a la pena de 19 años de prisión
Ex jefe de la Unidad Penal N°4, Héctor Luis Selaya (82), a la pena de 18 años
de prisión
Ex capitán de navío Domingo Ramón Negrete (85) a la pena de 17 años de prisión
Ex comisario mayor Víctor Oscar Fogelman (71), a la pena de diez años de
prisión
Los fiscales además acusaron por integrar una asociación ilícita a Fracassi,
Castro, Pazos, Núñez, Ripa, Negrete y Selaya.


Fuente: Fiscales.gob.ar

facebook
Twitter
Follow
2015-09-08 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp