©Todos los derechos compartidos

Asesinos, torturadores y violadores
Otra jornada más de audiencias en el mes de diciembre. Frente al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca, integrado por los jueces José Mario Tripputi, Martín Bava, Jorge Ferro Es continuaron los testimonios en el cuarto juicio histórico para la ciudad y la zona.
Categoría: Derechos Humanos

Son 35 ex militares imputados acusados de los delitos de asociación ilícita, homicidio, tormentos, privación ilegal de la libertad y sustracción de menores, hechos calificados como crímenes de lesa humanidad y genocidio.

El 14 de diciembre la audiencia comenzó con la requisitoria parcial referida a los reos Bayón y Páez, que había sido presentada por el Ministerio Público Fiscal el día 19 de octubre del corriente año.

Luego la primera testigo en declarar fue María Cristina Leiva, hija de Luís Leiva, militante sindicalista víctima que estuvo secuestrado y trasladado a La Escuelita de Bahía Blanca. Relató que su padre fue secuestrado a fines de abril, principio de mayo de 1976 y que fue llevado a La Escuelita. La familia, a partir de ese momento, realiza una incesante búsqueda para encontrarlo. Comentó que pudieron saber acerca de dónde se encontraba su padre, a través, de una señora que era la esposa de un señor que se llamaba Hugo Del Valle, hoy fallecido, y que era compañera de trabajo de la hermana del marido. Hugo Del Valle pertenecía al Servicio de Inteligencia. La testigo contó de las varias búsquedas, de los Habeas Corpus, todas acciones tendientes a encontrar a su padre. A través de la esposa de Del Valle, la familia supo que estaba vivo. Cuando recupera la libertad, lo dejan en la playa cerca de la Termoeléctrica. Estuvo secuestrado 30 días. Un día lo llaman por teléfono y le dicen que se tiene que acercar al Servicio de Inteligencia. Así lo hizo, allí le pusieron las pautas de cómo tenía que actuar a partir de ese momento. Hasta le pusieron una vigilancia que era un vecino de White que estaba en la Prefectura. No pudo realizar su actividad sindical hasta después de la recuperación de la democracia. La señora Leiva relató que en un momento que recibió en su casa la visita de Osvaldo Lucio Sierra, otro de los imputados de este juicio, que fue a pedirle disculpas.


Cipolletti

Luego declaró Julio Eduardo Pailos, víctima del Terrorismo de Estado en Cipolletti. Comentó que conoció al imputado Camarelli cuando fue detenido en su domicilio después del 24 de marzo de 1976. Él vivía con su madre, esa noche entraron a las patadas, rompieron todas las cosas de su madre y lo llevan detenido a la comisaría de Cipolletti. Al otro día le dieron golpes en la comisaría. Recordó que él ya lo conocía a Camarelli porque era el comisario del lugar. Estuvo detenido 3 meses en la comisaría y narró que la gente decía que la comisaría era un lugar de paso pero el testigo sostuvo que no, que era un lugar de torturas. De allí lo trasladan a la Unidad Penal N°9 de Neuquén donde estuvo 8 meses preso. Sufrió torturas y vejaciones. En un momento del testimonio relató que lo detuvieron por ser peronista.

En tercer lugar declaró María Inés Valdebenito, quien lo hizo por el caso Ángel Arrieta. Recordó que en agosto de 1976 estaban cenando en la casa en Bahía Blanca, cuando golpearon la puerta fuerte y que Ángel se levantó y agarró un cuchillo poniéndose detrás de la puerta. Entraron y lo secuestraron. Ella narró que dijeron: “entregate que somos de la policía”, estaban todos encapuchados. Lo sacaron arrastrando y lo subieron a una camioneta Chevrolet, adentro había tres personas. En la casa había dos niñas de 4 y 5 años, ella volvió corriendo para ver que estén bien. La testigo se entera del asesinato de Ángel Arrieta por el diario a los cuatro días que lo secuestraron.


Abusos sexuales

La última declaración de la audiencia del día miércoles estuvo en la voz de Ana Colantuono, quien testificó por el caso de Ángel Arrieta. Ella relató su historia de vida, su militancia en el Partido Comunista y la persecución política que sufrió en persona junto con otras y otros compañeros. Se remitió a vejaciones sufridas desde el año 1972 cuando tenía 16 años, un día la detuvieron y la llevaron a la Policía Federal, donde sufrió golpes y abusos sexuales. La trasladaron a la Unidad Penitenciaria 4 de Villa Floresta y de allí la llevaron “Al Cantilo” que era un instituto para menores de edad. Relató que de este lugar la sacaron dos veces hombres vestidos de civil y que no supo donde la llevaron, lugar donde la interrogaron, la torturaron y volvió a sufrir abusos sexuales.

Contó que en una actividad que se había organizado en el marco del juicio a Remus Tetu por el asesinato a “Watu” David Cilleruelo en el año 1975, la policía llevó detenidos a varias personas que luego fueron siendo liberadas, a ella la dejan detenida en Villa Floresta, allí estaban junto con las presas comunes. Cuando es el Golpe de Estado ella estaba en Villa Floresta. Recordó que ahí una vez hicieron una requisa violenta, era una requisa vaginal y anal buscando supuestamente armas e información. Dijo que estando en Villa Floresta fue sacada dos veces de allí para torturarla y abusar sexualmente de ella. De la cárcel de Villa Floresta la trasladan a la cárcel de Villa Devoto. Cuando le otorgan la libertad en marzo de 1977, fue secuestrada dos días, sus padres fueron a buscarla al enterarse de su liberación y no la encontraron en la cárcel, hasta que a los dos días la liberan. Comenta Colantuono que se entera del asesinato de Ángel Arrieta estando en la cárcel de Villa Floresta, recordó que era amigo de sus padres. Relató sobre Ángel Arrieta que trabajaba en el ferrocarril y que lo echaron por cuestiones políticas y después trabajaba en la construcción. También nombró como compañero de la militancia al Negrito García que luego pasó al ERP.

Al finalizar su testimonio expresó: “fueron 30.000 desaparecidos, no hay ninguna duda al respecto y que si los señores militares tienen un acuerdo de silencio, que piensen si tienen hijos, que hay gente que está sufriendo buscando a sus nietos y que hagan un esfuerzo y que se transformen en más humanos y digan donde están para que esto se termine en santa paz”.

El día 15 de diciembre debido a un corte de luz en la zona de Colón 80, sede de la Universidad Nacional del Sur donde se realizan los juicios, no se pudo respetar el horario de la mañana y se retomó recién a las 15hs, ya con los servicios de luz e internet restablecidos. En próximas ediciones compartiremos esa jornada, como también las últimas del año 2016.

Autor: Redacción Ecodías

facebook
Twitter
Follow
2016-12-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp