©Todos los derechos compartidos

Taller de Teatro y Dramaturgia
Categoría: Cultura

La dirección del Teatro Municipal, a cargo de Enrique Agesta, organizó durante el año una serie de talleres gratuitos de distintas temáticas como cine, danzas, producción de eventos, bandoneón y teatro y dramaturgia.

El taller de Tetro y Dramaturgia fue declarado de interés municipal y está atravesando el final de su segundo año, con un gran éxito, y varios logros de la mano de sus profesores Jorge Habib, actor y profesor de la Escuela de Teatro, y Mario Ortiz, licenciado en Letras, docente de la Universidad Nacional del Sur, poeta y escritor.
El taller de investigación actoral y exploración de texto individual, con técnicas de actuación integradas a producción de textos dramáticos, se dividió en dos módulos, el primero destinado a hombres y mujeres mayores de 18 años con o sin experiencia teatral. El segundo módulo integraba actores con formación y experiencia.
“El taller consistió en dos profesores dando al mismo tiempo un taller. Fue un espacio de investigación fuera de lo que es el espacio de las escuelas que tienen formaciones más clásicas”, explicó Jorge Habib.
En las instalaciones del Teatro, los sábados de 10 a 13 hs se encontraron alumnos y profesores para la lectura de obras de teatro y a partir de eso “se incentivó a que los talleristas escriban sus propias obras o escenas y sean representados a través de las técnicas de trabajos de actuación e improvisación”.
“En la ciudad hay dos espacios para trabajar con dramaturgia, con producción de texto. En la Escuela de Teatro, como materia dentro de la carrera, y nosotros en el Teatro Municipal”, agregó Jorge.
Este año el primer módulo dejó como resultado la producción de tres obras que fueron presentadas en la Escuela de Teatro de General Paz 250, el pasado 29 de agosto, “Lo que el viento nos dejó”, “Margaritas en otoño”, y “El juego de la lata”, todas creaciones colectivas de los alumnos del taller.
“Lo que nos sorprendió fue que estas tres obras, junto a las del módulo del año pasado, fueron totalmente distintas: con las mismas herramientas pueden surgir cosas diferentes, investigaciones con distintos tonos, estéticas y poéticas”.
A partir de la relación del taller de teatro, con otro de los talleres del Teatro, el de producción de eventos, surgió la idea de publicar el producto del segundo módulo -10 obras- en un libro organizado por los alumnos de producción como trabajo final y con la financiación del Instituto Cultural.

Los alumnos
Una de las características destacadas del grupo que se formó a partir del taller 2009, es la heterogeneidad de sus casi 40 integrantes.
Hombres y mujeres de distintas edades -de 20 a 60 años-, profesionales, empleados, amas de casa, de distintos sectores de la ciudad; que se agruparon, trabajaron y compartieron el “hacer teatro” y ser pares en el escenario. Cuatro de ellos compartieron su experiencia con EcoDias.

Daniel Castillo tiene 47 años y es licenciado en Bioquímica y docente. Respecto a lo que significó el taller para él, Daniel argumentó que “fue de gran ayuda para la expresión corporal y psicológica como una apertura a la comunicación verbal y gestual”.
Se enteró del taller por los medios y decidió agregar una nueva formación a sus cuatro años de realizar talleres en la ciudad. “El taller me dejó un canal abierto hacia la comunicación artística y un grupo humano de excelencia. Sólo la calidad o genialidad de los docentes a cargo pudo hacer posible volcar de nuestro interior los sentimientos más interesantes en improvisaciones, obras y ser autores de obras breves”.

Carolina Magnaterra (30 años, artista plástica, fotógrafa, empleada) comentó: “Hace tiempo que quería hacer teatro de estas características. Y cuando me comentaron del taller y quienes serían los profesores no lo dudé. Un taller que pueda combinar cuerpo con letra no se da todos los días en Bahía Blanca, y menos gratis. Es importante rescatar esto último, porque no todo el mundo puede acceder a este tipo de talleres o cursos. Ya sea por ignorar su existencia o por no poder costearlos”.
Con respecto al resultado de este año de trabajo Carolina aseguró que “fue un experiencia maravillosa. Me permitió conectarme con el teatro de una manera tal que va a ser parte de mi vida por siempre. Conocí a personas de edades diversas que compartían algo, tenían algo para decir y elegían hacerlo a través del teatro”.

Otro caso es el de María Belén Cortina (33 años) que comenzó a acercarse al teatro en sus años de secundaria y había pasado por otros espacios de formación con otros profesores.
“Este año, el taller en el teatro fue un experiencia única. Vivirlo desde adentro, descubrir los recintos, los secretos, la gente, la magia del lugar… Eso fue la patadita que me empujó a seguir con la actividad durante este año. Y fue lo mejor que me pudo haber pasado con dos grandes profesores como Jorge y Mario”.
El taller, además del aprendizaje de técnicas actorales, exploración del espacio, del movimiento, de la voz como recurso y nociones de dramaturgia, “me deja la dicha de haber encontrado gente con valores humanos maravillosos, capaces de hacer de un sábado por la mañana un momento placentero cargado de emociones, carcajadas y afectos”.

Juan Ignacio Fernández (periodista y administrativo de 30 años) manifestó: “Hacer este taller me posibilitó darle rienda suelta a algo que tenía dentro mío, esta posibilidad de jugar a ser otro dentro de un escenario. Aprender a manejar tu cuerpo y tu voz de otra manera, relacionarte con gente y crear historias, que querés que el otro crea como ciertas o simplemente dejarlo pensando”.
Su primer contacto con la actividad también fue en sus años de secundaria, pero esta vez “la profesionalidad estaba presente”.
“El compromiso de los profesores contribuyó para que cada uno pusiese algo de sí en pos de un producto teatral. El taller me generó no sólo ganas de continuar por este camino de la actuación y la dramaturgia, sino que a su vez fue un disparador concreto para consumir semanalmente actividades artísticas locales, algo que minimizaba por no conocer. Para querer hacer teatro, es necesario ver lo que otros hacen, para que la creación siga nutriéndose”.

Mario Ortiz
“Gracias al espacio y financiamiento que otorgan el director del Teatro Municipal, Enrique ‘Quique’ Agesta, y el Instituto Cultural de Bahía Blanca, se desarrollan en dependencias del mismo Teatro una serie de talleres abiertos y gratuitos. En el marco de este proyecto, coordinamos un espacio de teatro y dramaturgia desde 2008 cuyo cierre se dio en abril de este mismo año, en una función especial compartida con los integrantes de los talleres de Danza Contemporánea y Bandoneón. Valgan estas precisiones porque, más allá de los ocasionales coordinadores que estamos a cargo de los respectivos espacios, no podemos menos que celebrar esta política cultural, basada en el convencimiento de que un teatro del ámbito público no sólo debe ofrecer espectáculos de calidad, sino que también debe constituirse en ámbito de aprendizaje y experimentación. El Estado debe cumplir un rol indelegable en la promoción y apoyo del capital simbólico de la comunidad.
En este año, subdividimos la actividad en dos partes. En la primera mitad del año, abrimos un primer módulo para principiantes, en el que se brindaron algunas herramientas básicas de técnica actoral (respiración, movimiento, voz e improvisaciones escénicas) y elementos mínimos de escritura dramática a partir de la lectura y debate de un texto teatral. La integración de estos elementos teórico-prácticos se cristalizó en la producción de una serie obras de creación colectiva, que se presentaron a mitad de año en la Escuela de Teatro, entre oscuros presagios de gripe A y movidas electorales.
En el último semestre, abrimos un segundo módulo en el que se incorporaron los alumnos del primero junto a otros que tuviesen cierta experiencia teatral. En esta oportunidad, se profundizaron determinados contenidos específicos, como así también la complejidad de las técnicas de improvisación y de los textos analizados. El objetivo final era la elaboración de producciones ya no colectivas, sino individuales, esto es, que el alumno se arriesgase a la creación de un texto enteramente propio. El resultado es el que aquí ofrecemos.
Pero al mismo tiempo, este libro se constituye como uno de los resultados finales del Taller de Producción -perteneciente al mismo programa municipal-, que coordina Claudia Tourn. Como parte de su actividad práctica final, algunos de sus alumnos se encargaron de todo lo necesario para la edición: búsqueda de presupuestos de impresión, diagramación, gestión de fondos, etc. Como puede apreciarse, se trata entonces de una actividad conjunta.
En cuanto al material que integra este volumen, son textos en los que puede advertirse la exploración de una voz propia en algunos casos, y en otros directamente la experimentación por primera vez de la escritura dramática. Es posible advertir también la enorme diferencia de lenguajes y propuestas estéticas a que responden cada uno, y de las que hemos sido respetuosos. Por lo tanto, son textos que están en fase de desarrollo, que se modificarán y completarán cuando oportunamente sean puestos en escena.
Todo esto tiene a nuestro juicio el incalculable valor de ser un espacio de aprendizaje conjunto, en el que no sólo se enriquecen los participantes del taller, sino nosotros mismos en cuanto coordinadores.
Vaya entonces nuestro agradecimiento a las autoridades culturales municipales, a los alumnos del primer taller que dictamos el año pasado (ellos fueron nuestros “conejillos de indias” que se sometieron a las locuras que teníamos en la cabeza), y a los de este año, que se constituyeron en algo más que un grupo de talleristas: en un elenco de compañeros de trabajo” (Mario Ortiz).

facebook
Twitter
Follow
2009-12-19 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp