©Todos los derechos compartidos

Mareas de la ría
Ferrowhite se mueve al son de las mareas, un mes de marzo con espacio para recibir más historias de trabajadores, ordenar el taller con una gran estantería y hasta salir a la calle con la bandera de las mujeres.
Categoría: Cultura

Ferrowhite se mueve al son de las mareas, un mes
de marzo con espacio para recibir más historias de trabajadores, ordenar el
taller con una gran estantería y hasta salir a la calle con la bandera de las
mujeres.

El mes comenzó con un festejo, el primer día de
marzo corresponde al Día del Ferroviario, «El 1º de marzo de 1948 el
primer gobierno peronista tomaba posesión de los ferrocarriles de capital
británico, adquiridos en 150 millones de Libras Esterlinas. De allí que para
muchos el Día de la Nacionalización represente, además, el Día de los
Trabajadores Ferroviarios» cuentan desde el blog institucional.

Espacio simbólico

El museo municipal participó del Paro de Mujeres el día 8 de marzo, bajo la
sorpresiva lluvia imprimió remeras con la propuesta: «No estamos a la
sombra». La frase surgió de una reunión reflexiva entorno al rol de las
mujeres whitenses. «Cuando pensamos en la historia de este puerto, solemos
evocar un mundo de varones. Hablamos de los maquinistas de locomotoras, los
estibadores de bolsas, los mecánicos de los talleres ferroviarios y los
pescadores artesanales. Pero ¿acaso no hay historias de trabajadoras en
Ingeniero White?», planteó el personal del Museo Taller. «La riqueza
que aquí se produjo, o que por aquí circuló, fue también posible por la
explotación de bolseras, peladoras de camarones y prostitutas y, a su vez, por
la labor de las que se ocuparon, sin percibir una remuneración a cambio, de las
tareas del hogar y del cuidado de lxs hijxs mientras aquellos varones salían a
trabajar. El capitalismo profundizó las estructuras patriarcales, devaluando
nuestros salarios en comparación con el de los hombres y responsabilizándonos
de las tareas de cuidado que aseguran la reproducción de la vida y garantizan
la producción de los bienes y servicios en la sociedad. Las mujeres sufrimos
así una doble explotación por el trabajo no remunerado que hacemos en la casa.
Casi 9 de cada 10 mujeres participan en actividades del hogar, mientras que
sólo 5 de cada 10 varones lo hacen. El cuidado de lxs hijxs tiene que ser una
tarea social porque terminamos explotando a otras mujeres. Revalorizar,
redistribuir y sociabilizar las tareas de cuidado es un gran paso para
garantizar sociedades más justas».
En un espacio para pensar junto a otras mujeres, la institución invitó a las
madres de las niñas y niños que participan del taller Prende. «Así nos
dimos un tiempo para escucharnos y conocer por qué el 8 de marzo es el Día de
la Mujer Trabajadora y por qué a medida que pasa el tiempo la efeméride va
tomando un sentido más político». La jornada estuvo dirigida por la
lectura de un texto de Andrés Casciari, quien pone sobre la mesa cómo se
reproducen los estereotipos de género en la infancia y al interior de las
familias. «Así se nos pasó la mañana conversando sobre problemas con lo
que convivimos por nuestra condición de mujeres como la falta de apoyo de la
Justicia en situaciones de violencia o las malas condiciones laborales. Muchas
de las que allí estábamos tenemos, por ejemplo, trabajos no registrados.También
se escucharon voces que no hicieron tanto hincapié en los problemas pendientes
de esta sociedad patriarcal, si no, por ejemplo, en la fuerza que nos
caracteriza y en la importancia de ser solidarias entre nosotras», concluyeron.
Una de las vecinas participantes, Yesica dijo “chicas: tranquilas, no estemos
tan pendientes de los varones, que nosotras no estamos a la sombra de ellos”.
De esas palabras surgió la consigna de las remeras, que se hicieron 75 pecheras
que se sumaron a la marcha.
¿Por qué un museo participa de un paro de mujeres? «Como museo creemos que
nuestra tarea no transcurre solamente puertas adentro sino que también se
construye afuera, junto con otrxs. La ocasión nos permitió ponernos en sintonía
con lo que estaba pasando en la ciudad y en otros lugares del mundo y, a la
vez, consolidar el trabajo cotidiano con las familias del Prende».
Finalmente, recordaron el origen de la fecha: «Como las obreras textiles
de Nueva York hace 109 años, estamos acá para exigir salarios y condiciones de
labor dignas, para demandar que las tareas del hogar y el cuidado de los niñxs
sean un trabajo compartido, y para defender la libertad de nuestros
cuerpos».

Espacio concreto

En un museo la historia es cuestión de espacio, hay que conservar los objetos,
organizarlos para su uso o para su exhibición. El taller Prende adquirió una
nueva estantería, «el artefacto mide siete metros de largo por casi tres
de alto, repartidos en tres módulos que suman a la tarea cotidiana del museo
cincuenta fornidos estantes. Hacer lugar es un ejercicio físico, pero también
intelectual: medir, dibujar, marcar, cortar, calar, martillar, serruchar,
encolar, limar, laquear, lijar o atornillar son operaciones de primer orden
museográfico. La nueva estantería se alza sobre el esqueleto de un viejo mueble
ferroviario. En su construcción ensamblamos materiales de distintas épocas,
montantes de pinotea y tablas de fenólico reunidos para mantener en pie a esta
institución del Estado».
Los espacios pueden ser un lugar para acumular objetos y también para
representar tiempos, «acá nos gusta imaginar, en cambio, que en su demora
laboriosa, un museo puede llegar a ser útil para ensanchar nuestra experiencia
del tiempo vivido, para hacer de esa experiencia algo distinto al puro apuro
que solemos confundir con el presente o asumir, resignados, como la insuperable
condición de nuestra época».
El museo suma al relato histórico las voces de los trabajadores, por eso la
visita de Hugo Andragnez fue la construcción de un relato. «Llegó con una
caja llena de letras. Cuarenta caracteres corpóreos, modelados en una aleación
de cobre y zinc. Desplegándolos sobre el piso del museo, Hugo arma de memoria
un nombre: Cooperativa pesquera Ind y Com Whitense Ltda». Las palabras se
formaban con letras de latón y estuvieron amuradas a la fachada del edificio
que los pescadores ocuparon durante décadas, en la esquina de Brown y Siches.
«Fundada en 1943, la Cooperativa Pesquera Industrial y Comercial Whitense
Limitada cerró hace rato, pero Hugo, que fue uno de sus socios, no se resigna a
ver como ese nombre desaparece junto con todo lo demás. Estas letras que nos
entrega como lo más propio, resultan para él tan valiosas justamente porque no
son sólo suyas. No representan una pertenencia personal sino el mundo al que su
persona pertenece. Nombran su suerte y, a la vez, la de muchos. Las épocas de
prosperidad y crisis de un oficio. Los lazos de solidaridad, pero también los
conflictos, que forjaron un modo de entender el trabajo colectivo a lo largo de
innumerables jornadas en el mar».

MINIATURAS SONORAS

Ferrowhite Museo Taller y el Festival
Bahía[in]sonora 2017 invitan a artistas argentinos y extranjeros a participar
de «La llamada», una muestra de miniaturas sonoras a ser reproducidas
en viejos teléfonos que forman parte de la colección del museo.

Se seleccionarán ocho miniaturas de hasta
sesenta segundos de duración que serán presentadas al público en las salas de
Ferrowhite entre el 29 de julio y el 30 de septiembre de 2017, utilizando para
tal fin teléfonos de ENTeL, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones,
privatizada en 1990. Se prestará especial atención a aquellas obras que a
partir del eje conceptual «La llamada» exploren la relación entre
pasado y presente de las telecomunicaciones, así como el cruce entre registros
documentales y experimentación creativa.

La selección estará a cargo de un jurado
compuesto por Nicolás Testoni, director de Ferrowhite y coordinador del área
visuales del festival, Demian Rudel Rey, coordinador de área del festival, Raúl
Minsburg, coordinador general del área música y arte sonoro del festival, y
Ricardo de Armas, coordinador general del festival. Las postulaciones se
recibirán hasta el domingo 31 de mayo. Los resultados de la convocatoria serán
publicados el viernes 1 de julio del corriente año en los sitios del museo y
del festival. Los artistas seleccionados serán notificados por mail.
Las obras deberán ser enviadas a [email protected] a través de un
link de descarga de wetransfer (no otro servicio) ajustándose a las siguientes
parámetros técnicos: 44.100 Hz – 16 bits – estéreo (wav o aiff).

facebook
Twitter
Follow
2017-04-04 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.

> Directora
Valeria Villagra
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, Ivana Barrios y Lucía Argemi
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Claudio Eberhardt


es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp