©Todos los derechos compartidos

Jamás me levantó la mano
Una obra teatral que desembarcó en la ciudad para poner en escena un conflicto entre madre e hija. Cristian Majolo, su director, habló con EcoDias, detalles de una gran trayectoria y un trabajo compartido con teatristas locales.
Categoría: Cultura

Una obra teatral que desembarcó en la ciudad para poner en escena un conflicto
entre madre e hija. Cristian Majolo, su director, habló con EcoDias, detalles
de una gran trayectoria y un trabajo compartido con teatristas locales.

EcoDias- La obra Jamás me levantó la
mano es de Marcos Casanova, ¿cómo la elegiste para dirigir?
Majolo- Un día me llega un mensaje
de Marcos Casanova que decía: ¡Cristian, tengo una obra que se llama “Jamás me
levantó la mano”, léela y decime que te parece porque quiero que la dirijas.
¡Te la envío! La leí, analicé y me encantó. Es la tercera obra que dirijo de
Marcos, quien ha sido uno de mis grandes maestros en mi Tandil natal y donde eh
tenido el placer de conocerlo en profundidad tanto como maestro, director,
colega y amigo. Por lo tanto tenemos una química y una confianza en el trabajo
del otro, que va más allá de cualquier argumento y que me permite tomar su obra
y a partir de su historia, también crear mi propia historia.
Lo que más me atrajo de la historia es que esta madre e hija se desvivirían por
cumplir el sueño de llegar a ganar un concurso de baile que se propone en un
club de barrio y que con esa excusa o “anécdota”, la obra mostraría el vínculo
más primario de amor y odio que todos tenemos “madres-hijos”, además de todas
las miserias que pasarían estas dos mujeres y cómo se dispondrían a superar los
conflictos que se le presenten ¡El sueño de superación personal! Sortearía
cualquier obstáculo que se interponga en sus caminos. Paradójicamente, los
actores vivimos soñando con el gran día y sentí que en la historia de Fátima y
Naiara estaba la historia de todos nosotros. Por lo tanto, decidí profundizar
más esa línea poética costumbrista que el desarrolla desde sus textos y llegar
a mis límites como director de actores y “puestista”. Por eso ahondé desde la
dirección problemáticas sociales y actuales como la violencia de género, el
abandono, la manipulación, la incomunicación, la dependencia, el maltrato intra
familiar, psicológico-verbal como físico que encontré en el subtexto e
intersticios de la obra y sumado a la discapacidad, la discriminación y la
superación personal pese a las adversidades, que podíamos desarrollar con el
accionar y la exploración actoral. Es una obra que habla del “ser-humano”.
EcoDias- ¿Cómo fue el trabajo con
las actrices? ¿Cómo construyeron juntos el camino para ponerla en escena?
Majolo- Primero decidí convocar a
dos actrices que desde el “fisic tu rol” posean rasgos y facciones similares
para reforzar desde lo vincular el parentesco de madre e hija. Además la obra
requería, según mi punto de vista, de un potencial enérgico muy amplio y un
instrumento emocional súper desarrollado como actrices. Por ende, busque una
actriz experimentada y multifacética en teatro para el rol de madre que yo
conociera con profundidad, Romina Pinto con quien éramos compañeros de elenco
en «Caja Robada», para que le diera el peso y la densidad escénica
necesaria a la escena y una actriz más joven para el rol de hija pero con un
camino y oficio actoral televisivo experimentado, Malena Luchetti, para que
marcara desde su híper actividad la velocidad, el timing y así se
complementaran escénicamente logrando un
hecho vivo por demás de singular, dos actrices experimentadas en diferentes campos
de la actuación.
Comenzó el proceso de lectura, comprensión y análisis de texto juntos a las
actrices y mi asistente Emilio Zinerón en el mes de diciembre del año 2015,
iniciando los ensayos a partir del mes de enero del 2016 ensayando hasta el mes
de mayo, cuatro veces por semana. Como método de montaje y puesta en escena,
empezamos a trabajar primero con el vínculo, la conexión, la mirada, la
percepción, lo visceral. Luego lo lúdico y por último, fuimos al texto. Les
dije que mi intención era que el trabajo de ellas traspase la historia, que los
personajes existan por fuera de ese momento donde las ven. Hicimos un trabajo
centrado en lo emocional y en el juego permanente. Decidí montar una estructura
de toda la obra, “un esqueleto borrador” de principio a fin para luego poder
profundizar con tranquilidad cada situación, composición de los personajes y
“momentos” de la obra. Pudiendo luego, re-jugar arriba de lo coreográfico y de
la partitura corporal.
Se logró una química inigualable y una confianza extraordinaria, a punto de
atreverse a jugar al máximo y hacer lo que sea sin peros, solo accionar. Es una
puesta con riesgo, en donde lo lúdico y la fundación emocional resignifican el
hecho teatral. Como director hice hincapié en los estados emocionales del actor
y su mutación, la acción física, la organicidad, los juegos corporales,
coreográficos, el desarme del espacio, la ruptura de ejes y simetrías, la
transformación de la voz y asumir el riesgo de jugar al límite desde lo actoral
y desde el montaje escénico. Romina y Malena son dos actrices admirables que se
entregan en cuerpo y alma conformando una dupla explosiva y se colocan por
encima del texto y la puesta.

Escenarios
Cristian Majolo tiene una trayectoria de 17 años como actor, director y
autor en el quehacer teatral. Oriundo de Tandil, comenzó su formación en el
Club de Teatro de la localidad y posteriormente en la Universidad Nacional del
Centro de la provincia de Buenos Aires. Entre sus maestros se cuenta Mauricio
Kartun y Carlos Catalano, entre otros. Además, complementó sus estudios como
clown y bufón. Actualmente, viene de un éxito en dirección con la obra
«Cansados de Ser». Realizó más de 100 trabajos de cine como actor y
coach actoral. En el televisión están pendientes de estreno la serie Matungos y
Transmutación, incursionó en la radio como conductor y columnista. Es
cofundador y director de la compañía teatral Aquí y Ahora y dicta talleres de
teatro para principiantes y entrenamiento actoral desde 2014.
EcoDias- ¿Desde cuándo la están poniendo
en escena y en qué escenarios?
Majolo- Estrenamos el 7 de Mayo en
Tadrón teatro en Palermo. Desde el primer ensayo tenía claro que no quería una
puesta convencional sino a varios frentes y al conocer Tadrón aproveché las
posibilidades de la sala.
Por eso, desde el inicio de los ensayos junto a mi querida escenógrafa María
Guglielmelli quien además es artista plástica, instaladora y performer,
programé una puesta bifrontal, para generar una dinámica vertiginosa, de la
mano de un texto resistente y visceral en donde el espectador no sabrá “de qué
lado estar” y podrá descubrirle el alma a los personajes y su vez, ver los ojos
de quien tiene sentado enfrente, generando un estado intimista, expresando
sentimientos esenciales y simbolizando temas de la vida cotidiana de una
“familia disfuncional de clase baja argentina». Logrando así una puesta
imprevisible y haciendo partícipe al espectador del espacio escénico, logrando
que le resulte visualmente atractivo y coreográficamente impredecible y
riesgoso. Cosa que funcionó. Teníamos solo dos meses contratados y terminamos
estando 6 meses a sala llena en Tadrón debido a las numerosas críticas,
entrevistas y el boca a boca de la gente. Hasta que tuvimos que cerrar la
temporada porque ya teníamos festivales y giras programadas anteriormente.
EcoDias- ¿Por qué trajeron la obra a
nuestra ciudad?
Majolo- Porque gracias a Luis
Gentilli y su fanatismo por la obra, ya que como espectador nos visitó en el
Tadrón, en tres ocasiones y nos convenció de que Bahía estaría encantada de
recibirnos. Si no fuese por él, hubiese sido imposible. Ya que trasladar la
obra es todo un mecanismo escenográfico y de equipo de trabajo. Adaptaremos
cosas de la puesta en Bahía igualmente.
EcoDias- ¿Cómo les han anticipado
que es el público teatral de la ciudad o ya lo conocías?
Majolo- Luis que es actor, me cuenta
que el público de Bahía es maravilloso y lo ha demostrado agotando la función
que pensábamos hacer y obligándonos a tener que agregar otra a las 23 horas en
el teatro El Tablado.
Además, tuve la oportunidad de conocer Bahía años atrás, en el 2010 y 2011.
Estuve realizando funciones de mi unipersonal de humor llamado «Antología
de un pelotudo importante» en EPA la sala del querido Seba Berenguer. El
público me acompañó las seis funciones, tanto así como los medios de
comunicación. Por lo tanto, mi anhelo de volver a Bahía era enorme.
Rompiendo límites
EcoDias- ¿Por qué Bahía Blanca se
convocó tan plenamente para ver «Jamás me levantó la mano»?
Majolo- Porque es una obra que moviliza.
Es una obra que es teatro dentro de teatro, metateatral, el hecho de arrancar
con grotesco me permite llegar al realismo y que sea tragicómico. La obra es
una tormenta emocional, que de pronto estás llorando y te hace reír, o vos
estás llorando mientras que el que está sentado al lado se está riendo. Pero
sobre todo la obra te remueve las fibras y en algún momento te identificás. Sé
que la obra te puede gustar o no pero hay dos cosas que no podés negar la
primera es que hay trabajo, indagación, ensayos, y la segunda es que en algún
momento vas a sentirte identificado, vas a ver en esa madre a tu mamá o a tu
tía, a tu abuela y en esa hija a vos. Sin dudas, es una obra para disfrutar con
tus padres o con tus hijos.
Pretendemos que se entienda que ser padre y ser hijo son los oficios más
difíciles del mundo, nadie nació sabiendo como ejercerlos, por lo tanto es algo
que se construye y que si lo hacemos con amor, será muchísimo mejor.
Ojalá que cada uno de los espectadores se vaya atravesado emocionalmente y al
abrir la puerta de su casa, se encuentre con su hijo, madre o padre, se mire a
los ojos y se dé cuenta que seguramente hay muchas cosas que han hecho mal
ambos y tal vez sea tiempo de mejorarlas. Si logramos eso, siento que nos
sacamos el Prode, no necesitamos más.

FICHA TÉCNICA
Dirección general y puesta en escena: Cristian Majolo
Autor: Marcos Casanova
Actrices: Malena Luchetti y Romi Pinto
Voces en off: Noelia Novillo y Marcos Dego
Director asistente: Emilio Zinerón
Asistencia, fotografía y video: Facundo Morales
Coreografías: María Isabel Ducret
Escenografía: María Guglielmelli
Vestuario: Narella Polito
Asistencia de producción: Heidy Reyes
Sonido e iluminación: Cristian Majolo/ Emilio Zinerón
Diseño gráfico: Agustín Medina
Producción: Compañía Aquí y Ahora

facebook
Twitter
Follow
2016-12-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp