©Todos los derechos compartidos

Hombres nuevos gracias a la música
Categoría: Cultura

El agregado cultural de la Embajada de Venezuela ante Argentina, Fidel Barbarito, pasó por la ciudad para presentar el documental que ilustra el Milagro Musical vivido en el país caribeño producto del movimiento de orquestas juveniles e infantiles. La iniciativa organizada por el Instituto Cultural y el Conservatorio de Música dentro del programa Bahía Piensa, ofreció la posibilidad de ver la película “Tocar y Luchar” y dialogar con el funcionario acerca de la experiencia.

El Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, según comentó Barbarito a EcoDias, “es una iniciativa del maestro (José Antonio) Abreu que hace más de treinta años convocó a un grupo de músicos a un primer ensayo de orquesta y fueron siete. Él dijo ‘Bueno, esto como que no está pintando muy bien’. Pero entonces, llega un niño de siete años y se monta en su atril al igual que todos los músicos, que eran hombres jóvenes pero de entre veinticinco y treinta años, y el muchacho se monta en su violín esperando la atención del director. Entonces dijo: ‘Bien, tenemos el futuro asegurado. Si un niño vino a esta convocatoria es porque esto es algo importante’”.
A partir de aquel inicio, corría 1975, se destacó el esfuerzo de Abreu -economista y músico amateur- “para llevar adelante a lo largo de la historia del movimiento, el desarrollo del currículum y la gestión de los recursos” y alcanzar a ser hoy una compleja y sistemática red que abarca más de 154 orquestas juveniles y 70 infantiles conteniendo a unos 300 jóvenes de todos los estados y provincias de Venezuela.

De músicos y personas
La base del movimiento, manifestó el agregado cultural, “es la integración del mayor número de niños posibles a la práctica coral, desmontando lo que hasta ahora era la educación musical en Venezuela, que era el modelo de conservatorio del siglo XIX. Tú entrabas con un examen rigurosísimo de rítmica y oído, pasabas a un año de preparatoria, después ibas a primer año de solfeo, no veías historia musical sino en el cuarto año cuando comenzabas con el instrumento, te montabas a él y pasaban cinco, seis o siete años hasta que entrabas en alguna orquesta como último atril y entonces el objetivo del estudiante era ser un músico de orquesta”.
El modelo actual funciona exactamente al revés: “Los niños que comienzan a los siete años van directamente al atril de la orquesta a aprender, a leer música”.
A pesar de que los propios chicos se acercan a las convocatorias, el movimiento fue insertándose cada vez más en las comunidades.
Barbarito aseguró que “en los últimos diez años se han abierto más módulos que en los veinte primeros, llegando más a la gente, enfocándose también en la recuperación de la adolescencia desasistida, en los institutos de recuperación de conducta, formando talleres para formación de luthiers que luego se insertan en los cursos”.
“Esto desarrolla una conciencia política de la importancia de este movimiento como una iniciativa que le devuelve la dignidad al hombre y la mujer que participan en él porque, más allá de que se formen músicos académicos, uno dice ‘Qué va a hacer Venezuela con 300 mil músicos de orquesta, con un millón, que es la misión para el año 2009’. Queremos que, de esa totalidad, el 20% sean músicos de orquesta y digamos que el 5% sean superestrellas”, auguró el diplomático.
Subrayó que con este pensamiento “tenemos al 100% de los hombres formados en la disciplina musical que es una herramienta de vida que te enseña a trabajar en conjunto, que te abre perspectivas de aprendizaje porque te enseña un lenguaje de expresión diferente, a decodificar un lenguaje abstracto como el musical y crea hombres y mujeres vinculados con el problema estético”.
“Eso es un hombre nuevo: con paradigmas distintos, con metas distintas en la vida. Entonces la importancia del movimiento de orquestas juveniles e infantiles es, más allá de que se están generando muchos músicos, se está transformando el hombre y la mujer en Venezuela”, sentenció.

La película
Se trata de un documental realizado por Alberto Arvelo, cineasta venezolano y nieto de uno de los poetas más queridos de su país: Alberto Arvelo Torrealba.
“Alberto además es egresado del movimiento de orquestas juveniles e infantiles y tiene un conocimiento profundo de lo que significa, cómo ha sido la historia. Logra hacer que el maestro Abreu se abra muy bien y explique con mucho detenimiento cómo ha sido todo el proceso, mostrándonos la historia de unos niños, que son los protagonistas que van hilvanando el discurso cinematográfico. Es una trama muy bella y emocionante, donde el que tiene que ver con la música le encuentra una arista muy especial pero el público en general también la disfruta mucho”.

facebook
Twitter
Follow
2008-05-23 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp