©Todos los derechos compartidos

De próceres y teatro
“Cartas a Moreno” de Jorge Goldenberg se pondrá en escena durante el primer semestre de la Comedia Municipal. Guillermo Ghio, el director de la obra, anticipa su trabajo en tiempos de ensayo.
Categoría: Cultura

“Cartas a Moreno” de Jorge Goldenberg se pondrá en escena durante el primer
semestre de la Comedia Municipal. Guillermo Ghio, el director de la obra,
anticipa su trabajo en tiempos de ensayo.

«Lo que tiene de interesante
la obra es que si bien ahora, en los últimos años se puso más accesible, entre
comillas más de moda esto de revisar la historia, que no es tan así, siempre la
historia está siendo revisada lo que pasa es que no nos enteramos, lo hacen los
especialistas, o no quieren que te enteres de lo que están revisando de la
historia. Sobre todo en estas épocas, con ese asunto que se armó en este último
tiempo de la grieta, como si hubiese sido algo de este último tiempo. Todo el
mundo piensa que está descubriendo la pólvora, es más yo tengo como fantasía
ponerle como subtítulo a la obra: el inicio de la grieta, entre Moreno y
Saavedra” introduce Ghio. “Me divierte mucho que estamos ensayando en la calle
Saavedra al 900, pensé que me estaban cargando, dije vamos a estar bien
custodiados. Claramente ese choque que había entre Saavedra y Moreno tenía que
ver con eso, ya en el inicio, dos diseños de país. Lo interesante de esto es
que no es uno bueno y uno malo, eran dos diseños de país por cultura, por
formación, no tanto una visión actual de mezquindades individuales, no, estaban
convencidos de un diseño de país. Yo diría que más o menos en esas luchas
intestinas que tuvimos, después fue cambiando, hasta Mitre todavía había uno de
esos próceres estaban convencidos. Con Dorrego y Rosas, claramente, había
intereses foráneos que estaban influyendo”.

Proyecto

Guillermo Ghio es director y docente de teatro. En su trayectoria teatral se
destaca la dirección de «El Corazón Delator» de Edgar Alan Poe y
«Pedir Demasiado» de Griselda Gambaro, que fue parte de un
intercambio con España. La actual puesta en escena “hacía tiempo que la tenía
en carpeta, sí tenía la complejidad que para llevar el proyecto como obra
independiente con 7 actores, combinar horarios, se complica” explica el
director porteño, que permanecerá en la ciudad hasta el estreno de la obra,
habitualmente, para su aniversario en el mes de abril.
“Me parecía muy oportuno para el proyecto de la Comedia (Municipal), para
llevarlo después a las escuelas y centros culturales, porque tiene una cosa
bastante didáctica, cierta visión prestiana de poder separar y reflexionar en
el momento que está pasando. Es bastante lúdica. La anécdota es que un grupo de
actores quiere contar esa parte de la historia se encuentra con que no tiene
elementos, los elementos que tienen son los que les dieron en la escuela,
aparecen las figuritas del Billiken, las frases hechas, se remeda una clase de
4° o 5° grado donde aparece una competencia a ver quién es mejor o peor de los
héroes, quién era más patriota y quién era menos patriota, hay una cosa que
dice la obra es que no hay que meterse con San Martín que era intocable, porque
por lejos era el mejor que teníamos, el incuestionado”.
Se resalta el contexto en el que estaba inmerso el accionar y el pensamiento de
Mariano Moreno. “La obra promueve, en el caso de Moreno y su construcción de
país, los valores democráticos, como los más importantes a desarrollar. La obra
tiene varias capas, por un lado están los actores y los conflictos de veleidades
por si hacen o no este personaje, qué pasó con éste, cómo lo interpretan, las
discusiones que pueden aparecer entre ellos. Por otro lado, la revisión de la
historia de ese momento histórico y por otro, algo que colabora con este dato,
que es mostrar de alguna manera ese procedimiento, hablo de poder generar una
distancia que permita reflexionar sobre qué pasa con los actores cuando tienen
que contar una historia, todo el tiempo interviniendo de alguna manera y
mostrando al público cómo es ese procedimiento”. Según Ghio, una de las líneas
de acción, “es tratar de averiguar, tratar de tener una hipótesis de por qué lo
matan a Moreno, si es que lo mataron, estamos avanzando en el plano hipotético.
No se sabe qué pasó”.

Texto y actuaciones
La obra resuelve el conflicto de los actores, una de las actrices
encuentra un libro, Cartas a Moreno de Enrique Williams Álzaga, las cartas que
María Guadalupe le escribe a Moreno en esos tres meses hasta que se entera que
está muerto, se las escribe porque piensa que está vivo y no obtiene respuesta.
Hay algo ahí que es un punto de vista nuevo para contar la historia, una mirada
tangencial en lo que va pasando, que por supuesto rebota en ese conflicto
central entre Moreno y Saavedra, qué era lo que quería uno, qué era lo que
quería otro. Esto le daría un costado, un carácter más cercano o más humano”.
El director argumenta que este punto de vista le da volumen emocional.
Jorge Goldenberg, autor de la obra teatral, es poseedor de una larga
trayectoria en cine, destacándose “Plata Dulce”, “Pasajeros de una pesadilla”,
“De eso no se habla” y “La película del rey”, por nombrar algunas. “Es un autor
muy interesante, aparte es un amor de persona, sumamente entrañable y su
principal actividad pasa por la escritura de guiones de cine. La obra tiene
cierto lenguaje en ese sentido pero es netamente teatral, con lo que tiene que
ver con las escenas y como se va modificando cada escena, podría ser como corte
y edición, pero claramente en el juego teatral está habilitado ciento por ciento,
es un material sumamente teatral. El teatro visita otras artes, a veces cuando
se habla de cierta influencia cinematográfica se espera una puesta en escena
muy particular, en eso el teatro va a ser siempre perdedor, el cine es el cine
y no hay manera de emularlo en el teatro. Estamos para contar una historia, con
todos los elementos perceptibles que el teatro nos permite, en donde la palabra
cobra un valor preponderante y nada menos que con Moreno, que era abogado y que
tenía una claridad de ideas fabulosas, de una vigencia que asusta y que te pone
contento. El asunto, el valor de revisar la historia, conocerla, soy un
ferviente defensor que para comprender el presente y proyectar el futuro hay
que conocer la historia, que por supuesto cuando uno es joven no tiene esa
preocupación. Llevar a los adolescentes a reflexionar sobre su presente puede
llevarlos a encontrar una incomodidad”.
Ghio compitió por la dirección de la obra, “me enteré porque la Asociación
Argentina de Actores de Buenos Aires lo publicó en su boletín. Supe que habían
hecho La Patria Fría, Mustafá, después aparece La Tinaja de Pirandello”.
Aseguró que la tradición teatral argentina es muy rica. “Cómo el sainete va a
pasar a ser el grotesco cuando cambia el ámbito del patio abierto a la intimidad
de la habitación, ese grotesco influenciado como el caso de Discépolo que
traduce a Pirandello, que tiene que ver con el grotesco, con la revisión de la
máscara. Había cierta lógica y cierta coherencia en la programación. La Patria
Fría, un género un poquito más intenso, pero también de cierta revisión de
aspectos sociales y políticos que me parecían muy interesante. Esta obra, a
como viene, puede parecer más clásica, no está exenta del humor, sobre todo la
reflexión y ciertas crueldades que nuestra historia contiene, que hay
conocerlas, amigarse para quizás poder estar alertas, no sé si cambiarlas, pero
por lo menos no repetirlas”.
En cuanto a la selección de actores, Ghio agregó que “lo notable era que todos
vinieron con un nivel de propuestas de vestuario, de puesta, de criterios, de
música. Un nivel de propuestas y de entrega que era conmovedor y con un nivel
sorprendente. No conocía la Escuela (de Teatro), el movimiento teatral que
había, asimismo, la situación de la audición es muy injusta para el que lo hace
como para el que está eligiendo, muy subjetivo, relativo y recortado, hay que
usar mucho la percepción, la intuición. Lo que contemplaba era la disposición,
la capacidad de adaptación de una consigna que les propuse y un contexto que
iba desde la disponibilidad horaria hasta la experiencia. Todos tenían bastante
experiencia. Estoy sorprendido porque en ninguna audición te encontrás con
esto”. El director apuntó a un grupo de actores entre 30 y 40 años, “eso me
garantizaba a mí cierta experiencia de los actores”, sin embargo, se encontró
con un alto porcentaje de jóvenes, “entusiasmados y con muchos elementos”.

Obra en construcción

Actuarán: Marcelo Koth, Martina Fontanella, Martín Magariños, Romina Feijoo,
Federico Castiglioni, Jimena González y Alexandra Teodori. Ana Biagi será la
asistente de dirección.

facebook
Twitter
Follow
2016-03-15 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp