©Todos los derechos compartidos

Tango y cine
Categoría: Cine

Una relación cada vez más vigente.

La música fue el complemento imprescindible de las imágenes “silentes” durante las largas tres décadas que transcurrieron entre el establecimiento del cine como espectáculo popular y la llegada del sonido.
Aquellas funciones del “biógrafo” incluían un pianista u orquesta -eso dependía de la categoría de la sala-, que desgranaba una partitura compuesta especialmente para el film o improvisada.
En las funciones locales habrán menudeado tanguitos y milongas, pero algunos films extranjeros proponían argumentos “argentinos”. El precursor fue Los cuatro jinetes del Apocalipsis (Rex Ingram, 1921), donde Rodolfo Valentino bailaba un tango “all` uso suo” ¡vestido de gaucho y con sombrero andaluz!
En los años veinte el tango se internacionalizó gracias a algunos músicos viajeros y a los dandys, que dejaron en el lenguaje anglosajón frases como “más rico que un argentino” o “se necesitan dos para un tango”, junto al arquetipo del morocho algo disoluto y engominado.
En los 30 Gardel filmaría en Hollywood y Europa popularizando su voz y sus composiciones en todo el mundo. Pero luego de esa entrada triunfal y algo efímera, el tango quedó reservado a las pantallas nacionales o latinoamericanas, como se puede ver en el interesante documental El tango en el cine ( Guillermo Fernández Jurado y Rodolfo Corral, 1979).
Pero desde casi dos décadas el interés y la inclusión de tangos en las bandas sonoras y en las tramas de films extranjeros son notorios. Y probablemente motivada en la llamada “música del mundo”, un pleonasmo absurdo para definir el interés más o menos súbito de las compañías grabadoras por comercializar géneros musicales tradicionales.
Así se han sucedido largos como Naced tango (Leonardo Schrader, 1991), La lección de tango (Sally Potter, 1997), Tango (Carlos Saura, 1998) o Assassination tango (Robert Duvall, 2002). Escenas notorias como las de Perfume de mujer (Martin Brest, 1992), Mentiras Verdaderas (James Cameron, 1994) o Bailamos (Peter Chelsom, 2004). Y bandas sonoras total o parcialmente tangueras como El cartero (Michael Radford, 1994) por la que el músico argentino Luis Bacalov recibiera un Oscar, Los impostores (Stanley Tucci, 1998), Waking life (Richard Linklater, 2001) -una rareza animada-, la inclusión de “Tanguera” de Mariano Mores en Moulin Rouge (Baz Luhrmann, 2001) o la recientemente estrenada Los falsificadores (Stefan Ruzowitzky, 2007), entre otros muchos ejemplos.
Chauvinismos y disgustos aparte -a veces las interpretaciones no son buenas-, oír música tan bella como el tango en una sala cinematográfica siempre implica placer.

facebook
Twitter
Follow
2008-08-31 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp