©Todos los derechos compartidos

Habemus cinemateca local
Bahía Blanca ya cuenta con un lugar para su cine en el ámbito del Museo Histórico.
Categoría: Cine

Bahía Blanca ya cuenta con un lugar para su cine en el ámbito del Museo
Histórico.

Desde agosto pasado, en la sede del “Museo y Archivo
Histórico” de Saavedra 951 – ex Hotel de Inmigrantes- funciona la Cinemateca de
la ciudad.
Por el momento dispone de sólo una oficina donde trabaja Alberto Frenquel, aunque
el hombre de cine y responsable de la Cinemateca afirma que “va a crecer
mucho”.
Lo de hombre de cine no es una frase al pasar, porque su larga trayectoria comenzó
cinco décadas atrás como cineclubista -una actividad que hoy casi necesita una
búsqueda en Google-; pasando por sus diez años como Jefe de la Sección de Cine
en Canal 7; hasta su trabajo como productor y director de publicidades,
espectáculos, documentales y su constante impulso a la preservación y difusión
del buen cine.
Entrevistado por Ecodías, se explaya en un tono entusiasta sobre el proyecto,
que a futuro contaría con tres ambientes: sala con proyector y pantalla, sala
de trabajo y sala de exposición y archivo, algo bastante ambicioso en el
contexto actual.
Pero el puntapié inicial se dio y el crecimiento esperado se relaciona en gran
medida con el material que ya se tiene y se está “moviolando”, una meticulosa
labor de visionado con un aparato analógico llamado moviola, y del que “muchísima
gente está dispuesta a traer”
cuando se disponga de espacio físico adecuado.
De momento se dispone filmaciones en los tres pasos principales del cine: 35,
16 y 8 milímetros; varios proyectores -“algunos antiquísimos”- del Museo y también
“cintas” en 9 milímetros -un viejo formato intermedio-, para el que todavía no
se cuenta con proyector ad hoc.
Paralelamente a esa labor de identificación y archivado comenzó la difusión al
público, que hasta diciembre pasado pudo asistir a dos funciones mensuales en
el ciclo bautizado sencillamente como “Jueves de Cinemateca”.
El primer género elegido fue la comedia silente clásica y según Frenquel: “Hubo
suerte porque venía bastante gente. Muchos a mostrarles a sus hijos lo que era
un cómico de 1915, 18 o 20 y el humor basado en el tropezón y la caída. Nada de
doble intención, todo muy diáfano, pero que hoy causa el mismo efecto”.
Aunque no todas las “latas” -allí se guarda la película propiamente dicha- son
de ficción, lo que más preocupa al factótum de la cinemateca es el material de la
zona y de la ciudad.
De hecho, entre el que ya ha sido revisado hay verdaderos tesoros como “publicidades
locales en blanco y negro y un rollo sobre el debate de la reforma
constitucional de 1949 que llegó como donación”.
Una de las razones más urgentes para recuperar estos films, libros, revistas -como
los inhallables números de las primeras décadas del siglo XX de la Revista
Gaumont
, una guía para los exhibidores con el argumento y las
características de las películas, que los ayudaba a programar los títulos en las
salas de la época- es que: “la mayoría fue guardado en condiciones malas y
expuesto al calor”.
Entre ellos hay varios rollos de los Hermanos Pagano. Arquitectos cuyas obras son
parte del patrimonio de la ciudad y pioneros en filmar rudimentariamente su
trabajo con una “camarita fija y un foquito” en las primeras décadas del siglo
XX. Lo que permite disfrutar el telón de fondo de escenas cotidianas y
callejeras.
También se hallaron tomas de Sierra de la Ventana y sus alrededores; de visitas
presidenciales y celebres registradas por fotógrafos bahienses y entrevistas a
figuras representativas como las que hizo Emma Vila mientras fue directora del Museo.

Y mucho material más, que una vez preservado y preparado adecuadamente será de
utilidad a historiadores o documentalistas, que podrán: “Recuperar la historia
de la ciudad a partir de testimonios de los que se han ocupado de hacerla.”
Algo que con viento a favor -léase presupuesto- estaría a disposición de los
interesados a partir de 2020.
Pero en el presente la difusión sigue teniendo un lugar central, por lo que en
marzo las proyecciones recomenzaron -siempre los jueves a las 18.30 horas-, con
cine documental inédito en la ciudad.
El 14 se ofreció La vida y el arte de
Charlie Chaplin
(Richard Schickel; 2003) -sólo exhibido en el Festival de
Mar del Plata- y el 28 se cambió la temática de la primera época del cine a la
música con Oscar Alemán, una vida con
swing
(Hernán Gaffet; 2002), biopic de un talentoso del jazz argentino con una
gran carrera internacional.
En abril, el 18 se proyectará el documental que Alberto Frenquel dedicará al
Dr. Felipe Glasman y el 25 Morir en
Mardrid
(Frédéric Rossif; 1963), conmemorando el fin de la Guerra Civil Española.

Una actividad que continuará hasta diciembre -salvo la breve interrupción por el
receso escolar de julio-, con entrada libre y gratuita.
Y a futuro, quizás se pueda mostrar metraje de la ciudad y la zona y por qué no,
documentales producidos en la propia Cinemateca, cuyo objetivo sería “Armar el
pasado visual”.

facebook
Twitter
Follow
2019-03-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp