©Todos los derechos compartidos

El tren de las 3.10 a Yuma
Categoría: Cine

Título original: 3.10 to Yuma
Dirección: James Mangold
Guión: Halsted Welles, Michael Brands, Derek Haas
Fotografía: Phedon Papamichael
Música: Marco Beltrami
Origen: USA – 2007
Intérpretes: Russell Crowe, Christian Bale, Peter Fonda, Logan Lerman, Ben Foster, Gretchen Mol
Calificación: Sólo apta para mayores de 16 años
 
El veterano escritor y guionista estadounidense Elmore Leonard (New Orleans, 1925), recién comenzaba su carrera cuando editó el cuento El tren de las 3.10 a Yuma, que pocos años después -en 1957- fue llevado al cine por Delmer Davis. Un exitoso western, protagonizado por Glenn Ford y Van Heflin, con un trepidante tiroteo como clímax.
Y como “remozar” sigue de moda en Hollywood, se ha presentado esta segunda versión.
La trama es atrapante como sucede con la mayoría de los trabajos de Leonard -uno de de sus preceptos es no escribir aquellos párrafos que el lector suele saltar- y presenta a Dan Evans (Christian Bale), un endeudado ranchero y veterano de la guerra civil que recibe una propuesta muy peligrosa que podría darle la oportunidad de salvar sus tierras: 200 dólares por integrar la partida que llevará al bandido Ben Wade (Russell Crowe), al tren que va a la cárcel de Yuma. Sabiendo desde el principio, que la banda de Wade está en camino y presentará pelea para evitar que su jefe termine encarcelado.
James Mangold contó con un gran presupuesto, un equipo técnico de primera, estupendas locaciones en los polvorientos paisajes de Nuevo México y logró un buen western, que supera la primer versión en atractivo visual, en ritmo y en tensión.
También superando las interpretaciones. La de los protagonistas, precisos al encarnar al chico bueno y al chico malo. Con un Crowe ambiguo, casi el reverso moral de su “predicador culposo” en Rápida y mortal (Sam Raimi, 1995).
Pero especialmente destaca la presencia escénica de Peter Fonda, que aporta su solvencia actoral y su tradición familiar dentro del género del western. Y buenos secundarios de Ben Foster, como un villano entre villanos y Gretchen Mol, como la esposa sacrificada.
Sin embargo se impuso aquello de que nada es perfecto. En el afán de dar otra vuelta de tuerca -la inclusión de la relación paterno filial hubiera bastado- al tema del coraje y los códigos de honor masculinos, se pergeña un final casi absurdo. Tanto, que aún el espectador más entregado duda de la extraña reacción de uno de los protagonistas. Resbalón que se siente como caída, y deja sólo en bueno a un film que podía merecer más.

facebook
Twitter
Follow
2008-03-29 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp