INMUNIZACIONES Salud

Fecha: Martes, 27 Febrero, 2018 - 00:00

Vacunarse para cuidar la salud

La llegada de bebés a las familias, el comienzo del ciclo escolar, la aparición de una gripe plantean la necesidad de llevar adelante el Plan de Vacunación en forma completa y ordenada, cuestión que ocupa a personal de salud durante todo el año.

“Como es tan arduo y complejo el plan, lo que recomendamos es que se tenga el calendario de vacunación completo con una certificación, en el caso de los pequeños hay una libreta, los adultos deben requerir un calendario o agendarqué vacuna se pusieron para no hacer ningún estrago inmunológico”, apuntó la Dra. Mónica Grosselli, referente de Inmunizaciones de la Región Sanitaria I.

Beneficios
La incorporación de vacunas al calendario obligatorio generó los últimos años la circulación de mitos acerca de su efectividad, y una deserción de niñas, niños y jóvenes del plan. “Es importante vacunarse porque desde que se comenzó con la vacunación, empezaron a desaparecer algunas de las enfermedades que eran mortales. Cuando desapareció la viruela en el mundo fue gracias a la vacunación, descendió la mortalidad y en un momento se declaró libre de viruela”, dijo la médica. Las enfermedades infectocontagiosas son de fácil y rápida transmisión, la rubéola, fiebre tifoidea, tuberculosis, meningitis, sarampión, tos convulsa, poliomielitis, parotiditis- conocida como paperas, hepatitis A, entre las más conocidas. “La incidencia de las enfermedades infectocontagiosas si no se realizara la vacunación sería muchísima, con el advenimiento de la vacuna disminuyó la mortalidad en gran medida de muchas de las enfermedades, a medida que van pasando los años y viendo, epidemiológicamente, la incidencia de determinadas infecciones infecto contagiosas y que son inmunoprevenibles se fue ampliando el Plan de Vacunación”. En 12 años de trabajo Grosselli pudo ver cómo de 8 vacunas obligatorias se ascendió a 22, el calendario tiene la calidad de obligatorio y gratuito, "si uno tuviese que comprar las vacunas que le coloca a un niño de 0 a 16 años, pensando solo en la infancia porque también hay vacunas obligatorias para adultos, sería muy caro hacerlo, no se podría acceder".
Toda medicación o vacuna que se introduce en el cuerpo es de índole externa, por lo tanto, puede generar efectos adversos, “si uno pone en la balanza cuántos son los efectos adversos y cuántas personas dejó de morir y de tener complicaciones graves, uno acepta la vacunación, no hay que cerrarse a esos conceptos que se van difundiendo a través de los años que una vacuna es nociva, porque si uno mira epidemiológicamente se da cuenta cuánta gente se enfermaba y moría antes y ahora no sucede".

Especificidades
Las vacunas han pasado por muchos procesos supervisados que las declaran inocuas, con todos los efectos adversos que puedan tener, por eso ante cualquier duda para la colocación es necesario consultar al pediatra o médico clínico. “Las vacunas que son a vivo virus atenuado no se pueden colocar a las personas con inmuno depresión, es decir aquellas que están con tratamiento oncológico, los adultos mayores, los chicos o mayores que estén realizando tratamiento con corticoides, por eso uno va con una libreta y con una cierta edad, los profesionales que atienden en el vacunatorio conocen las condiciones para su colocación. Si existiese un caso especial el médico, pediatra o clínico, realizará la indicación a través de una prescripción. La mayoría de las personas y chicos no tienen ninguna contraindicación”.
El nacimiento de una criatura determina el comienzo del Plan de Vacunación, “ni bien nace un bebé se le coloca la vacuna de la Hepatitis B, el esquema de esta vacuna se termina a partir de los 5 meses, donde queda inmune de por vida sino tiene ninguna patología. Antes que salga de la maternidad se le coloca la BCG por única vez. De los 2 meses hasta el año tiene una seguidilla de vacunas, el mayor período de vacunación que deben atender los padres o responsables es desde que nacen hasta los 6 años, después hay un período mudo que no requiere vacunación, a no ser que tenga indicación de vacuna antigripal”.
Durante la pre adolescencia, se inocula el refuerzo Triple Bacteriana Acelular- difteria, tétanos y tos convulsa. También se inicia o completa esquema de Hepatitis B y Triple Viral. La vacuna Meningococo, tiene una única dosis y desde hace poco tiempo se incorporó VPH, tanto para púberes mujeres como varones. Esta vacuna previene el Papiloma Humano y generó gran polémica, “en una primera etapa se vacunaba a las niñas, a partir de 2017 se vacuna a niños también, hubo mucha deserción en la vacunación de las niñas, circularon notificaciones y mitos; no decimos que no hay riesgos porque si uno es alérgico a uno de los componentes o tiene un estado inmunológico que no es competente para la vacuna puede producir contraindicaciones. Desde que apareció la vacuna de HPV disminuyó la incidencia de muerte por cáncer de cuello de útero, y se introdujo la vacuna en los varones porque es el portador, además el Papiloma Virus produce enfermedades en ellos, con muchísimo menos riesgos que las mujeres, tales como las verrugas genitales, la portación del virus de Papiloma y en escasa cantidad el cáncer de pene. Aunque si uno mira la incidencia es mayor el cáncer de útero que el cáncer de pene”.
La vacuna doble y antitetánica se colocan cada 10 años, en la adultez es primordial “la de Hepatitis B que se hizo universal, la vacuna del Neumococo para los adultos mayores, la vacuna antigripal, cada una de ellas según el componente y la edad del paciente tiene indicaciones precisas”. También se tiene en cuenta la colocación de la vacuna antigripal, “se pone anualmente solo en casos especiales y no es necesaria en toda la población, "porque no alcanzaría la producción mundial para vacunar a todos, por eso cuando hablamos de la vacuna antigripal sabemos que hay determinadas personas que deben recibirla: los menores de 3 años, los que tienen alguna patología crónica que con una enfermedad gripal corran riesgo de vida y los adultos mayores”.
Es importante tener en cuenta que en algunos casos, los adultos completarán el Plan, por lo tanto hay que estar claros en cuáles se colocaron, “una vacuna que desde hace pocos años se hace hincapié es la de Neumococo, para los adultos, tiene indicaciones precisas y una vez que uno cumple el esquema de vacunación no se tiene que vacunar todos los años. El adulto tiene que llevar su carnet de vacunación al día, y cuando va al vacunatorio queda claro cuál se tiene que colocar y cuál no. La vacuna del Neumococo no es como la de la gripe, que se coloca todos los años, tiene su propio esquema”. Otro caso similar es Hepatitis B, “hace mucho tiempo que se coloca en niños al momento de su nacimiento, requiere 3 dosis, una vez colocadas no se necesita una nueva dosis en la adultez, da cobertura durante toda la vida”. En 2015 se sumó la vacuna del Meningococo, “se vacuna a los niños y las niñas hasta los 15 meses tiene 4 dosis, después se hace un refuerzo en la adolescencia”.
Consultada por la masiva demanda de vacuna de la Fiebre Amarilla, Grosselli afirmó que “no hay que vacunarse por las dudas, hay que vacunarse cuando uno sabe que certeramente se está protegiendo de esta enfermedad porque es frecuente y tengo posibilidades de enfermarme, sino estoy en un lugar que epidemiológicamente me obligue dejo la vacuna para quien sí va a estar en contacto”.

Autor: Redacción EcoDias