NUESTRAS ISLAS Bahía Blanca

Fecha: Martes, 12 Diciembre, 2017 - 00:00

Una huella firme en el mar

La profesora en Geografía y miembro de la asociación conservacionista TELLUS, Silvana Cinti, presentó en sociedad “Las islas de la Bahía Blanca y Los forjadores de su historia”, un libro que contiene una exhaustiva investigación sobre un territorio muchas veces ignorado, que guarda tesoros naturales invaluables.

Cinti, además de ser docente, profesora en Geografía por el Instituto Superior Juan XXIII, es posgraduada en Educación en Ambiente para el Desarrollo Sustentable por la Universidad Nacional del Comahue y coordinadora del voluntariado del Programa de Educación Ambiental de la Fundación para la Recepción y Asistencia de Animales Marinos (FRAAM).
La obra sobre la profunda historia de las islas marítimas de la región fue editada por la editorial Vacasagrada, mediante un subsidio del Fondo Municipal de las Artes del Instituto Cultural (IC) bahiense y se imprimió mediante un aporte del Consorcio de Gestión del Puerto.
Según contó Silvana Cinti, la realización del libro demandó un arduo trabajo de investigación y la idea principal radicó en proponer que “seamos una ciudad de cara al mar y no de espaldas al mar”.
La costa bahiense es muy alterada, muy trabajada y desconocida; se da esa dicotomía que pareciera que no se condice. Esto comenzó el 7 de abril de 1998, cuando se declaró área protegida de la provincia de Buenos Aires, la Reserva Natural de Uso Múltiple Bahía Blanca, Bahía Falsa, Bahía Verde. En esa oportunidad fue nombrada como coordinadora de gestión la licenciada Victoria Mazzola.
En ese momento, contó Cinti se reunían en Tellus Asociación Conservacionista del Sur, donde discutían y conversaban sobre qué hacíamos con toda esa información y decidieron darlo a conocer. “Como yo estoy en el área de sociales y la geografía es una ciencia muy holística entonces se empezó a trabajar para poner en conocimiento a los partidos adyacentes comprendidos por Bahía Blanca, Coronel Rosales y Villarino”.
“Esto fue creciendo, se trabajó en todas las convocatorias que surgían en Bahía Blanca, como Bordeau, FISA, en ferias de libros; nos presentábamos con los mapas, con los límites de las 180 mil hectáreas que abarca el área protegida. En el año 2000 iniciamos un curso de capacitación docente, que fue presentado el día del ambiente que se conmemora cada 5 de julio. De esa forma comenzamos a trabajar en educación y en la actualidad seguimos trabajando en ese sentido. Porque consideramos que es el ambiente en el cual hay que profundizar el trabajo y en el cual se pueden lograr más agentes multiplicadores. Los chicos son esponjas, lo comparte lo comentan y hacen trabajos con otros compañeros”, indicó.
El trabajo de Cinti, comienza en la parte de testimonios, que incluye más de setenta entrevistas personales realizadas en Buenos Aires, Neuquén, Coronel Suarez, Villarino, Coronel Rosales, porque mucha gente que trabajó en las islas vivió allí también.
La idea inicial no era realizar un libro con todo ese material, pero llegó casi de casualidad en una conferencia que desde Tellus, brindaron para el Día del Mar. Esta idea fue tomada por el Consorcio de Gestión del Puerto bahiense y posibilitó la impresión del libro.
Previamente, la comuna bahiense, otorgó un subsidio a través del Fondo Municipal de las Artes, que fue utilizado para la edición y corrección del libro. Ese trabajo costó mucho tiempo, sobre todo el trabajo sobre las fotos, escaneos y demás. Así se trabajó para dar a conocer la riqueza del humedal costero.

Desde cuándo hay registro de las Islas
La existencia de las islas, consta desde 1520 según figuran en el mapa de Antonio Pigafeta, que es la primera cartografía que existe a mano alzada con la expedición de Magallanes.
Hay testimonios de muchos trabajadores de las islas que se incluyeron en el primer censo nacional, de distintas nacionalidades. Casi todos eran peones, gente que cultivaba y se dedicaban a actividades agrícolas.
A partir de este registro, se apunta a trabajar en la formación de valores, “porque hoy la tecnología  como es el celular que es la continuación de la mano y esta gente vivía con niños desarrollando una actividad magnífica. Inclusive hay testimonios de esos niños, que hoy son hombres y mujeres. No tenían embarcaciones, ni agua, ni luz; porque el agua era transportada desde el continente  hacia la isla. Este libro se trata de revalorizar un área”, sostuvo Cinta.

Cuáles son las islas y algunas de sus características
Son Embudo, Suraita, Bermejo, Trinidad, Ariadna, Wood, Conejos y la más grande tiene 30 mil hectáreas. Se hacen salidas de embarcación, en dos de ellas hay hacienda, que no debería haber por tratarse de un área protegida desde 1998. Lo que se debería hacer, según explicó la geógrafa, son salidas de Eco Turismo.
Las islas son provinciales e históricamente se arrendaban a tierras fiscales en La Plata, luego pasó al Ministerio de Asuntos Agrarios y más tarde al Organismo de Desarrollo Sustentable (OPDS). Cuando se declaró área protegida, en 1998, el Ministerio de Asuntos Agrarios hizo el arrendamiento a quienes habitaban las islas y producían allí; y realizaban emprendimientos turísticos.
“Hablamos de las riquezas como faunas silvestres, marinas, todo lo que es paisaje tiene dos apreciaciones, que son el intrínseco y objetivo; y el valor subjetivo, que pueden calificar lo que hay en las islas como un
«barro de porquería» o un «ambiente único e incomparable»”, explicó Silvana Cintie indicó que introducirse en las islas y en los humedales nos propone un desafío de repensar la identidad de los partidos de Coronel Rosales, Bahía Blanca y Villarino y sus ciudades cercanas que parecen darles la espalda, tarea imprescindible a la hora de encarar acciones para la preservación y potenciación del patrimonio natural y cultural”.
También recordó que esta obra circula por los establecimientos educativos a través de la Fundación y Asistencia de Animales Marinos donde tienen el programa de educación ambiental, también en Bahía Blanca trabajan desde Guardianes del Estuario, entre otros. El objetivo, es regalar los ejemplares editados del libro a las escuelas y a las bibliotecas populares de Bahía Blanca, Coronel Rosales y Villarino.

Autor: Redacción EcoDias