TECNOLOGÍA AL SERVICIO Instituciones

Fecha: Martes, 25 Septiembre, 2018 - 00:00

Sonidos que comunican

La memoria, la motricidad, la atención y la paciencia son las habilidades desarrolladas por las personas ciegas y disminuidas visuales que aprenden a comunicarse a través de aparatos tecnológicos.

El uso del celular como una herramienta de comunicación, de conocimiento se suma a la hora de los recursos para facilitar la vida de las personas ciegas o disminuidas visuales. La tecnología se pone al servicio de la discapacidad.

Ritmos
“Hay jueves que nos tocan así”, asegura Mariano Ramallo, encargado del área de computación del Centro Luis Braille, quien atiende una vez por semana durante 5 horas a 15 personas, “la situación ideal es trabajar de manera personalizada, por eso no lo hacemos con más de 3 por hora de clase”. Una lista de espera larga queda pendiente de atención, “mucha gente quiere entrar, pero contamos nada más que con este recurso de horas”.
La clase comienza en la puerta misma del aula, un saludo, una silla y enseguida, sale el celular a relucirse como un instrumento a descrifrar. “Esto lo teníamos conversado ya y se lo quería mostrar” cuenta Carlos a la hora de explicar en qué consistió la clase del día. Carlos maneja el celular de una forma muy práctica, ya adquirió habilidades de espera y movimiento, “fijáte que cada movimiento tiene un sonido, eso es lo que tenés que esperar”, apunta Mariano, mientras el celular adquiere vida propia más allá de la pantalla, vida otorgada por quien atentamente aprende a incorporarlo por el sentido del oído y a manejarlo con maestría a través de la motricidad fina. “Practicá un poco, no solo es el comando de voz el que tenés que aprender”, señala el orientador. “Me siento muy bien con este aprendizaje”, confiesa Carlos, que arrancó hace pocas semanas, sin embargo tiene muchos logros, un espíritu curioso, alegre, mucha práctica en su casa y un gran apoyo y contención familiar frente a su discapacidad.
“Lleva tiempo empezar porque hay que configurar el celular, usamos mucho el comando de voz, estos te dan la posibilidad de acceder muy rápido a la información, de una manera sencilla y no dependés tanto de la motricidad fina, que requiere tiempo para desarrollarse porque es bastante precisa”, explica Ramallo. Mientras advierte que los comandos de voz deben manejarse con prudencia, “te podés hacer muy dependiente de ellos, y estás jugado a que haya una buena conexión a internet, que el programa esté bien actualizado, sí es posible ir haciendo más cosas, pero si dependés solamente de esto para manejar el teléfono hay muchos factores que inciden para su buen funcionamiento”. Por eso, recomienda ir desarrollando paralelamente la habilidad motriz, “la búsqueda desde el área de Informática como de las otras que involucran la rehabilitación es lograr la autonomía, que la persona pueda desarrollar funciones sola”. La ayuda es buena si está orientada al aprendizaje, “buscamos que no sean dependientes, si alguien da una mano de forma copada es muy bueno, pero la idea es que la persona desarrolle la mayor cantidad de capacidades por sí sola”.

Recursos
Si bien, los celulares personales son muy convencionales, “algunos son más o menos amigables a los programas de accesibilidad, en general Samsung y Motorola son los que mejor funcionan y son más compatibles con la actividad que pretendemos realizar”. El humor prevale en el ambiente, Oscar llegó, se acomodó suavemente y su sonrisa se tradujo en una sola frase: “mi prima me envió fotos de Almería”. Después de varios mensajes por whatsapp y algunas reflexiones acerca de su gusto por los viajes, Oscar se animó a hablarle a su prima que vive en Madrid, ella viajó en esos días a Almería y le mandó las imágenes a su teléfono. “Sería lindo que pudieras viajar”, sugirió Mariano, Oscar no está muy convencido de poder disfrutar de los paseos en su condición de persona ciega, “hay otros sentidos, podés escuchar, conversar, encontrarte con los olores de esa ciudad”. Un poco de imaginación pone el viaje dentro de las posibilidades, Oscar realizó el árbol genealógico de la familia, estos datos fueron transmitidos a toda la familia, y logró traspasar fronteras y hasta el océano mismo. Le gusta la historia, es un gran conocedor de las batallas, habla del Gral. San Martín, de sus victorias y derrotas, de su vida en Europa. “Qué bien que estás trabajando Oscar, pudiste realizar todo el proceso perfectamente para mandar mensaje por whatsapp”, incentiva y esto pone contento al adulto, “por qué entonces no me mandaste un mensaje durante la semana”, agregó y después la charla se dirigió a las diferencias existentes al momento de hacer una llamada o utilizar el whatsapp, la primera puede generar malestar o inquietud si la otra persona está trabajando y en la segunda, se le da la posibilidad de contestar cuando disponga de tiempo. Estos conocimientos pueden tomarse como “normales” para los nativos de la tecnología, no obstante el apunte ayuda a los migrantes nuevos.
“No hay un celular para personas ciegas, no existe, aunque muchos lo promocionen de esta forma”, advierte Ramallo, tampoco hay una computadora desarrollada específicamente para esta discapacidad. “Cualquier computadora es potencialmente accesible, depende de las preferencias de cada docente o informático, por ejemplo, para mí es más accesible un tipo de programa Windows, que tiene muchas actualizaciones”. Mientras, el aula cambia sus protagonistas, las habilidades rotan desde el uso de google, el comando de voz, la instalación de aplicaciones, el armado de la agenda telefónica de cada persona participante, la práctica de los teclados, y se mezclan con las búsquedas personales, los límites, las posibilidades. Las conversaciones se cargan de aprendizaje, de saberes, de compartidas historias de familia y de deseos, porque quienes llegan están inmersos en sus biografías, transitando las pérdidas, y también en la búsqueda de pertenecer, de estar y de conseguir seguir viviendo, trabajando, estudiando y comunicándose con sus vecinos, amigos y familiares.

REHABILITACIÓN
El Centro Luis Braille se ocupa de la rehabilitación de las personas ciegas y disminuidas visuales, realiza una tarea de compromiso a través del trabajo con profesionales. “Las intervenciones están dirigidas a desarrollar, mejorar, mantener o restaurar la capacidad funcional física y psicológica, mental o social, para que la persona discapacitada visual pueda retomar las funciones afectadas por la pérdida de la visión, con el fin de facilitar su inclusión social”, resumen en su blog, www.braillebahiablanca.com.ar.

Autor: Redacción EcoDias