Escuelas de Karate Instituciones

Fecha: Sábado, 28 Octubre, 2006 - 00:00

Otra forma de aprender

Normalmente se toma al karate como una actividad agresiva, sin embargo resulta ser todo lo contrario ya que se encarga justamente de gobernar la agresión para evitarla a través de un trabajo interior con la persona. De esto habló EcoDias con la gente de la escuela Karate SKIF que funciona en Bahía Blanca.

Evitar enfrentamientos
Alberto Somoza es el profesor de Karate SKIF (Shotokan Karate Do Internacional Federation) y hace veinte años que viene trabajando con distintas generaciones que han pasado por las instalaciones de la Asociación Empleados de Comercio que es donde practican la actividad. Somoza da algunos detalles de lo que significa el karate: “La filosofía es trabajar la parte interna para no llegar a cometer una agresión. Nosotros podemos gobernarla, otras personas no entrenadas no pueden llegar a trabajar para que no ocurran hechos como enfrentamientos de puños. Acá se demuestra maestría, podemos controlar la agresión y de esa manera trabajamos el no pelear”.
Según Somoza todo esto se logra a través de un trabajo de la persona con su interior: “Trabajamos toda la parte interna para que haya una ausencia de ira y de pasiones bajas. Trabajando de esa manera la energía, uno se coloca fuera del alcance de las personas que andan con otras ideas. En vez de combatir, es preferible irse. A otras personas les afecta mucho que les digan alguna barbaridad, nosotros trabajamos el otro lado, trabajamos a las personas como si fueran espejos nuestros”.

El cambio en los chicos
Somoza aclara que el karate es para todas las edades ya que hay adultos de nuestra ciudad practicándolo: “No hay límite de edad porque cada uno trabaja su cuerpo y las posibilidades del mismo de acuerdo a la técnica que a el le conviene”.
Respecto a los chicos Somoza da un pantallazo de cómo entran a la escuela y cómo van modificando su comportamiento: “He tenido alumnos con baja autoestima, otros que son directamente peleadores, chicos con la atención dispersa, con bajo rendimiento escolar, introvertidos y a medida que empiezan a trabajar van modificando todo eso. En un mes son otras personas porque aprenden a manejarse de otra manera, con otros códigos. Muchas personas dicen no ser agresivas pero basta que les digan cualquier cosa e insultan. Nosotros, al contrario, vamos a un entrenamiento para gobernar todas esas cosas. Nosotros podemos trabajar con las piernas, con las manos y lo que vale es la parte humana que es la que gobierna las piernas y las manos”.

Los torneos
Los chicos de Karate SKIF viene de vivir una buena experiencia en Buenos Aires donde compitieron y trajeron medallas para Bahía Blanca: “Trajimos cinco medallas para Bahía que se ganaron en los trabajos de coordinaciones gimnásticas y también en el trabajo frente a frente como es el combate”. Entre las enseñanzas que dejan estos torneos Somoza destacó la importancia de “poder estar en conversación un chico de Argentina con uno de México. Lo que trabajamos los maestros es que todos los alumnos sean como una gran familia”.

Futuros planes
Por último, Alberto Somoza contó acerca de los proyectos que tienen en Karate SKIF: “El año que viene vamos a desarrollar la parte regional. La escuela nuestra está en Suárez, Medanos, Luro y acá. Vamos a trabajar con los chicos, va a haber un ranking. Nos están pidiendo la participación desde distintos lugares de América y que podamos participar con los alumnos es excelente porque en cada viaje los chicos crecen. Es un espacio de contención a nivel social. Se abren centros de distintos deportes y estaría más acertado que todos los chicos aprendieran a cómo comportarse con un código. Porque le tiran una pelota y juegan, pero en ese juego también hay mala intención. Nosotros trabajamos todo eso, acá no puede haber mala intención, y si descubrimos por la mirada que la hay, se trabaja con la persona. No se la separa, no se trata de reprimir sino de encauzar y resolver el problema”.

Autor: Redacción EcoDias