Emprendedores Instituciones

Fecha: Sábado, 3 Noviembre, 2007 - 00:00

Nahuel-Sur

Esta semana conoceremos la intimidad de otro de los proyectos del programa nacional “Manos a la Obra” desarrollado en nuestra ciudad. En esta ocasión, uno dedicado a la confección de artículos de marroquinería.

Como todos los proyectos “Nahuel-Sur” tiene su propia historia, una historia que fue construyendo a medida que se acercaba a la concreción, más allá de las trabas administrativas y los formularios y trámites.
El proyecto consiste en la fabricación de mochilas escolares, bolsos y carteras, y en invierno, camperas y chalecos de manta polar e inflados. Incluye también cartucheras, carpetas forradas, tipo sobres, porta CD, carteras, materos, bolsos, billeteras y cintos.
Quien tuvo la idea y trabajó inalcanzablemente fue Gladys Bigurrarena, titular y madre de Nahuel, de quien surge el nombre: “Justo cuando empezó a andar mal el trabajo que tenía, un día fui a la Municipalidad y vi un cartel que decía que se daban créditos a microemprendimientos de parte de la Nación y había un 0-800. Al lado había otro cartel con el teléfono de CAPME, de la antigua CAPME, cuando era cámara, ya que ahora es Centro Argentino para Microemprendedores”, comenta Gladys.

Cómo llegaron al Manos
Era el año 2004, momento en el que se abrió la convocatoria para participar y muchos bahienses se pusieron a trabajar para generar su propio ingreso.
“Llamé, me atendieron enseguida y me invitaron el miércoles a la reunión que se hacía todos los miércoles en una sala en la Sociedad de Fomento del barrio Bella Vista. Cuando fui me explicaron cómo era la presentación de los proyectos y cómo funcionaba para que aquellos que se habían quedado sin trabajo durante la crisis del 2001, para comenzar a formarse su trabajo genuino”.
La idea original de Gladys era la de confeccionar joggins porque era un trabajo fácil y rápido y lo sabía hacer, gracias a la experiencia industrial que obtuvo con 14 años de trabajo en “Fuego Sur” y 4 años en Gatic S.A. trabajando con máquinas industriales.
Pensando en que lo textil era lo que mejor salida tenía, comenzó la búsqueda del proyecto, una idea que fuera original y se encuadrara en la línea de la confección con maquinarias, la materia en la que mejor se desempeñaba Gladys.
Así surgió la idea de las mochilas al principio, bajo el nombre “Nahuel Sur”: “El nombre es por mi nene que se llama Nahuel y le agregue Sur para identificar a Bahía”.
“Empecé a preparar el proyecto detallando el material que iba a necesitar, cómo lo iba a armar, todos los detalles que necesitaba y convoque a Nélida y Celeste, mis ayudantes y vendedoras que participan en el proyecto conmigo”.
La presentación del proyecto se hizo en el 2004 y el dinero le llegó en octubre de 2006: “Me llegaron las máquinas y al mes siguiente me llegaron las telas, así que recién en noviembre empecé con los moldes porque si bien yo tenia idea, no existen moldes para estos trabajo; así que desarmé mochilas de mi nene y copiaba las que veía en las vidrieras”.
 
Dificultades
El problema al que se enfrentaron las integrantes de “Nahuel Sur” , al igual que todos los emprendedores, fue el de los costos: “El proyecto contemplaba la compra de los materiales acá en la ciudad, pero no se puede competir con los precios. Por ejemplo, yo necesito tafeta, esta tela yo la compro en una tienda de acá al mismo precio que cualquiera y eso aumenta el valor del costo del producto y el precio de costo mío es el de venta en los negocios. Necesitamos poder comprar en cantidad y en las fábricas de Buenos Aires para que los precios mejoren”.

Tareas compartidas
La división de tareas está hecha en función de lo que cada uno aporta al proyecto: “Las chicas que están conmigo venden. Yo fabrico y ellas son las vendedoras. Nélida también hace las terminaciones. Yo mayormente corto y coso. Sacamos un porcentaje de la ganancia, y el resto es para volver a reponer materiales. Para que funcione tiene que ser así, pero también necesitamos los préstamos para poder producir y no quedar estancados con la necesidad de materia prima que tenemos.”
Como proyección de futuro, Gladys nos comentó que la idea que tiene es armar una “miniempresa, para darle trabajo a otras personas, porque esa es la idea de los emprendimientos: estoy segura que voy a llegar a tenerla”.

Autor: Redacción EcoDias