Opinión

Fecha: Martes, 21 Mayo, 2019 - 00:00

La clase media ha muerto

Lo escuché decir a economistas norteamericanos, como una nueva interpretación del imperialismo que se caracteriza por su forma piramidal (mayor concentración en menos manos).
En la cumbre, los más ricos y millonarios que viven de la explotación de los de abajo.
La falta (en la humanidad) de valores éticos y humanos dan lugar a que se desarrollen políticas de destrucción de las clases inferiores.
A la explotación que sufren los pueblos, podemos agregar una nueva súper explotación.
A las clases medias en la Argentina las tuvimos por los años 30 y pico. Mariategui (amauta peruano marxista) supo hablar de “la orgullosa clase media argentina”.
Arthur Miller, gran dramaturgo norteamericano, cuando le concedieron el premio Príncipe de Asturias por su obra, al recibirlo sus primeras palabras fueron: “El teatro ha muerto en Estados Unidos”.
Lilita Carrio en Córdoba dijo: “Gracias a Dios De la Sota murió” y dejó entrever que sacaba ventajas del narcotráfico.
¿Qué explicación nos damos respecto del gobernador de Jujuy Gerardo Morales, de extracción política radical, que encarcelo a Milagro Sala por 49 obras que hizo en pos de los más necesitados?
El efecto piramidal al que hago mención trasladado al plano político, nos está llevando a posiciones fascistas (disfrazadas de democracia).
Me llamaron la atención las elecciones en Ucrania, donde un comediante joven (41 años) alcanzó la presidencia con un 73%. El gobierno de Puerto Rico (inserto en las estrellas de la bandera norteamericana) decidió quitar el idioma ingles y adoptar el castellano como idioma oficial (y como país latinoamericano).
El Banco de la Reserva Federal de Estadios Unidos concede a empresarios y bancos créditos en dólares sin cobrar interés, con el propósito de que se concedan créditos y se reactive la economía inmobiliaria.
Un Nuevo Orden Económico mundial recorre el mundo.
Pregunto: ¿Cuántas elecciones tuvimos a nivel nacional en los últimos 10 años?
Trasladado a escala mundial, ¿existen estadísticas?
Sus conclusiones dan pie con fundamentos a que el capitalismo salvaje nos está llevando a un suicidio y con él a los que conformamos la población de la tierra.
Tenemos 24 provincias, en 5 o 6 hubo elecciones (PASO en la mayoría) y en octubre serán las presidenciales.
Lo que hace Macri no es más que una transferencia de los bienes del país (y de cada provincia) a los más ricos. Se lo quita a los pobres y clase media para dárselo a los más ricos, en primer lugar a sus socios y amigos.
A Alan García, ex presidente del Perú, se lo juzgaría por su vinculación con el escándalo Odebrecht, optó por pegarse un tiro.
Muchos gobiernos americanos surgidos de golpes de estado bajo el padrinazgo yanqui, están tocados e involucrados.
De aquí a octubre en nuestro país fundamentalmente las provincias van a ser afectadas.
Continuamos siendo (como país) una cabeza grande con un cuerpo raquítico.

Autor: Por Aron Berstein