La ESAV en la Biblioteca Cultura

Fecha: Lunes, 1 Diciembre, 2008 - 00:00

Keramos II

En la Biblioteca Rivadavia se exponen hasta el 5 de diciembre una serie de trabajos de los alumnos de la Tecnicatura Superior en Cerámica de la Escuela de Artes Visuales de la ciudad.
 
Las piezas en cerámica de Elba Dell’Arciprete, Liliana Descanio, Gabriel Xillovich, Mabel Vega y Antonela Grosso, todos alumnos de la ESAV, forman la muestra “Keramos II”, expuesta en la céntrica biblioteca de Av. Colón 31.
Esta selección de obras es la continuación de una muestra que se hizo el año pasado, también realizada por alumnos de la carrera de cerámica.
La coordinadora y docente de la escuela es Graciela San Román, quien recorrió con EcoDias los trabajos. “La muestra forma parte de una materia en donde parte del aprendizaje es sacar la obra de la escuela y ponerla en un ámbito extraescolar donde el público -o el cliente cuando se trata de material para vender- lo mira y enfrenta a la realidad, a la gente en general, con una mirada más allá de los docentes. Implica el aprendizaje de lo que es el armado de una muestra o un puesto de artesanos, porque uno lo ve y parece fácil porque está todo como muy limpio, con muchas obras, pero en realidad hay una cantidad de detalles que culminan en lo que es la muestra que hay que saber manejarlos: la difusión, conseguir el espacio, dónde o cómo se van a apoyar las piezas, el catálogo, el afiche, todo eso que tiene que ver con este proceso”.
En el proceso intervienen muchos docentes, entre los cuales unos enseñan a trabajar la arcilla y las distintas pastas, otros con los esmaltes y el color y otros sobre la figura humana, todos componentes fundamentales para la creación de una pieza. “Ésta es una muestra más relacionada con lo artístico, con lo expresivo, pero con tanta fuerza como esto se trabaja con torno, moldes para producción seriada, tiene muchas vertientes. Se hace en el término de los 3 años que dura la carrera, que es poco tiempo para todo lo que hay que aprender… Es darles las bases para que una vez que egresan tengan los elementos para seguir profundizando y seguir buscando”.
La muestra se llama Keramos II porque el año pasado el grupo eligió esa palabra para identificarse. El término significa en griego “tierra cocida” o “barro cocido” que es la esencia del arte de la cerámica.
“Los chicos son cinco con alrededor de dos o tres muestras cada uno. Con los nuevos lenguaje, por ahí la obra no es una sola escultura, hay una lectura de unidad conformada por varias obras, pueden funcionar individualmente cada uno o en conjunto dependiendo de la lectura que le des”.

El proceso y la técnica
El proceso de creación de las piezas comienza con la elección del barro apropiado porque “hay una gran cantidad de barros y arcillas que los chicos en Formación Básica (el primer año en la escuela) aprenden a identificar. A veces un barro es bueno para torno pero no para escultura”.
En base al boceto que el artista tiene en mente, se elige el barro adecuado. Después se modela la pieza que es la parte más larga del proceso. Una vez que está armado el modelado, o sea la parte estética y compositiva, se termina técnicamente; “se ahuecan las piezas porque si las llevamos macizas al horno se revientan, se rompen, tienen una capa de un centímetro y medio como máximo”.
Una vez seca la pieza va al horno, “los chicos tienen una diversidad de hornos para cocinar, porque hay a leña, gas o eléctricos, estos últimos más modernos, aunque en la escuela tenemos solamente a leña”.
Por último, se hornea la pieza, se trabaja el color y va a una segunda horneada. Después de todo esto, en muchos casos ocurre el montaje, que es la mezcla de la pieza en cerámica con otros materiales, como hierro, madera o cualquier otro material que funcione como base o parte de la pieza.

Autor: Redacción EcoDias