27° EDICIÓN Locales

Fecha: Martes, 23 Octubre, 2018 - 00:00

Feria Nacional de Artesanos

En cuatro días de exposición se vivieron jornadas primaverales en la Plaza Rivadavia, el público se concentró alrededor de las producciones y los espectáculos artísticos.

La colorida feria nacional aportó, como siempre, un gran colorido y una inmensa oferta de objetos, adornos y artesanías. El arte en sus diversas expresiones y materiales dejó una gran satisfacción entre los bahienses que la visitaron.

Un clásico
¡Levante la mano quién no se llevó una flor a su casa! Una de las ventas más accesible dentro de los stands que sumaron más de 500, con artesanos locales y visitantes. El punto de encuentro entre Mar del Plata, Neuquén, Río Negro, Puerto Madryn, La Pampa, Necochea, Córdoba, es decir, que el encuentro moviliza personas de todo el país. A diferencia de otros años, el 2018 brindó la oportunidad del disfrute de días soleados, mientras que la lluvia quedó para el cierre del día lunes a la noche.
Para quienes se acercan a la Plaza Rivadavia, el encuentro es una oportunidad de comprar artículos realizados a mano. “Una de las mejores cosas es poder conocer cómo se hacen muchos productos”, marcó Lucrecia, una de las bahienses que estuvo el día sábado en la exposición. “Nosotros vinimos a tomar mate y disfrutar de los espectáculos para los chicos”, dijo Brenda quien asistió con sus dos pequeñas a la plaza. “Me gusta mucho la feria, siempre compro algún producto, vengo siempre”, apuntó Fernanda, que compró una pulsera y un par de aros realizados en madera. “Es muy bueno feriar así, con tanta gente presente, que pregunta precios o cómo trabajamos”, dijo Ricardo, quien exhibía unos cuadros de encastre, mientras a unos pasos, las pinturas se producían con soplete y al otro lado, un dibujante realizaba retratos en vivo. “La convivencia entre feriantes, la charla con la gente, los intercambios son los privilegios que tenemos a la hora de llegar a Bahía Blanca”, reflexionó Mariana, que realiza trabajos al crochet.
Los objetos fueron realizados en diversos materiales, entre ellos se puede contar el cuero, la cerámica, la lana, las telas rústicas, el vidrio, la madera, el símil piedra. Por lo tanto, a un golpe de vista destacaban los cuadros, las billeteras, los mates y las bombillas, las tazas y enseres de la cocina, también herramientas para hacer el asado, los cuchillos, el calzado, las carteras, la ropa, los adornos de diversa índole, desde colgantes, llaveros hasta mandalas y atrapasueños. Se destacaron los juegos didácticos para chicas y chicos, los títeres y las marionetas, que apuntaban al mundo infantil.

La animación
La noche atrapó al público, puesto que el paro de colectivos, obligó a que habitantes de los barrios se retiraran antes de las 22 horas. En cada uno de los días y anocheceres, la grilla de propuestas varió en oferta de música y espectáculos para todas las edades. Los más frecuentes como Pablo Lasala, Serebrios, Tiburones de la Ría y Verde Vibración, congregaron un público seguidor, tal como lo hizo la whitense Masturbanda, Evolución Folklore, La Wafflera, Mafankeque, Cadete Espacial, Quinta Dimensión, Shleper y Compañía Diente de León, Enclave y Wopa. En la cima, Los Fantabulósikos ofrecieron un espectáculo para toda la familia, mientras que La Caracola se dedicó a los más pequeños. Los artistas callejeros realizaron música y shows a la gorra, malabares, guitarra y bandoneón para que los paseantes se conecten con otra faceta de la vida local. Cumbia, ska, rock, afrolatino, reggae, punk, fueron algunos de los géneros que resonaron hasta las medianoches tibias.

ANTICIPO
“Hicimos una previa a lo que va ser el Encuentro Nacional de Estatuas Vivientes”, describió Rubén Dambrosio, para contar cuál fue la participación de la Driada del Bosque, La Luna, Agua de Vida, Fausto, Alegoría y La Exploradora en la feria artesanal. “Fue un lindo encuentro en conjunto con los artesanos, pudimos reunir cinco artistas locales para brindar un espectáculo y hacer la promoción para el próximo encuentro”. Las Estatuas Vivientes tendrán su jornada en el mes de noviembre, por lo tanto, este paseo realizado con los personajes pone, una vez más, de manifiesto el trabajo de los artistas, generadores de más eventos culturales.
“La teatralidad del silencio”, el seminario que produce año a año más personajes de estatuas vivientes, convocará a cinco producciones nuevas y se sumarán diez más, “nos visitarán el 11 de noviembre, en la sexta edición del encuentro”. Las Estatuas Vivientes realizarán la entrega con un fin solidario, este año la recaudación de la muestra artística se realizará a favor de la Escuela de Teatro, instituto terciario público de la ciudad. La Plaza Payró es el escenario elegido para el espectáculo, “no se suspende por mal tiempo, tomaremos las instalaciones del Teatro Municipal si fuera necesario”. El foro de discusión se centrará en “El trabajo en espacios públicos, un derecho”, para ocuparse de las problemáticas que surgen en relación con el derecho a realizar arte en plazas, peatonales, en la calle, que se ha visto restringido en diversos puntos del país. El debate estará a cargo de Mariela Olivera, estatua viviente y gestora del encuentro, Carlos Fos, investigador teatral y un representante de la Asociación de Actores, esta última participación está vinculada con el reconocimiento del quehacer de las estatuas vivientes como hecho teatral. “Actores y actrices componen un personaje que evoca una historia, hay dramaturgia, escenografía, maquillaje, vestuario, y brindan un espectáculo al público”, reconoció. Dambrosio compone el personaje Fausto, “sale del seminario del año 2016, participé del mismo junto a otros artistas, fue una experiencia increíble, en ese momento descubro este hecho artístico puro”. Atrapado por la magia de esta composición teatral, confiesa que “empieza en el mismo momento donde la producción te permite darle forma al personaje, me quedo atrapado hasta que subo a la tarima”. La interacción con el público hace la maravilla de un convivio, de una entrega y de una recepción indiscutible entre quienes admiran y valoran este encuentro.

Autor: Redacción EcoDias