TRABAJO Y DIGNIDAD Bahía Blanca

Fecha: Martes, 10 Mayo, 2016 - 00:00

En defensa de lo logrado

En Bahía Blanca se marchó por el día de las y los trabajadores. Muchas presencias, los colores, los cánticos, las banderas y las luchas en la calle en defensa de los derechos y la dignidad construida en los últimos 12 años.

La cifra mete miedo: 141.542 despidos, entre diciembre de 2015 y marzo 2016. Diversos sectores trabajadores locales marchamos en Bahía Blanca. A igual que en otros puntos del país en
en vísperas del 1ro de Mayo las calles de la ciudad se vieron teñidas de parte del movimiento obrero organizado.
Dos columnas se encontraron en la esquina de Calle Sarmiento y San Martín, la bandera que encabezó la marcha por Sarmiento - Estomba - Chiclana - Donado –Brown - O’Higgins fue la de la CGT local. Antes de llegar a Alsina se pudo ver la bandera de la CTA apurar el paso para para hacer el ingreso a calle Alsina y a la Plaza Rivadavia juntas. Un gesto hacia afuera y hacia adentro de los diversos sectores y organizaciones que salieron a la calle.
Cinco meses de administración Macrista dejaron un agujero literalmente: uno de los sectores más
afectados es el de la construcción, lo siguen la administración pública y el sector de la industria. Del total de despidos el 52% corresponde a trabajadores del ámbito privado y el 48% que resta a empleados del Estado. Los trabajadores con menos calificación y precarizados son los más afectados por los despidos en todo el país. Y todavía hay que esperar lo que piensan hacer con los más de 63.000 contratos de la Administración Nacional sobre los cuales dicen que decidirán su continuidad en los próximos meses.
El clima no es alentador y las voces que se escucharon en las diversas manifestaciones dan cuenta del
repudio a las políticas económicas y sociales llevadas adelante por la administración de Mauricio Macri y redoblaron el aviso de profundizar los planes de lucha con un paro general en caso de que el rumbo no cambie y si no se toman medidas urgentes para paliar la situación social y económica.
Al llegar a la Plaza Rivadavia, en un acto breve, se escuchó a Ana Canullo representante de la CTA que invitada a hacer uso de la palabra, exaltada, remató con un “Viva la clase trabajadora… Carajo!”.
Le siguió el discurso de
Humberto Monteros, Secretario General de UOCRA, y CGT, hizo referencia a que “la única clase de hombres y de mujeres, la única clase que tiene dignidad, la única clase que hay que apostar, que no debe ser variable del ajuste y lo está siendo, es la clase trabajadora”.
También mencionó que en la plaza en la que estábamos, la Plaza Rivadavia, nos encontrábamos en conjunto por el derecho al trabajo y a la dignidad y se ubicó especialmente en la necesidad de unidad de los sectores trabajadores.

Autor: Redacción EcoDias