EL CONSERVATORIO Educación

Fecha: Martes, 3 Julio, 2018 - 00:00

En busca de un nombre

El Conservatorio de Música de la ciudad busca un nombre propio que identifique la historia de la institución.

Una resolución es el impulso para esta acción, que se encarnó en la comunidad educativa del “Conser”, como les gusta llamarlo, y generó un gran buceo histórico, tanto en la ciudad como en la institución. “Cuando llegaba la fecha del Bicentenario de la Independencia, a fines del año 2015 enviaron una resolución desde el Ministerio de Educación, en la misma se proponía que las escuelas que no tuvieran nombre diferente a la nomenclatura numérica pudieran acceder a tenerlo. En ese momento, no llegamos a cumplir con esos plazos. Retomamos la convocatoria este año”, contó a EcoDias su directora, la profesora Silvina Zapata.

Más que fantasía
Entusiasmando a la comunidad educativa, los directivos abrieron la propuesta para que se realicen las postulaciones de los nombres. “Se solicitó que a cada postulante se le sume una breve reseña que explique el por qué supone que esa persona sería importante que designara a una institución educativa en arte. La propuesta contempla diversidad de posibilidades, desde nombres de próceres hasta nóminas más generales, como Independencia, Bicentenario, entre otros”. La única condición es que no puede haber dentro de la provincia dos escuelas con el mismo nombre de fantasía.
La nómina ascendió a 30, posteriormente se seleccionaron los 10 más significativos, que pasaron a una segunda etapa. “No quisimos atomizar mucho la votación, por eso en la etapa final quedaron 5 posibilidades”, explicó la docente. La normativa contempla que si es nombre de persona, tiene que estar fallecida con un plazo mínimo de 10 años, si no es así se pide autorización a la Dirección de Enseñanza Artística (DEA), y ella nos autorizó a ponerlos en la nómina. “También aparecieron nombres de profesores que actualmente están trabajando en la institución, los cuales no podían participar”.

Candidateados
Un nombre es una identidad, aunque se conservará la denominación por número, “la idea está muy buena y es dotar de una identidad diferente a la institución en función de su historia”. En una propuesta democrática, los nombres surgieron de docentes, alumnos y la comunidad, “no salió del equipo directivo, todos fueron propuestos por ellos”.
Los nombres que surgieron fueron Carlos Di Sarli, José Ramírez Urtasum, Carlos Visnivestki, Alberto Guala y Freddy Ravasio. Repasando los elegidos destacados, en primera instancia, Carlos Di Sarli fue conocido bajo el apodo de “El Señor del Tango”, fue director de orquestas de tango, compositor y pianista, marcó un estilo propio en el género, sin embargo, no realizó ninguna actividad vinculada al “Conser”. Alberto Guala fue violinista, director de la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca y del Conservatorio, su intervención fue decisiva para la fundación de la institución. Otro caso fue el de José Ramírez Urtasum, director del coro de la Universidad Nacional del Sur, compositor bahiense; formó parte del plantel de la Orquesta Sinfónica local y también del Conservatorio, en sus inicios.Freddy Ravasio fue pianista del Ballet y profesor del Conservatorio en piano, repertorio y música de cámara.Carlos Visnivestki fue profesor del Conservatorio, solista de oboe en la Orquesta Sinfónica. Promotor y director de la Orquesta y la Banda del Conservatorio, “durante muchísimos años trabajó ad honorem para realizar esta tarea, lo hacía los sábados a la mañana”.Tanto Ravasio como Visnivestki fueron docentes fallecidos hace poco tiempo, “ambos tuvieron los 30 años de carrera docente dentro de la institución, la identificación ha sido muy fuerte”.

Educar desde la música
El Conservatorio de Música surgió como una necesidad de formación para quienes después compondrían la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca, “la comunidad se movilizó para formar la Escuela de Música, que surgió como tal junto con el Arte Dramático. Nosotros, Danza y Artes Visuales funcionábamos en la misma institución. A partir de ese momento, se gestiona en La Plata junto al Conservatorio de allí, el primero de la provincia, y desde ahí el de Bahía Blanca era subsede de éste. El director era Alberto Ginastera y la sede local era dirigida por Alberto Guala”, recordó.
La oferta educativa se inicia con niñas y niños desde los 9 años, en la formación de pregrado, está conformada por 6 años de preparación, los primeros son de preparación inicial y los siguientes medios. También cuenta con una formación para adolescentes y adultos desde los 14 años de edad, “es diferente es la estructura, la formación básica para jóvenes es similar a la infantil, en cambio la de adultos está organizada en tres niveles y es posible realizarla en 3 años”. La formación básica es requisito para el ingreso a la carrera de grado.El total de alumnas y alumnos es de 1.568 para la matrícula inicial, 380 están dedicados a la formación profesional y el resto de los integrantes están abocados a su formación básica. “La concurrencia de adultos es muy alta, alrededor de 900”, los ingresantes por año ascienden a 500 o 600. En el caso de los más pequeños, se inscriben unos 250 en el primer año y se sostiene en la asistencia.
La institución trabaja en forma mancomunada con los equipos de orientación escolar de las escuelas donde concurren habitualmente, “los problemas que los chicos tienen en la escuela suelen replicarse en el Conservatorio, por eso contamos con una comunicación muy fluida con los EOE de las escuelas primarias, tratamos de contener y prevenir situaciones”.La formación básica tiene un régimen de cursado, materias organizadas, correlatividades, “las horas de la semana dedicadas al cursado son bastantes y a eso hay que agregarle las de estudio, momento dedicado a aprender a tocar un instrumento, que es equiparable a practicar un deporte de competencia. El alumno que llega al nivel superior estudia alrededor de 3 a 4 horas diarias con su instrumento para lograr un régimen de cursado común”.
El Ensamble de cuerdas de niños de inicial, Ensamble de cuerdas de Formación Básica de Adultos y el Ensamble de cuerdas de Superior conforman los proyectos educativos institucionales. Estos ensambles están constituidos por los siguientes instrumentos: violín, violoncelo, contrabajo y arpa. Hay un Ensamble de flautas, Ensamble de saxos, la Banda Sinfónica- con los instrumentos de viento, madera, metales y percusión- y la Orquesta Típica en Conserva. “Esta última arranca como un espacio de definición institucional y cuando logra la profesionalización se separaron, y es una entidad propia; el espacio quedó abierto como tango para que participen otros alumnos”.

Autor: Redacción EcoDias