Opinión

Fecha: Martes, 9 Abril, 2019 - 00:00

El capitalismo y su destino

“Yo no le canto a la vida / Por cantarle nada más / Le canto porque ella sabe / De mi largo caminar”

Cruce hace un mes la barrera de los 93 años, encorvado por el paso de los años, ciego, sordo, sentado en mi patio/jardín, abro la tranquera de los recuerdos.
¿Que no son buenos años? De lucha, y si naciera de nuevo elegiría la misma, y con más empeño en lograr que esta especie de animal con inteligencia, llegue a su destino.
Las lluvias, el aire, los vientos, son naturales, así debió ser la paz en la vida del hombre.
Los chinos no sé cuantos años dicen que tienen, los judíos andan por los 5779, los cristianos por el 2019.
Solo sé que nos tocó a quienes vivimos atravesar un periodo difícil de la existencia en la vida.
Que ya en épocas muy lejanas, su inteligencia llevó al hombre a crear un mundo que en nada se parece a los 10 mandamientos de Moisés.
Fuimos malos alumnos, la mayoría vivimos como pueblos -con poca conciencia-, el capitalismo es el infierno que nos dejó Dante en su “Divina comedia”.
Nos impidieron que sepamos que la función social del hombre y su continuidad como especie humana, está en peligro de desaparecer, no por mandato divino, sino por misiles portadores de armas nucleares o bombas atómicas lanzadas desde aviones (tripulados o no).
En la vida de este ser con tanta inteligencia lo malo lo inundó, ha llegado a tanto poder que en vez de llevarnos a una vida en paz, social y humana, nos arrastra a un precipicio.
Y no sabemos que quedará, si sobrevivimos.
No soy profeta, solo trato de interpretar la vida que nos toca vivir.
Estoy atento a todo lo que pasa en la tierra.
Si algo se me escapa es porque el otario que tenemos así lo quiso y en su cuenta se lo cargas (cosas del tango).
Esta especie a la que queremos llegar como “ser humano” está entre esta lucha de “seres humanos y seres depredadores” que no son tantos pero tienen mucho poder.
De niños sabíamos que existía un país llamado China, de grandes sabemos que es la primera economía en la tierra.
Acostumbrábamos a nombrarnos como tierra y no como mundos, pues desconocemos aunque suponemos que hay vida inteligente en algún planeta del mundo.
En la futura reunión de la Unión Europea con China, el sentido común debería imponerse, intercambiemos lo que tú tienes con lo que yo tengo.
Ayudemos a salir del infierno tierra a todos los países que lo necesitan, aprendamos a que es mejor vivir en paz y complementándonos mutuamente que vivir bajo el capitalismo y su estrategia política de vivir en guerras permanentes.
Se agrava la situación del país, ya corren nuevos aumentos que nos harán imposible vivir.
La decadencia del capitalismo como poder hegemónico único, está llegando a su fin, su vía crucis bajo el liderazgo del Dios Trump de Estados Unidos, nos ha llevado a un callejón sin salida.
Un nuevo orden económico mundial abarca cada día más espacio, como dilema a nivel social la clase media va siendo fagocitada por el súper imperialismo.
Las burguesías nacionales, ¿están entrando en crisis?
Existen pueblos y gobiernos en unos 200 países que adoptaron gobiernos antisociales y antipueblos, ¿lograremos cambiarlos?
Si eso ocurre, la humanidad conocerá por primera vez vivir en paz y la primavera social será tan natural como las lluvias, el aire, los vientos a que hago mención.
Ser ciego no me impide ver el futuro, amo el arte y la cultura, leí La guerra y la paz de Tolstoi, a Henry Barbusse, (francés) en su libro “El fuego” sobre como se vivía en el frente francés.
A Erich María Remarque (alemán) en “Sin novedad en el frente”.
Quisiera que los futuros historiadores -al eliminarse las guerras- escriban sobre la paz y la primavera del hombre.

Autor: Por Aron Berstein