Construyendo sexualidades Salud

Fecha: Lunes, 21 Noviembre, 2011 - 05:59

Educar para el placer

Se desarrollaron las jornadas de capacitación “Construyendo Sexualidades, herramientas para trabajar con adolescentes”, en donde el enfoque estuvo orientado fundamentalmente a la posibilidad de poder transmitir a los jóvenes la importancia y su derecho a una sexualidad placentera.

Cuatro encuentros ocuparon las jornadas de capacitación “Construyendo Sexualidades”, realizadas por la Región Sanitaria I en coordinación con la Secretaría de Salud municipal y la Sociedad Argentina de Pediatría.
Las mismas fueron dirigidas por médicas pediatras, un ginecólogo y una trabajadora social con el objetivo de transmitir herramientas sobre sexualidad adolescente, para que luego sean transmitidas a ellos. A las jornadas concurrieron docentes, dirigentes scout, preceptores, promotores de la salud, psicólogos, psicopedagogas, estudiantes de Medicina y referentes comunitarios, entre otras personas que trabajan junto a jóvenes.
En nuestro país existe la Ley 26.150 que promueve obligatoriamente las instancias de Educación Sexual Integral en la Comunidad Educativa y la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable. A partir de éstas se dictaron las jornadas con un enfoque avanzado y diferente a lo que solía enseñarse en décadas anteriores en todo aquello que refiere a los aspectos de la sexualidad y los adolescentes.
Se hizo hincapié en la prevención de enfermedades y de embarazos no deseados, sin embargo, la intención principal fue poner el acento en la importancia de que los adolescentes disfruten de su sexualidad y conozcan el derecho que tienen al respecto.
EcoDias dialogó con Liliana Mellinger, médica pediatra (Mat. Prov. 1797), una de las profesionales a cargo de la capacitación: “Todo esto surge porque pensamos que es muy importante, y por otra parte ya es ley, brindarle a nuestros adolescentes una educación sexual oportuna, integral, y no siempre es sencillo implementarla. Por otro lado, lo que se viene haciendo no nos parece que sea la respuesta adecuada a todo esto, que es yendo a los colegios a brindar charlas que son charlas aisladas, que generalmente es una, y que no satisfacen la necesidad real”.

Más allá de las escuelas
Las leyes están y son importantes en cuanto a un avance en la temática. Sin embargo, lo que todavía falta es capacitar y concientizar a quienes tienen que transmitir los contenidos a los chicos: “Pensamos que la mejor estrategia es trabajar en capacitación para esas personas y no solamente para las escuelas sino que estas jornadas fueron dirigidas a todas las personas que de alguna manera tienen vinculación, contacto o trabajan con adolescentes. Asistieron integrantes de agrupaciones scout, del grupo Envión Líderes Comunitarios, fue bastante amplio y eso nos gustó, estamos muy conformes con la idea. Pensamos que no es solamente una cuestión de información, de hecho tratamos de no enfocarlo de esa manera al trabajo porque en todas estas cosas todos tenemos un saber previo. Para nosotros lo más importante es brindar los espacios de trabajo conjunto y de reflexión para que cada uno pueda aportar lo que tiene y lo que sabe, compartirlo, reflexionar y sacar nuevas ideas”.
El espíritu de las jornadas queda claro cuando Mellinger explica que tanto prevención de embarazo no planificado como de enfermedades de transmisión genital, se dictaron en el último módulo de los talleres: “No es que para nosotros no sea importante, pero también es muy importante educar para el placer”.

Derecho a gozar
Las leyes y actividades de este tipo vienen a romper ciertas estructuras cerradas para lograr no sólo una mejor educación sino también un mayor desarrollo del adolescente en cuanto a vivir su sexualidad: “Venimos con mucho prejuicio y como desconociendo la sexualidad de los adolescentes, y que ellos también tienen derecho a gozarla y disfrutarla siempre que sea de una manera informada, con herramientas como para poder hacerlo sin exponerse a riesgos, una sexualidad segura, sana y placentera. Abordamos mucho al principio qué es la sexualidad, la idea del cuerpo, cómo se puede sentir placer de diferentes maneras, que no todo pasa por el coito porque pareciera que siempre está enfocado en eso. Hay otro tipo de encuentros y otro tipo de formas que también pueden dar placer y gratificación”.
El enfoque, agregó, está dado teniendo en cuenta tres perspectivas que son la de género, la de derecho y la de diversidad. El resultado, dijo, fue exitoso: “El tipo de trabajo y enfoque resultó bastante innovador. La gente se fue como pretendíamos, con herramientas, con material, como para poder después trabajar ellos con los chicos”.
Acerca de las legislaciones, Mellinger señaló que todo tiene que ver con los derechos sexuales y reproductivos acentuando que ninguno es más importante que el otro: “El tema a tener acceso a una sexualidad placentera es un derecho y los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos, los chicos y adolescentes tienen ese derecho y es bueno que ellos lo sepan. Así como también tienen el derecho a acceder a métodos de prevención, una cosa no quita la otra, todos son derechos que tienen el mismo valor, son equiparables”.
El derecho a la no discriminación, a una sexualidad placentera o a la privacidad, los tenemos las personas desde que nacemos. A medida que uno va creciendo, adquiere mayor autonomía en estos derechos y de allí la importancia de concientizar a los adolescentes acerca de que ellos tienen esos derechos: “Son personas, son sujetos de Derecho y estos derechos también los tienen. Por ejemplo, una adolescente puede concurrir a la unidad sanitaria y el médico prescribirle anticonceptivos sin autorización del padre o tutor, a partir de los 14 años”.

Hablar de erotismo
En años anteriores, públicamente o cotidianamente la palabra erotismo estaba vedada para los adolescentes y quizás también para muchos adultos. Pero particularmente parecía como que los adolescentes no pudieran tener sentimientos eróticos. El erotismo es la capacidad de obtener placer y gratificación a través de un encuentro sexual, tema que también se abordó en las jornadas: “El erotismo puede ser enfocado hacia uno mismo o hacia el otro en un encuentro. Nosotros recalcamos que el autoerotismo o lo que se llama masturbación es algo normal y hasta necesario. Es como un ensayo de la primera relación sexual pero con uno mismo donde uno descubre su cuerpo, sus sensaciones e inclusive aprende a conocerse y mejora su autoestima. Eso le va a dar posibilidades de que cuando esté en una relación con otra persona, pueda expresar qué es lo que le gusta, expresar qué es lo que quiere y disfrutar de otra manera”.
La médica Liliana Mellinger recalca que un encuentro sexual no solamente pasa por una relación coital: “Una relación sexual o una relación erótica puede ser un encuentro en una plaza con besos y caricias y puede ser igual de gratificante. A veces parece que la relación coital es como una barrera que hay que atravesar, como que es un certificado que se obtiene una vez que uno la tuvo. En realidad, si no es el momento, no es la persona y uno no está preparado, puede ser una experiencia ni placentera ni gratificante”.
El evento, por su modalidad, no pudo ser multitudinario y sólo convocó a unas cuarenta personas, razón por la cual muchos interesados en asistir quedaron afuera. Por ese motivo ya está pensado hacerse otro encuentro para todos aquellos que pertenecen a la Región Sanitaria I. Acerca de lo que se llevaron quienes participaron, Mellinger concluyó: “De lo que hablamos con ellos cuando se despidieron y cuando les entregamos los certificados, la verdad que se fueron como satisfechos y sintiendo que se llevaban cosas nuevas, herramientas como para trabajar. Creo que les gustó el enfoque de esto, de la educación sexual para los placeres y no necesariamente para la genitalidad”.

Autor: Redacción EcoDias