PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Lunes, 5 Abril, 2021 - 00:00

Dos veces primero

En su edición debut, el PampaDocFest se convirtió en el primer festival cinematográfico presencial del país desde que comenzara la crisis sanitaria.

El Festival Internacional de Cine Documental -Pampadocfest- se realizó entre el 4 y el 6 de marzo último, en el predio del Club Deportivo y Social Colonial de Colonia Santa Teresa, una pequeña localidad agroganadera al sur de la Provincia de La Pampa.
Ese fue el final feliz de lo que comenzó -hace tres años y medio- como uno de los muchos proyectos culturales de la plataforma de periodismo narrativo
Angular y que pudo concretarse con el apoyo del municipio local.
Un largo proceso de gestión y producción -que en parte debió hacerse en plena pandemia-, para conseguir tanto el material fílmico original como los permisos para que los espectadores pudieran disfrutar de los documentales y reencontrarse en un marco seguro.
Proeza que Miguel Roth, miembro de Angular y Coordinador del festival, describe con sencillez y satisfacción: “En cuanto a la convocatoria de gente, se completó las tres noches del festival aún si después de la segunda se puso frío y lloviznó, pero no nos detuvo y no detuvo a la gente y en cuanto a la convocatoria de realizadores documentalistas fue extraordinaria, mucho más para una primera edición”.
“Teníamos la expectativa de cien documentales como muy bueno, a los pocos días los superamos y en menos de tres meses de convocatoria fueron 328 documentales de 36 países diferentes.”
Una abultada cantidad, que fue sometida a una laboriosa selección por los organizadores y el jurado, hasta que quedaron los 20 títulos de la competencia oficial que fue ganada por: El Infierno de Raúl De La Fuente -España, Sierra Leona-, como Mejor Cortometraje Documental; Pez Dorado Pez africano de Thomas Grand y Diop Moussa -Senegal-, como Mejor Largometraje Documental y Sembradoras de vida de Álvaro y Diego Sarmiento -Perú- , como Mejor Documental Ruralidad Latinoamericana; una categoría especialmente representativa del espíritu de la muestra.
Sorprendente la diversidad de orígenes de los ganadores, que el Coordinador destaca: “Hubo propuestas de todo el mundo lo que es muy bonito, que gestado desde el pueblo llegaran materiales de Egipto, de Irán, de toda Europa y Sudamérica, Estados Unidos, Canadá, México”.
Aunque no todo pasó por la gran pantalla: “También hubo un gran despliegue en el pueblo para alcanzar la presencialidad, porque fue el primer festival de cine presencial de lo que va de la pandemia en la Argentina -obviamente el primero en la provincia- que se logra gestar así y otro despliegue enorme en lo que fue el escenario y el patio de comidas, porque hubo una propuesta para que productores de la zona tuvieran un espacio ferial para que presentaran sus cosas sin costo y patio cervecero y se movió muy bien y la gente que participó estaba muy contenta”.
Y el objetivo principal se cumplió, porque: “Nos volvimos a ver e hicimos un marco para una propuesta cultural distinta con cine documental y música en vivo, que fue agradecida por los vecinos, que se sienten muy a gusto con la propuesta que fue cuidada en un montón de aspectos. Queríamos que funcionara así para demostrar que del pueblo pueden salir grandes proyectos y que generar una reactivación de diferentes maneras y un encuentro y eso fue lo que se vio”.
Una verdadera fiesta, oficialmente declarada de interés legislativo y de interés cultural, lo que junto a la alegría de los organizadores y la participación de los vecinos auguraría una bienvenida edición 2022.

Autor: Redacción EcoDias