DESARTICULAN UNA NUEVA MAFIA Locales

Fecha: Martes, 23 Julio, 2019 - 00:00

Detienen al Rey de las Rosquitas

En un operativo sin precedentes, el municipio de Bahía Blanca puso fin a las andanzas de un grupo de mujeres que comercializaban rosquitas en la vía pública sin las correspondientes habilitaciones.

Bahía Blanca no da para sustos en este invierno. A las dificultades para calefaccionarse por las altas tarifas del gas y la electricidad (por suerte, el exceso de uso del gas se pagará en el próximo verano), el aumento del transporte público de pasajeros, el desperfecto en el polo petroquímico, el apagón justo el Día del Padre (para ser exactos, todavía no estábamos en invierno), Cristina que pone un presidente para manejar a gusto y piacere, los radicales que no saben de qué disfrazarse con el travestido peronista Pichetto de candidato a vice, la inflación que no baja ni siquiera en los pronósticos del Fondo Monetario Internacional, nos viene a pasar justo a nosotros esto con las rosquitas.
Se necesita 1 kg harina 0000, 50 g de levadura, poquito de manteca, puñadito azúcar, ralladura de limón o esencia de vainilla, agua tibia, aceite y/o grasa para freír, azúcar para rebozar. Y un municipio con determinación para los controles, no importa la talla del que esté enfrente.

Qué fue lo que pasó
Sábado. Partido de básquet en Villa Mitre. “Detienen al Rey de las Rosquitas”, dice Azpilicueta. Francisco (no el Papa) sueña que por fin las mafias de la droga que tan bien conoce “el” periodista sufrirán una derrota. No, nada que ver.
El marco lo dio el propio intendente, a través de su director de Fiscalización, José Montanaro: “Las invitamos a registrarse en la Municipalidad y vender productos registrados”.
Todo comenzó el sábado 6 de julio cuando en un operativo de calle se decomisó la mercadería que un grupo de mujeres vende como medio de vida. Junto a la producción de rosquitas, les fue secuestrado el mobiliario con el que se instalaban en la vía pública.
"Toda la mercadería quedó a disposición del Juzgado de Faltas. Se va a determinar, de acuerdo con la investigación, si hay algo más detrás de esto o es sólo una venta ambulante", sentenció Montanaro.
Las trabajadoras acudieron al municipio a pedir respuestas para poder seguir trabajando. El único infraccionado, finalmente, fue el propietario de la camioneta que realiza fletes a bajo costo. “Queremos hacer las cosas lo mejor que nos sale, queremos trabajar, dignamente… Solamente queremos trabajar”, manifestaron a la prensa.
La discusión sobre los trastornos gastrointestinales que eventualmente pudieran sufrir quienes ingieren estos alimentos, cuya fabricación y origen es de público conocimiento, se diluye ante la consideración de los riesgos de vivir sin controles en una ciudad bordeada por un polo en empresas petroquímicas.

Autor: Redacción EcoDias