HIPOACUSIA Salud

Fecha: Lunes, 22 Junio, 2015 - 00:00

Cuantos menos, mejor

Se realizó una nueva edición de la Campaña de Detección Precoz de la Hipoacusia Infantil. La misma tuvo lugar en los hospitales Penna y Municipal y en el Colegio Oral del Sur. Se informó que fueron pocos los niños atendidos lo cual es una buena noticia ya que significa que se están realizando los controles correspondientes en tiempo y forma.

En diciembre de 2014 publicábamos en estas mismas páginas una nota sobre los resultados que arrojó la Campaña de Detección Precoz de la Hipoacusia Infantil la cual volvió a realizarse y se repetirá a fines de 2015.
Esta vez y ya con los resultados en la mano, se destacó que no se hayan atendido muchos niños debido a que eso significa que los controles previos se llevan a cabo como corresponde.
La campaña fue auspiciada por la Secretaría de Salud municipal y la Comisión Municipal de Salud Auditiva de la ciudad de Bahía Blanca, al tiempo que la organización corrió por parte de la Escuela de Sordos e Hipoacúsicos Nº 513, el Colegio Oral del Sur y las unidades de Fonoaudiología de los hospitales Penna y Municipal.
Justamente, la asistencia se brindó en ambos nosocomios y en el nombrado Colegio Oral del Sur.
Cada paciente fue evaluado en su conducta auditiva y se desarrollaron mediciones de otoemisiones acústicas a niños de 0 a 6 meses que no hayan recibido ese control al momento de nacer o bien sobre niños que se sospecha que pueden tener hipoacusia.
La licenciada Diana Sueyro es la jefa del área de Fonoaudiología del Hospital Municipal con quien también hablamos por la campaña de diciembre de 2014: “Esa fue la última que hicimos porque las otoemisiones acústicas y la detección precoz se tiene que hacer obligatoriamente por ley en el momento en que los chiquitos nacen, antes del alta hospitalaria, dentro de las 36 o 48 horas de nacida y en el caso de los bebés prematuros cunado le dan el alta hospitalaria.
El refuerzo que estamos haciendo desde la municipalidad, la Secretaría de Salud a manera de promoción, las dos escuelas de sordos de Bahía Blanca que colaboran con nosotros, es para ayudar a aquellos chicos que por algún motivo fueron dados de alta y no se les hizo el estudio. O que habiendo dado negativo fueron al médico, por algún motivo se demoró y no pudieron hacer el segundo control de otoemisiones acústicas. Por eso es que se hacen dos por año”.
En relación al dato de que fueron pocos los chicos estudiados y esa es una buena noticia, Sueiro explicó: “Sí, a lo largo de los años la cantidad de gente que concurre a estas consultas, a estos días de campaña, es menor lo cual para nosotros es muy bueno porque entendemos que se están haciendo las cosas como corresponde, que los chicos son atendidos en las maternidades antes que le den el alta y que el segundo control se puede llevar a cabo. Para que te des una idea, el segundo control de oteoemisión acústica en aquellos chicos que dio negativo, se hacen al mes. Las maternidades privadas se los citan a los consultorios de los circuitos, y se los hacen ahí. En el hospital Penna los citan alrededor de los 20 días que es cuando las mamás tienen que ir a buscar el estudio metabólico de sangre que les hacen a los chicos, comúnmente llamado por las mamás: la pruebita del talón, porque es de donde le sacan sangre.
Entonces como van alrededor de los 20 días a buscar el resultado, aprovechan y les hacen el segundo control”.
Más allá de ese aspecto positivo, hay algunos problemas que impiden un normal trabajo a la hora de hacer los estudios obligatorios: “Otro drama grande que hay es que nacen muchos chicos y hay pocas fonoaudiólogas. Si bien hay equipo, hay dos fonoaudiólogas nombradas de planta nada más en el hospital Penna”.
Las residencias médicas, comentó Sueyro, traerán una solución en ese sentido ya que se podrá contar con más profesionales médicos de la especialidad.
Como ya se dijo, este tipo de campañas se destinan a bebés de 0 a 6 meses de vida: “Si, por eso lo hacemos en ese momento. Después de los 6 meses se sigue estudiando por supuesto pero se hace con otras pruebitas sonoras porque muchas veces el chico está despierto, no se deja, molesta y demás”.

Vital para el desarrollo
Otro aspecto de la reciente edición de la iniciativa, es que no arrojó ningún caso que presente patología: “En diciembre sí hubo un caso de una bebé que ya tenía cuatro meses, que había dado negativa la vez anterior y que es sorda de ambos oídos”.
Con el apoyo de la Comisión de Salud Auditiva, se logró equipar a la nena de audífonos en ambos oídos pero uno de ellos fue extraviado en un colectivo y a pesar de la difusión que se hizo para recuperarlo, no fue devuelto: “O realmente no lo encontró nadie, lo pisó, se rompió y se destruyó porque el que encuentra un audífono de un bebé recién nacido sabe que ni siquiera le sirve para nada”.
Finalmente una profesora donó el audífono faltante al que se adecuó para el oído de la pequeña: “Ya está haciendo la estimulación temprana y todo lo que corresponde”.
Volviendo a la campaña en sí y al éxito de la misma, en ello mucho tiene que ver la toma de conciencia por parte de los padres: “Sí, los papás son muy conscientes y en realidad tiene que ver con la conciencia general porque a los papás se les insiste mucho porque lo escuchan en todos lados, lo escuchan por la tele o por la radio o lo leen en los medios o en las propagandas y demás pero ya todos los pediatras esto por supuesto que lo saben. Realmente la conciencia es muy importante y todos los papás van. Pero lo más importante es que todos los estudios se están haciendo en el momento que se tienen que hacer porque la importancia de esto es efectuando en el momento del nacimiento, en las poquitas horas de nacido porque uno tiene tres meses para completar los estudios que hagan falta para poder certificar, la otoemisión acústica es uno de los tantos estudios que se hacen”.
Con el certificado que confirma sordera se puede equipar al niño con los audífonos correspondientes en un momento importante como es el de la aparición del lenguaje: “Entonces a un hico al que se lo habilita a oír, no se lo rehabilita, se lo habilita a oír con un equipo a los seis meses, va a tener un desarrollo del lenguaje normal, sin ningún retraso digamos. En cambio los chicos que son detectados al año, al año y medio, a los dos años, ya comienzan con un retraso”.
Por esta razón es que los controles que se deben realizar por ley, y este tipo de campañas, resultan vitales: “Lo que sí es importante destacar que estas campañas se hacen con la colaboración voluntaria de colegas matriculados en el colegio profesional pero que ponen sus equipos particulares”.
Sueyro señaló que sería muy bueno contar con un equipo propio y adelantó la próxima campaña: “A fin de año, normalmente nosotros la hacemos en noviembre, el año pasado por una cuestión operativa porque la fonoaudióloga que iba a prestar el equipo podía el día 1 de diciembre por eso se hizo en esa fecha. Este año vamos a repetir a pesar de que disminuya la cantidad de gente que va que es señal de que estamos trabajando bien”.
En el mientras tanto se continuarán haciendo tareas para generar más toma de conciencia: “Seguimos haciendo concientización y por supuesto que se sigue insistiendo porque en el hospital Penna se hacen permanentemente estos estudios porque los chicos nacen de enero a enero y de lunes a lunes. Entonces se hacen permanentemente y en los hospitales privados de la ciudad también se hacen siempre”.

Autor: Redacción EcoDias