Educación

Fecha: Lunes, 19 Diciembre, 2016 - 00:00

Con la cabeza en las ciencias

La Escuela 56 de Paraje La Hormiga y el Museo de Ciencias cerraron filas para compartir experiencias y contenidos de marzo a noviembre. El Museo se trasladó al aula del paraje La Hormiga y creó 25 kilómetros de conocimientos.

“Tengo entendido que es el único museo de Bahía Blanca que lo hace. Nosotros lo hacemos hace cinco años porque notamos esta necesidad de las escuelas, cuando se enteran que vamos aunque sepan que las temáticas no serán las mismas si nos visitan se van preparando para nuestra propuesta”, contó a EcoDias la directora del Museo de Ciencias de la ciudad, Liliana Dascanio. “Es un proyecto el taller Con la cabeza en la ciencia, el museo visita tu escuela, lo venimos planificando desde hace unos años. La iniciativa surgió desde un congreso que organizamos en el Museo de Ciencias, que actuó como sede, había gente del Consejo Internacional de Museos (ICOM). En el mismo conocimos a un profesional de la educación de La Plata, nos presentó un proyecto donde se iba a escuelas de Gonnet, no eran escuelas rurales pero sí carecían de la posibilidad de viajar entonces el museo se acercaba a ellos, justo en un momento donde en Bahía se empezara a dar que las escuelas nos llamaran para pedirnos micro o nos avisaban que no podían venir”.

Tan cerca
“Con la escuela Paraje La Hormiga pasó algo particular porque primero vinieron ellos a conocer el Museo, después fuimos una vez con este taller, como a la directora le gustó mucho y por eso nos propuso hacerlo de manera programada a lo largo de todo el año. Redactó un proyecto y lo elevamos, surtió efecto y fue aprobado. No es tan fácil acceder al lugar pero tenemos la posibilidad que desde Cultura nos lleven con un vehículo. Este año la coordinadora de los museos, Marina Fuentes, decidió ir para conocer la escuela se enganchó tanto que fue otras veces a llevar alguna actividad y participó del cierre” describió Dascanio.
Los recorridos científicos llevados a la escuela suman más de cinco años, “no es lo mismo que las escuelas vengan al Museo y vean las salas, cómo están armadas, pero de todos modos alguna actividad les podemos llevar. Armamos este taller para ir de vez en cuando a una escuela. Y lo seguimos haciendo, una vez por semana, todos los viernes vamos alguna escuela”. Las propuestas pedagógicas que se ofrecen son dos: Educación Ambiental y Experiencias físico- químicas, “ambas son muy entretenidas y son una forma de que a través del juego le vamos transfiriendo los conceptos”.
En cuanto al cierre, la directora comentó que “desde el Museo hicimos un racconto de las actividades que se habían hecho a lo largo del año, que fueron todos talleres de Educación Ambiental, una vez por mes en lo posible los primeros viernes de cada mes, llevábamos la temática según el calendario ambiental. Es diferente la maniobra porque allí hay chicos de varias edades, desde jardín de infantes hasta el último año de escuela primaria. Por eso lo preparamos para que sea accesible a todos”. La oferta educativa de la escuela vecina, tal cual lo hacen las escuelas rurales de la provincia, cuenta con un servicio de formación desde los 5 hasta el último año de primaria. “Nos ha sorprendido porque la ida a la escuela implica un vínculo con la directora, una coordinación con ella previamente a nuestra visita. Ella prepara a los chicos, pasamos material y acordamos contenidos y conceptos”.
Después de los encuentros, durante un año de trabajo conjunto, se decidió un cierre donde “unificamos todos los conceptos, todos los lemas en los que habíamos trabajado mes a mes. Fue sorprendente porque los chicos se acordaban perfectamente lo que habían hecho en cada uno de los talleres, fue muy agradable estar con ellos y la directora Débora una divina, a quien le agradecemos muchísimo que nos abra las puertas de la escuela y siempre con la idea de seguir apostándole a estas visitas”. Con una experiencia de dos años de visitar y construir en esta escuela rural, desde el Museo piensan volver, “pensamos seguirlo porque ellos nos están esperando con una nueva actividad”.

EN RECUPERACIÓN
Después de sufrir un incendio intencional, el Museo de Ciencias piensa en recuperarse de las pérdidas. “Estamos intentando por diferentes vías poder conseguir la reparación, tenemos proyectos pero todo va a depender de que se pueda o no se pueda arreglar el salón de usos múltiples o poner en condiciones el galpón grande que también está en el parque y le pertenece al Instituto Cultural. Estamos trabajando en eso”, declaró Dascanio.
“Nos hemos presentado con proyectos a convocatorias de la provincia, al Ministerio de Tecnología e Innovación. Hicimos la presentación de un anticipo, lo que se llama ip, a la autoridad de aplicación para después presentar el proyecto bajo esa aprobación al Ministerio de Tecnología e Innovación, es un mega proyecto que está muy trabajado”. Esta etapa trajo para los integrantes de la entidad municipal más esfuerzo y preparación, “nos formamos en gestión cultural, y presentamos un final con este tema. Esperemos que pueda darse porque implica varios actores, la comunidad es el actor más importante. Tenemos muchas esperanzas puesto en esto”.

Autor: Redacción EcoDias