OBRA QUE ACOMPAÑA Instituciones

Fecha: Martes, 6 Noviembre, 2018 - 00:00

Comienzo, final y nuevo comienzo

Infinito por Descubrir y Traficantes de Palabras impulsan narraciones con un fin benéfico.

“Érase una vez” da inicio a cualquier narración maravillosa, que siempre termina en un “Colorín Colorado”, sin embargo, en Infinito por Descubrir ambas expresiones marcan el comienzo de una acción que acompañará a niñas y niños internados en el Hospital Municipal, la obra sí será maravillosa.
“Queremos generar espacios de encuentro, deleite y re-significación de la palabra tanto con los chicos como con los adultos”, cuenta Sebastián Luce, uno de quienes llevan adelante la gestión de Infinito por Descubrir Bahía Blanca. “El sábado 20 hicimos el primer encuentro de cuentos y narraciones, el evento Érase una vez inauguró una jornada para chicas y chicos, la segunda parte Colorín Colorado fue el cierre de la propuesta, al siguiente sábado”. El centro educativo tecnológico tiene un poco más de un año de convivencia en la ciudad, y ya se volvió un clásico entre los más jóvenes, niñas y niños de 6 a 18 años.
Parados bajo la consigna, “porque estamos hechos de historias que nos contaron, que contamos”, los infinitos se encontraron con Traficantes de palabras, “son un grupo de narradores, que entre otras cosas van al Hospital Municipal los días domingos y cuentan cuentos a los chicos internados en Pediatría”. Las almas inquietas suelen coincidir en tiempo y espacio, por lo tanto, no llama la atención la inmediata búsqueda conjunta de qué hacer, una meta que pronto se marcó con la solidaridad y el acompañamiento. “Esta actividad conjunta, forma parte de los esfuerzos de Infinito por Descubrir Bahía Blanca iniciados para acercar cuentos, leyendas, historias y mitos a los chicos internados en el Hospital Municipal Leónidas Lucero y que ahora se expande para tener impacto sobre el resto de la comunidad”.
Marisa Nuñez, una de las líderes de Traficantes de Palabras, lleva adelante junto a otros colegas narradores una nave de cuentos y narraciones, “hicimos un trabajo de campo en el Hospital Municipal para conocer cuáles eran las necesidades del sector de Pediatría, queríamos inspirarnos para hacer un taller, desde esta idea salió Audiocuentos”. Pequeños relatos fueron compilándose en Fitz Roy 682, y a esto, se sumaron donaciones de reproductores de mp3 y mp4, “esto nos ayudará a difundir los audiocuentos entre chicas y chicos internados”. Estas ecuaciones que suman, hicieron que Traficante de Palabras e Infinito por Descubrir lograran una sociedad interesante. “Charlamos un tiempo, cómo podíamos compatibilizar ambas iniciativas, y desde allí se dieron estos dos encuentros”, la pretensión es mayor, y frente a la convocatoria exitosa, las ideas van creciendo. “Queremos hacer más audiolibros y también cuentos en fanzine digitales para donar al Hospital, de paso Traficante de Palabras va replicando su tarea y puede sumar más narradores”, la obra es generosa y el fin excelso, “armamos este micro-taller de dos encuentros, Érase una vez y Colorín Colorado”, ambas invitaciones fueron informales, escapaban de las obligaciones de agenda, puesta la mirada en el disfrute y los deseos de llegar a niñas y niños que están transitando problemas de salud otorgando acompañamiento y alegría frente al padecimiento.

Mecánica
En ambos encuentros, las traficantes impulsaron la actividad grupal, “en torno a las narraciones de cuentos, compartida con chicos y adultos, se logró un clima tremendo”, describió Luce. “La participación de los adultos fue genial, la experiencia, al principio, la hacemos de manera conjunta con los chicos, fue como volver a ser chico otra vez”, este inicio marcó una tarde de historias donde madres, padres, abuelas y abuelos se coparon contando y riendo. De esta forma, se convirtieron en parte importante del proyecto realizando un aporte valioso a la causa.
“Estuvo re lindo el comienzo de la actividad”, la propuesta se realizó en dos bloques, uno de 14 a 16 y el segundo de 16 a 18 horas. También se repitió esta frecuencia al siguiente sábado. Después del ablandamiento narrativo, del esparcimiento literario que sembró la memoria, llegó el momento de que los chicos y las chicas realizaran actividades dentro del centro. Existieron diferentes opciones, en Fabricuentos, se prepararon nuevas formas de contar a través del recurso multimedial; Audio cuentos, atravesados por el sonido y las ciencias permitieron la conservación y recreación de cuentos, mientras que en Minilab, fue el espacio para los cuentos con lupa. La propuesta para los adultos continuó de la mano de Traficantes de Palabras, con actividades para descubrir y explorar las habilidades en la lectura y el rol de la palabra como mediador, con la posibilidad de unirse al grupo "Cuentos de las buenas noches". Las dos entregas dejaron como producción una amplia diversidad de materiales y mucho entusiasmo por la obra realizada.

DE PUERTAS ABIERTAS
Cada semana que comienza en Infinito por Descubrir se invita a chicas y chicos a sumarse a sus talleres, acordáte que si tenés entre 6 y 18 años podés asistir a realizar alguna propuesta o llevar tu proyecto para concretar en Fitz Roy 682. Multimedia es un taller de diseño en 3 dimensiones, para explorar creando y animando personajes y escenarios, mientras que en el salón Ciencias, hay una Huerta para hacer reverdecer y Bioplásticos, donde todo plástico es biodegradable. Sonido, para la percusión y el ritmo, Fabricación te propone construir maquetas de ciudades, también el taller 0800 Fabri, construyen herramientas y objetos para quienes realizar tareas en el Vivero Rayen Piuken, donde trabajan personas con discapacidad. Minilab está realizando un tradicional trompo con materiales reciclados y el proyecto Pelos locos, hace personajes de tierra para hacer crecer pelos verdes. Finalmente, el Exploratorio, es el lugar para compartir tu historia favorita. “El programa busca generar en niños y adolescentes pasión por aprender, desde un espacio lúdico y flexible”. El centro educativo tecnológico es público y gratuito, y te espera para concretar proyectos y sueños, compartiendo la experiencia con personas de tu edad, también contarás con la orientación de guías que acompañan los procesos creativos. Se encuentra abierto de martes a viernes de 9 a 13 y de 14 a 18 horas, los sábados de 14 a 18 horas.

Autor: Redacción EcoDias