VACUNACIÓN 2019 Salud

Fecha: Viernes, 3 Mayo, 2019 - 00:00

Antes del invierno

Comienza la vacunación antigripal en las unidades sanitarias, centros de salud y centros de vacunación. Es un buen momento para prevenir y actualizar el calendario.

En el marco de la Vacunación en las Américas 2019, comenzó la inmunización para combatir la gripe. “En toda la provincia estarán disponibles más de 1.700 vacunatorios para llevar adelante la campaña de vacunación antigripal”, anunciaron desde el organismo provincial de salud. A nivel local, están abocadas a la tarea las unidades sanitarias, los centros de salud y los vacunatorios.

Quiénes
La vacunación antigripal está recomendada para los y las pacientes, que están registrados en el programa de Patologías Crónicas. También deben inmunizarse las personas de 2 a 64 años que presenten factores de riesgo como enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, obesos con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, pacientes con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses. Asimismo, los familiares conviviente de enfermos oncohematológicos, quienes presenten retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad, síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves, pacientes en tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años y convivientes de prematuros menores de 1,5 kilos.
Otro grupo de riesgo lo constituyen niñas y niños que tengan 6 a 24 meses de edad, como así también están alcanzados los mayores de 65 años, las mujeres embarazadas, puérperas y personal de salud. Por supuesto, que las personas que concurran con orden médica con diagnóstico médico serán inmunizadas. La vacuna genera anticuerpos en un periodo que va de 10 a 15 días posteriores a la aplicación.

La enfermedad

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Al igual que otras infecciones respiratorias, se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones. Esta enfermedad se manifiesta con fiebre mayor a 38º C, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado. En las niñas y niños pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea, irritabilidad o somnolencia. Los síntomas gripales suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.
La gripe no está considerada como una enfermedad mortal, sin embargo, ha demostrado a lo largo de la historia que puede generar grandes catástrofes y víctimas. En 1918, al final de la Primera Guerra Mundial, produjo entre 40 y 50 millones de vida, catalogada en ese momento como una pandemia se supo que la enfermedad es muy contagiosa y se propaga rápidamente de una persona a otra. De 1918 a 1928, el mundo enfrentó el desafío de estudiarla a fondo para poder combatirla, ya que se contaba con muy pocos recursos y medios de salud pública. En el mes de abril de 2009, un nuevo foco de la enfermedad surgió en México, fue la cepa A del subtipo H1N1, el mismo que provocó la gripe 90 años antes. Se cree que se generó en los cerdos primero, y luego, se transmitió a las personas, y su propagación fue por transmisión interhumana, alcanzando casi todos los confines del mundo. Argentina se vio afectada por la misma, y es recordada por la cantidad de consultas médicas, las largas internaciones y cuarentenas; ese año una de las medidas tomadas para la prevención del contagio fue la extensión en más de un mes del receso invernal en las escuelas.
“Actualmente, la ciencia comprende mejor los virus gripales, estos evolucionan y mutan constantemente”, aseguran los expertos en salud pública de la Organización Mundial de la Salud, quienes declararon un año y medio después que este tipo de gripe había cesado. “Este hecho demostró que en cualquier momento y lugar se puede desencadenar una pandemia gripal”. El brote se cobró la vida de 200 mil individuos, muchos de ellos jóvenes que no eran considerados previamente en riesgo. La gripe es una gran preocupación para las políticas públicas de salud porque conlleva muchos cuidados a la hora de la hospitalización y las consecuencias, en esta situación, pueden llegar a la muerte. La entidad internacional apunta que de 2 a 3 millones de personas enferman a causa de la gripe cada año. “La vacunación sigue siendo el método más eficaz para reducir la mortalidad y morbilidad de la gripe”.

¡A PREVENIRLA!
Medidas de higiene personal y social son simples hábitos que ayudan a prevenir el contagio, por lo tanto se recomienda el lavado de manos con frecuencia, la limpieza de los picaportes y los objetos de uso común, el ventilado de todos los ambientes y no compartir cubiertos ni vasos. Frente al estornudo o la tos, es mejor cubrirse la boca y la nariz con el pliegue del codo, y no hacerlo con la mano.

Autor: Redacción EcoDias