LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 11 Junio, 2019 - 00:00

Aladdin

Siguiendo con el plan de reversionar casi cada largometraje animado de su larga lista de producciones, Disney ha estrenado esta Aladdin live action, aunque esa “acción en vivo” tenga un porcentaje altísimo de CGI en la ambientación, los personajes y los efectos.
El director elegido fue el británico Guy Ritchie, pero su estilo no se percibe en absoluto y salvo la introducción que recuerda vagamente la fuente de la trama -la recopilación de cuentos tradicionales de Medio Oriente conocida como Las mil y una noches-, lo demás proviene de manera directa de aquella Aladdin (Ron Clements, John Musker; 1992) que junto a otras animaciones realizadas desde finales de la década del 80 recuperaron el prestigio y sobre todo la economía alicaída de los estudios del Ratón Mickey.
Cuando se dieron a conocer las primeras imágenes del film, abundaron bromas y memes sobre el aspecto del genio interpretado por Will Smith, pero se ve a su intervención como uno de sus mejores aspectos, porque supo hacer suyo al personaje, entre un elenco elegido por su parecido con los “viejos dibujitos”.
Y los espectadores volvemos a la ficticia ciudad de Agrabah, donde Aladdin trata de sobrevivir con pequeños hurtos junto a su inseparable monito Abu y en una de tantas correrías salva a la bella Jasmine de ser castigada por regalar unos panes que no le pertenecían.
Un flechazo inmediato y un romance imposible porque ella es la hija del Sultán, aunque el ladronzuelo encuentra una alfombra voladora y una lámpara mágica que encierra un genio capaz de concederle tres deseos y cambiar las vidas de todos.
La misma fantasía árabe aderezada con canciones de Alan Menken, aunque presentadas con una estética mucho más abigarrada y coreografías complejas al estilo Bollywood.
La inevitable comparación inclina la balanza hacia la versión previa por concisa y porque la magia animada lucía más efectiva, aunque esta ofrece momentos disfrutables - como la secuencia entre los créditos principales- y un desenlace que consigue emocionar.
Solo falta agregar la queja -ya inútil- por el doblaje, que escamotea las inflexiones de voz de los intérpretes en los diálogos y canciones.

Dirección: Guy Ritchie
Guion: John August & Guy Ritchie
Fotografía: Alan Stewart
Música: Alan Menken
Intérpretes: Will Smith, Mena Massoud, Naomi Scott, Marwan Kenzari
Origen: USA - 2019
Clasificación: Apto para todo público, con reservas

Autor: Silvana Angelicchio