LA CRITICA Cine

Fecha: Lunes, 13 Noviembre, 2017 - 00:00

Yo soy así, Tita de Buenos Aires

Las ficciones biográficas escasean en la cinematografía argentina, porque no se consiguen permisos del protagonista o su familia; porque la recreación de época requiere un presupuesto amplio o por la combinación de ambos.
Así quedaron por el camino la dedicada a Alberto Olmedo o Ringo Bonavena entre otras, pero Teresa Constantini se animó a la de Tita Merello con guion propio y una estructura similar a la que Claude Lelouch usó para abordar la vida de La Piaf en su melodramática Edith y Marcel (1983).
Imposible abarcar noventa y ocho años agitados en un par de horas, por lo que la acción comienza en la década del veinte con la adolescente Laura trabajando -por pocos pesos y muchas humillaciones- como corista en el Teatro Ba-ta-clan; sigue su ascenso como cantante y actriz como Tita hasta finales de la década del 50 y paralelamente, su complicada situación familia y sentimental. En particular su tumultuosa relación con Luis Sandrini, el gran amor y el gran dolor de su vida.
Abordar una personalidad y un carisma semejantes hacía, que el proyecto dependiera de la intérprete y la directora acertó en su elección, aunque en principio no fuera evidente.
Hasta el momento, Mercedes Funes había desarrollado una carrera televisiva con un par de secundarios en cine, pero ha salido más que airosa de este primer protagónico sorprendiendo con su creíble y querible Tita. Sin necesidad de caer en la caricatura y con voz y ritmo suficientes para cantar los tangos y milongas, que en su mayoría fueron compuestos a medida de la estrella y el emblemático “Se dice de mí” como prueba de fuego.
Damián De Santo como Sandrini no consigue tanta efectividad, por hacer demasiado énfasis en la particular dicción del actor. Y con el casting de secundarios hubo menos suerte aún, salvo por el caballero porteño que encarna Mario Pasik y el abusivo empresario de Enrique Liporace, que tiene sorpresiva vigencia por casos de acoso locales e internacionales.
Afortunadamente la vitalidad de Tita se impone vía Funes, que recuperó muchos de sus gestos y reflejó la fuerza que tuvo en tiempos en que eso no estaba bien visto en una mujer. Lo que ha mantenido al largometraje en la cartelera local por un mes, junto con el boca a boca que es la mejor publicidad.

Dirección y guión: Teresa Constantini
Fotografía
:
Hugo Colace
Música: Osvaldo Montes
Origen:
Argentina - 2017
Calificación: Solo apta para mayores de 13 años, con reservas
Intérpretes: Mercedes Funes, Damián De Santo, Esther Goris, Andrea Pietra, Mario Pasik, Enrique Liporace

Autor: Silvana Angelicchio