EMPRENDEDORES DE ALMA Locales

Fecha: Miércoles, 20 Mayo, 2020 - 00:00

Y el circo se convirtió en shopping

El circo terminaba de armar su carpa en el Parque de Mayo. Y llegó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Todo estaba listo para lo que se esperaba que fuera una excelente temporada. Sin embargo, antes de poder realizar alguna función, la cuarentena se les adelantó con un truco de magia que convirtió al circo en una especie de shopping.
Alrededor de 47 familias -entre las cuales hay unos 16 niños y dos bebés- están alojadas en el parque. Cada una de estas familias vive en su casilla donde tienen cocina, baño, luz, y TV. La mayoría sigue entrenando para mantenerse en forma y ocupados, pero además de las actividades propias de la practica cirquense, en gran parte han surgido emprendimientos para subsistir.
“Como sabíamos que al circo le iba a costar un poco más arrancar, decidimos de a poco ir vendiendo verdura, luego le sumamos un poco de lo que es forrajería, productos de limpieza, miel y próximamente vamos a vender condimentos. Además, dentro del circo hay otras personas que están vendiendo pan, tortas, budines, pochoclos y barbijos. También tenemos alcohol en gel, sanitizante, recarga de garrafas, leña, huevos y frutos secos”, cuenta el acróbata Arturo Farkas.
Pese a las circunstancias, las personas de nuestra ciudad les han dado una cálida cuarentena al circo. “Hubo algo que no lo esperaba pero me encantó y es que mucha gente se solidarizó y se acercó. La verdad es que la gente de Bahía Blanca nos ayudó muchísimo, un grupo de personas nos prestaron balanzas, se han acercado a preguntarnos cómo estábamos con muy buena disposición, nos han hecho donaciones y han colaborado comprando los productos que vendemos”, expresa con gratitud el artista.
Hoy, los miembros del circo mantienen todos los recaudos que se necesitan. “Cada familia tiene su rutina. Hemos mantenido distanciamiento social entre familias desde el comienzo. Los niños y grandes juegan y charlan juntos pero a distancia, ya no se comparte el mate ni comemos todos juntos. Los niños a veces hacen obras de teatro entre ellos pero cada uno en su hamaca a cierta distancia prudente. Así convivimos intentando ocupar nuestro tiempo. Usamos los árboles del parque para practicar acrobacia aérea, malabares y equilibrio”.

La mercadería que está vendiendo el circo puede encargarse a través de Facebook (Verducirco), Instagram (verdu_ciruco) o a través de la app. También toman pedidos por WhatsApp 3548536004 y 383437695. Se arman combos según la cantidad de personas que viven en las distintas familias o también se venden los productos sueltos por unidad. El reparto es gratuito en las cercanías del Parque de Mayo y posee un pequeño costo de envío para las zonas más alejadas.

Autor: Redacción EcoDias