AYUDA Sociedad

Fecha: Martes, 29 Diciembre, 2020 - 00:00

Unidos por los Niños

El merendero en Villa Duprat comenzó sus actividades hace siete meses, al ver la realidad que se generó por la pandemia y la falta de asistencia en el barrio.


Funciona en el garaje de una casa particular, inicialmente, cocinaron para alrededor 170 familias. Sin embargo, a medida que las demás actividades se reactivaron, la colaboración bajó y por falta de recursos limitaron su asistencia a meriendas para chicas y chicos. “Decidimos apuntarnos a seguir trabajando para ellos, desde nuestro lugar”, contó Ricardo Lozano, quien lleva adelante la acción junto a su esposa Verónica Aburto. “En esta trayectoria hemos trabajado con particulares y ha habido muy buena respuesta de la gente”.
“El municipio no nos dio ninguna respuesta”, afirmó el referente. Si bien tenían comunicación telefónica con el delegado, nunca les aceptaron concretar una reunión. Lo que pedían era gas envasado, para no seguir utilizando el del domicilio particular, pero no hubo ningún tipo de ayuda. Hace dos meses que ya no responden a sus llamados. “Se olvidaron de este lugar, es una desidia absoluta”.
El merendero cuenta con una lista de 170 niños y niñas que asisten los días martes y sábados. Las madres y las vecinas cocinan y preparan panificados para acompañar la leche. “Una de las mamás se tuvo que mudar de barrio, y aún así viene todos los sábados”, señaló Lozano, evidenciando el compromiso que tiene el grupo.
Las madres colaboradoras son Gabriela Notti, Melina Tótaro, Mariela Salvo, Andrea Ballestero, Vanesa Garretón, Norma Villalba, Yamila Linares, Vilma Catriel, Cecilia Catriel, Ana Beroisa, José Vega, Silvia Muñoz y Stefanía Utrera. Además de las meriendas, se ha realizado un ropero comunitario, y después de un tiempo volvieron a organizarse para ir al mercado mayorista a buscar verduras para entregar.
Contaron con el apoyo del grupo de voluntarias y voluntarios de Extensión de la Universidad Nacional del Sur, también recibieron pan de San Roque y aportaron donaciones algunos grupos de partidos políticos. Con el tiempo la ayuda ha disminuido.
“Nos está costando mucho seguir”, explicó Lozano. La mayor necesidad es conseguir insumos para las meriendas, leche, azúcar, zucoa y harina. Las colaboraciones se pueden acercar a la sede del merendero en Peñaloza 198.

Autor: Fuente: El Digital de Bahía