Muralismo en Bahía Blanca Cultura

Fecha: Sábado, 27 Septiembre, 2008 - 00:00

Una ciudad a color

En nuestra ciudad los murales en paredes y paredones no son muy frecuentes, “la gente en Bahía no está acostumbrada a ver este tipo de arte en la calle, y es muy complicado conseguir un permiso para poder intervenir la pared. Yo creo que el ambiente bahiense es muy cerrado, es complicado que entiendan a lo que te dedicás, que vean que tenés preparación y que no sos cualquiera que quiere hacer cualquier cosa en la pared, ni que no tenés ninguna motivación política”.
Así se expresa Emmanuel Pellegrino, que es profesor en Artes Visuales egresado de la Escuela de Artes Visuales de la ciudad. Con 27 años, desde el año 1998 lleva adelante una tarea que está a la vista de todos los que caminamos la ciudad: arte callejero, intervenciones artísticas del espacio público, una suerte de mensajes artístico-culturales cuyo sostén son las paredes.
Emmanuel también cursó cuatro años de la carrera de Licenciatura en Artes Plásticas, orientación Escultura y Pintura en la Facultad de Bellas Artes de la ciudad de La Plata y se capacitó en graffiti, esténcil, arte callejero, fotografía, escultura, historieta y caricatura.

Arte callejero
“Yo me dedico a los graffiti-mural en la calle, empecé con el graffiti, que se relaciona con las tipografías, y como a mí me encanta dibujar le incluyo el retrato y las caricaturas, en realidad se puede usar todo”.
Un mural lleva mucho tiempo de planificación, de poner ideas en común: “Tenés que pensar qué mensaje querés dejar, y después de qué manera desde lo plástico y visual lo hacés, en cuanto al estilo a usar, dependiendo del mensaje”.
Generalmente Emmanuel pinta junto con un amigo, Ezequiel Valles, y son los autores de los murales ubicados en 19 de mayo y 12 de octubre, de Rodríguez y 12 de Octubre, en calles aledañas al Paseo de las Esculturas y en la canchita de fútbol del Barrio Comahue. También en la intersección de Corrientes y las vías, así como en fachadas y exteriores de boliches.
“Trabajamos en varios eventos, porque me gusta combinar la música con la pintura, porque siento que tiene mucha relación, hemos pintado en vivo y en recitales”.
Los recursos para las obras son “a pulmón”, como el propio artista lo manifiesta, ya que no cuenta con apoyo económico.

Mensajes al paso
“Lo visual me interesa mucho: que la imagen visual impacte, que sea atractiva y buena, que sea de calidad, buscamos que se trasmita un mensaje. Esa es la premisa del muralismo en general”, contó Emmanuel.
La idea es relacionar las pinturas con algún tema cotidiano, dejando a la vez un mensaje a disposición del observador. Para trasmitir ese mensaje en cada obra, Emmanuel utiliza aerosoles. La base puede ser de esmalte sintético o látex, pero el dibujo propiamente dicho es a base de aerosol.
Ya se trate de pared o paredón, en el espacio público es lo más difícil de conseguir a la hora de hacer muralismo. Emmanuel repasa la cantidad de paredes que ha conseguido a lo largo de estos diez años de labor y los resultados son escasos.
“Para que te des una idea de lo difícil que es conseguir esta pared, el mural que estamos viendo -19 de Mayo y 12 de Octubre- lo pudimos hacer porque es la casa de un amigo, lo mismo que el de la otra cuadra, que surgió a partir de ver lo que hacíamos acá, pero es muy raro que nos llamen y que se animen a esto. Algunos nos llaman y nos dan la pared para que lo hagamos como queremos. Sino, vamos a tocar timbre para pedirle la pared, lo cual es complicado por lo difícil de explicar lo que queremos hacer, sobre todo antes de que vean el trabajo terminado, porque después a todos les gusta”.

Otras expresiones
“Está bueno que haya otra gente, otros grupos que aparezcan y hagan que la gente vea más murales en la calle y se familiarice con esta técnica. Aunque hay que prestar atención porque si los grupos no logran el mensaje o una buena calidad gráfica, eso nos cierra las puertas a todos.
A mí me encanta ver en la calle obras de este tipo, esténcil, graffiti, murales, lo que sea: antes que el gris de la ciudad, darle color a los espacios”.

Autor: Redacción EcoDias