TEATRO Cultura

Fecha: Martes, 4 Junio, 2019 - 00:00

Un viaje a ciegas

La experimentación de una obra teatral, un público involucrado con las escenas y el relato, esta es la propuesta de Teatro Ciego.

“Somos una compañía de teatro experta en contar historias en absoluta oscuridad. Cada obra es un mundo y una aventura en la que te invitamos a jugar más allá de los límites visuales”, se autodefinen al momento de contar quiénes son. La compañía Teatro Ciego realiza diversas puestas en escena, una de ellas, es “Un viaje a ciegas”, que llegó por cuarta vez al Festival de Artes Escénicas Bahía Teatro, en su 14° edición.

Presentaciones
“La obra es apta para todo público, el espectáculo transcurre en una época pasada, donde los personajes cuentan historias de amor y humor en distintos lugares del mundo”, resume Ilan Branderburg, integrante de la compañía. El Teatro Ciego le propone a los espectadores involucrarse a través de la técnica, que le permite sentir e imaginar estos sitios donde la narración los lleva, entre ellas, África, Brasil o en medio de paisajes bellos y hasta entre tormentas. La técnica Teatro Ciego surge en Córdoba en 1991, de la mano de Ricardo Sued, quien se inspiró en las técnicas de meditación en la oscuridad practicadas en los templos “Zen” tibetanos para crear una obra de teatro en total oscuridad. En el año 2001, Gerardo Bentatti, ex miembro de ese elenco convoca a José Menchaca para dirigir una nueva obra de teatro en la oscuridad. Este elenco es conformado en su mayoría por actores ciegos, miembros del grupo de teatro leído de la Biblioteca Argentina para Ciegos, por su habilidad para manejarse en un espacio sin luz. Un año después estrenan “La isla desierta”, de Roberto Arlt.
Los integrantes son expertos en contar historias en absoluta oscuridad, cada obra es un mundo y una aventura que atraviesa los límites visuales, un desafío para la imaginación, los sentidos y el movimiento corporal. “La oscuridad permite una nueva percepción de la realidad haciendo innecesario el uso del sentido de la vista. Esto posibilita la participación plena de personas con discapacidad visual en todas nuestras actividades. Brindamos trabajo a 70 personas, de ellas el 40% con ceguera o baja visión”, cuentan acerca de su proyecto inclusivo. “Surge de la necesidad de crear nuevas formas de expresarse”, la iniciativa se convirtió en la primera experiencia a nivel mundial. Bentatti y Martín Bondone se unen para crear un espacio propio en el año 2008, después de realizar la experiencia de viajar por diferentes países difundiendo el proyecto de un espectáculo en absoluta oscuridad.
Esto ha permitido que personas ciegas trabajen como artistas y personas con visión puedan compartir la vivencia, “es teatro inclusivo, tanto para artistas como para espectadores”. El equipo de Teatro Ciego está conformado por personas con y sin discapacidad visual, trabajan en igualdad de condiciones, “es una forma disruptiva de demostrar cómo es posible integrar un equipo, dando cuenta de que las capacidades muchas veces dependen del contexto y no de la persona”. La compañía cuenta con una escuela de formación en talleres, a la cual concurren más de 100 alumnas y alumnos. También realizan funciones especiales para escuelas y talleres o workshops para empresas e instituciones.

El espectáculo
La sala oscura espera que los espectadores estén listos, afuera, las personas apagan sus celulares para poder ingresar. En fila, se toman de los hombros de sus compañeros de experiencia. Las indicaciones se escuchan por el altavoz, la expectativa y el asombro crecen en los rostros y los cuerpos. Adentro, la absoluta oscuridad permite que actores y actrices conduzcan el recorrido físico y mental para los espectadores. Los estímulos se aceleran, desde las voces y los cuerpos. Hay que escuchar, estar atentos y moverse de acuerdo a las narraciones, el teatro se ha vuelto travesía, aventura y exploración. Los sentidos se vuelven los protagonistas. Esta es una breve descripción de lo que sucederá en la obra.
“Un viaje a ciegas” comienza en un típico bar de Buenos Aires en alguna época pasada, los diferentes personajes rememoran sus mejores anécdotas, generando momentos únicos donde cada historia es un viaje imaginario en el tiempo y el espacio. Los personajes irán tejiendo las historias que serán acompañadas por un repertorio musical de tango e internacional. De esta forma, el público se verá inmerso en el Buenos Aires de los años ´40, playas tropicales, la selva, o una fiesta de los años ´60. Los aromas y sonidos recrearán la historia, de forma tal que el espectador sentirá que está dentro de ella.
Este espectáculo participó de numerosas giras nacionales e internacionales recorriendo más de 100 ciudades de Argentina, y participando durante las últimas 5 temporadas de verano de la ciudad de Villa Carlos Paz. A nivel internacional, dijo presente en festivales en Chile, México, España, Colombia, Uruguay y Bolivia con una recepción por demás satisfactoria del público. Esta obra de teatro se realiza en Buenos Aires dentro del espectáculo gastronómico, donde se denomina A Ciegas Gourmet, con 10 años de éxito. El año pasado recibió el premio CILSA al Arte Inclusivo, y este año su labor fue declarada de interés social y cultural por
la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, también la Secretaría de Turismo de la Nación los distinguió como espacio accesible dentro del programa de Directrices de Accesibilidad.

Autor: Redacción EcoDias