UN PERIÓDICO, UN SUEÑO Opinión

Fecha: Lunes, 27 Julio, 2020 - 00:00

Todos los derechos compartidos es una marca de fuego en nuestro Ecodías

Todos los derechos compartidos -uno de los tantos hallazgos de José Olmedo como síntesis de nuestros objetivos nucleares- fue, claramente, un aprendizaje colectivo. ¿Y quién querría quedarse con algo cuando todo en la vida es don y todo es de todas y todos?
Y de aquella marca original, hoy 20 años después, la actual directora de Ecodías, Natalia Schnaider, repiensa esos inicios, y nos propone una lectura de suma profundidad: “Ecodías se gestó gracias a una pregunta: ¿Cuál es el sentido de las pequeñas acciones?”.
Inmediatamente, de estas dos cargas gravitacionales nacen de manera inequívoca los agradecimientos.
En primer lugar, a quienes hicieron posible este camino no exento de dificultades para llegar a esta celebración. Natalia Carabajal Figueroa fue parte del proyecto durante 19 años y, aunque estas palabras las pueda usar en el juicio laboral que intenta llevar adelante contra la misma Cooperativa que la tuvo como iniciadora y consejera, merece nuestro reconocimiento. A su lado, una persona muy querida por todas y todos nosotros, el infatigable Enrique Morales, que culminó su participación en el proyecto al cumplir los 65 años. De los primeros años, Carina Lambrecht, Mauro Llaneza, Mauro De Pedro, y también Mariano Herrera y Ángel Dantagnan.
Quiero recordar y celebrar la memoria del gran Eduardo Giorlandini, que cometía un acto revolucionario con cada una de sus participaciones, y el aporte de los escritos sistemáticos de Ricardo Vicente López, quien además nos regaló el concepto de pluralidad en el seno del proyecto.
El maestro Aron Berstein sigue aportando lucidez y lectura crítica a sus 94 años.
Eduardo Hidalgo es nuestro referente de luchas en materia de derechos humanos, en no cejar nunca en los esfuerzos por un mundo posible de justicia social y equidad. Junto a las compañeras de H.I.J.O.S., Alejandra Santucho y Anahí Junquera, testimonios mayores del compromiso con la Memoria, la Verdad y la Justicia, quienes hicieron posible que fuéramos uno de los pocos medios que cubrieran los juicios por delitos de lesa humanidad. 
Nuestra participación activa en la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) nos permite encontrarnos una y otra vez con un compañero generoso, con la palabra oportuna y animador de muchas otras organizaciones cooperativas, Julio Delgado. Un espacio formativo ha sido y es, sin lugar a dudas, la Asociación Intercooperativa Regional (AIR), integrada por cooperativas locales y de la región, muchas de las cuales además sostienen económicamente este proyecto de comunicación.
Del mundo gremial caminamos con muchos compañeros. Haré el agradecimiento a todos en el reconocimiento a tres compañeros del movimiento obrero organizado: Daniel Gómez, de la UOM, quien condujo una CGT unificada en Bahía Blanca cuando todo era división, y con quien aprendimos el concepto de
organicidad, que se construye desde arriba hacia abajo para después consolidarla, dinamizarla, de abajo hacia arriba. Con el Sindicato de Luz y Fuerza de Punta Alta, y acá quiero nombrar a su conductor Gustavo Mazzaferro, soñamos un periódico para Punta Alta, y el Ecos Puntaltenses está próximo a cumplir cinco años, en una demostración también perdurable de la alianza de dos organizaciones hermanas como son un Sindicato y una Cooperativa de Trabajo. El tercer compañero con quien nos hemos nutrido desde su compromiso social y educativo, es el secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Nicolás García: justamente en la sede gremial soñamos el Ecos de la Comarca, cuya responsabilidad editorial compartimos con la Cooperativa de Trabajo Prensa de la Comarca, de la ciudad de Viedma.
Abrazamos desde acá y reconocemos el compromiso vital de Andrés Contreras que se ve reflejado en notas que abordan la realidad de la Unidad Penitenciaria 4, en su Anexo del Centro de Formación 1; y la Biblioteca Almafuerte, o el Centro de Formación Profesional 408. Las organizaciones tienen un lugar propio en el Ecodías porque en definitiva es el diario de la economía social y solidaria.

Dicen que las cooperativas y las pymes son como primas hermanas. Nuestro proyecto editorial no hubiera tenido continuidad y permanencia si no fuera por las tres imprentas que materializaron cada edición: Minigraf, de Carmen de Patagones, Diario La Opinión, de Trenque Lauquen, y Editora del Plata, de Gualeguaychú. Ante la imposibilidad absoluta de acceder a créditos -teléfono para el sistema bancario y las políticas públicas...-, estas pymes de carácter familiar estuvieron a la altura de las circunstancias cada vez que lo requerimos.
La idea de conformar una Cooperativa fue de José Olmedo -¿quién otro?-, mi hermano, que siempre apoyó este proyecto editorial desde adentro y desde afuera. Y tomo prestadas -por eso nuevamente lo de “Todos los derechos compartidos”- las palabras de Natalia Schnaider, en cuanto el Ecodías parió la Cooperativa de Trabajo EcoMedios Ltda. La incorporación de Natalia al Consejo de Administración dinamizó de manera potente a nuestra Cooperativa, sostenida durante años por la perseverancia de Rodrigo Galán, la ultraconstancia de Silvana Angelicchio -si esa palabra no existe, démosle ingreso a la RAE- y el acompañamiento de Walter Rezzuti. Esa nueva dinámica, participativa, de análisis y acción, de camaradería, tuvo en Mauro Salvador un actor complementario, no solamente en cómo se puso al hombro nuestro vespertino digital -al que rebautizamos a instancia suya como El Digital de Bahía- sino en sus intervenciones destacadas para generar un ámbito de trabajo más profesional. 
Hoy el Ecodías contiene en sus páginas a los demás productos de nuestra Cooperativa EcoMedios: El Digital de Bahía, Ecos Puntaltenses, El Portal de las Cooperativas y Ecos de la Tierra, lo que genera que la mayoría de socias y socios participen directa o indirecta del Ecodías: Joel García Díaz, Santiago Bussetti, Cielo Di Stéfano, Melisa Santanafessa y Brenda López.
Esta línea de relato es desconocida para el conjunto de nuestras lectoras y lectores. Hay muchísimo trabajo detrás de un periódico. En nuestro caso, con varias características que lo hacen único: su gratuidad -otro invento de José, si bien en esto lo ayudó nuestro gran amigo Hernán Alegría, que fue el que tiró la primera “piedra” allá por 1999: “Ustedes tienen que hacer un diario en Bahía Blanca. No puede ser que esa ciudad tenga un solo diario, y que además sea el más fascista de América Latina”-, esa gratuidad la expresábamos en el jingle/slogan: “Es gratis, no se vende”… Otra característica es que en 720 ediciones, en 20 años, y no quiero contar los días, no hemos recibido un solo aviso de agencia de publicidad. Raro, ¿no? Otro elemento que tampoco develamos en todos estos años es que nunca tuvimos plata en el banco para hacer frente a los gastos de dos meses. ¿Se entiende? Vivir al día, como el pueblo, y por momentos de prestado.
El Ecodías -que estrena logo, pacientemente dialogado y diseñado por Daniel Saladino-, a partir de hoy el Ecodías va a tener acento. En realidad, siempre lo tuvo, ¿quién lo duda? Porque nos animamos a soñar, porque soñamos que Otro Mundo Es Posible.

Autor: Redacción EcoDias