AMÉRICA DEL SUR Interés general

Fecha: Martes, 7 Agosto, 2018 - 00:00

Suelo vecino

“Esta es mi tierra, así es mi Perú” sonaba en el salón a 197 años de la declaración de la independencia del país próximo.

Con presencia de distintos representantes de instituciones y colectividades locales se desarrolló el festejo por la independencia de Perú en el Centro Cultural de la Cooperativa Obrera. El escenario del centro cultural lucía una bandera peruana, escoltada por una insignia argentina, representación de la convivencia lograda por ambas comunidades en el territorio local.
“Hermanando y acercando el mensaje de confraternidad entre Argentina y Perú” fue la intención manifestada al comienzo del acto de conmemoración, una ocasión para los encuentros, y para el conocimiento de diversas entidades que nuclean a inmigrantes de países latinoamericanos y europeos.
La noche comenzó con la entonación de los dos himnos nacionales, “el día 28 de julio de 1821es el momento donde el generalísimo José de San Martín nos independizó, y nos dijo que éramos libres e independientes por la voluntad de los pueblos y la gracia de Dios”, introdujo Ana María Tejera Ocampos, presidenta del Centro Cultural Peruano Argentino Bahía Blanca. Luego siguió con una reflexión perteneciente al prócer, “hagamos justicia a nuestra ignorancia y que el orgullo no nos precipite al abismo, hacen más ruido 10 mil hombres que gritan que 100 mil hombres callados”. Destacó la sabiduría del Gral. San Martín al poner por encima de toda independencia al orgullo nacional, “somos de recordar a San Martín en todas las causas y cosas que hizo por Perú”. La figura heroica compartida por Argentina y Perú fue recordada como parte de la historia latinoamericana, junto a Chile. Ricardo Margo, secretario de Cultura del municipio, rescató que el Gral. San Martín donó su biblioteca personal que pasó a ser patrimonio de la Biblioteca Nacional de Lima, “que simboliza a Lima y Perú colonial con la presencia hispánica, también enraizada con la América morena, la América originaria, le sumamos la cultura negroide de África, también la colectividad más importante de japoneses”.
Perú a 197 años de su declaración, es descripta como una nación con una historia prolífica. “Puede dividirse en tres grandes períodos, el autóctono o precolombino, recordando que antes de la llegada de los españoles no se recibía ningún tipo de influencia de ninguna parte del mundo, y de allí también se detectan dos épocas: la preincaica, anterior a la aparición de los incas y la época incaica o Tahuantinsuyo. El período de influencia hispánica que comprende desde la conquista del imperio de los incas por los españoles, tuvo también hubo influencia de su cultura, y desde allí, el descubrimiento y conquista, cuando los españoles llegaron al imperio y finalmente, lo sometieron a su dominio. La época virreinal sujeta por la dominación española, y el período independiente, momento de la emancipación, época de la república, la lucha de los peruanos para separarse del dominio español y volverse independiente. Hoy, hay una sola época, la República Peruana, que estamos viviendo”. Llegó el recuerdo para los peruanos que “con abnegación y sacrificio defendieron el suelo patrio”, a continuación se nombró a Tupác Amaru, Francisco de Zela, María Parado de Bellido, Miguel Grau, Alfonso Ugarte, fueron algunos de los citados.
“Un 28 de julio en la plaza mayor de Lima se desplegaba por primera vez la bandera roja y blanca proclamando la independencia del Perú, desde este momento es libre e independiente por la voluntad del General de los Pueblos y la justicia de su causa, que Dios defiende, viva la Patria, viva la Libertad, viva la Independencia”. El 3 de agosto San Martín recibe el título de protector de la libertad de esta nación, “ejerció funciones de gobierno: abolió la esclavitud, el tributo indígena, el servicio de personal sin remuneración, también la orden del Sol, fundó la Biblioteca Nacional, la Escuela Normal, formó la primera escuadra peruana. Constituyó el ejército, creó el escudo y también la bandera”. Del mismo modo, se recalcó el rol de Juan Lavalle, Gregorio de Las Heras, Miguel Estanislao Soler, Tomás Guido, Bernardo de Monteagudo y Bernardo O´higgins, colaboradores y amigos de San Martín.

Estomba en esta historia
“Los peruanos son nuestros hermanos, abrazad y respetáis” dijo el Gral. San Martín, al momento de declarar su independencia. “Las naciones liberadas le deben su vida y su ser político”, reflexionó Tejera Ocampos. La figura del Coronel Ramón Estomba, fundador de nuestra localidad, no podía faltar en las alusiones de la jornada. “Estuvo preso 7 años en las mazmorras de Callao, San Martín consiguió su libertad en un intercambio de prisioneros. Muy enfermo volvió Estomba, se recuperó y siguió ayudando a la causa poniéndose a las órdenes de Simón Bolívar, regresa en 1827 y ya en 1828 funda la ciudad de Bahía Blanca, bajo el nombre de Fortaleza Protectora Argentina”.
En el homenaje se hizo presente Ana María Colina, quien dirige la Asociación Cultural Sanmartiniana y entregó un libro biográfico centrado en la figura del Almirante Miguel Grau Seminario, “lo hacemos con mucho cariño, un presente sobre la vida y obra de Miguel Grau, que es el padre de la patria en el mar, que murió en 1859”.

Bailes y cantos
A cargo del Centro Municipal de Estudios Folklóricos estuvo la apertura del momento cultural. “El Triunfo es una danza que se comienza a difundir a partir de 1824, y todos los historiadores y recopiladores de nuestro país, la asocian en sus inicios con las coplas cantadas por los gauchos en las campañas libertadoras, aludían a la época emancipadora en Sudamérica”, explica Abel Martínez Ocampo. Los posibles orígenes de la palabra que denomina el baile son dos, una hipótesis es que proviene del quechua, expresión surgida durante la adoración del sol, y la otra, es que el triunfo se bailó en el Perú antes de mediados del siglo XVIII, sin tener una fecha cierta, ni registro. “A partir de 1824 el Triunfo se bailó en casi todas las provincias de Argentina, y se aferró en la provincia de Buenos Aires, durante el período rosista se bailaron y difundieron las ideologías políticas del momento”, desde esta perspectiva se recuperan coplas como “yo no soy de estos pagos soy de Matanza, soy viejo colorado de vincha y lanza”. También los mismos versos hablan del origen de los cantantes, por eso se citan las localidades de Balcarce, Lobos o Matanza
Cerraron el acto, una danza al ritmo del cajón peruano que trajo el baile afro, herencia de un territorio multicultural. Finalmente, la colectividad ucraniana declaró su hermandad con Perú en dos canciones dedicadas al festejo.

Autor: Redacción EcoDias