Opinión

Fecha: Martes, 18 Diciembre, 2018 - 00:00

Sucesos que obligan a pensar

África totalmente colonizada, invadida y conquistada por los países europeos, están resurgiendo pues aspiran a escalar posiciones en la que los pueblos puedan gozar de una vida digna.
En este sentido China opera en ese sentido y se reunió durante el año en más de una ocasión con 61 países africanos.
Grandes empresas europeas aun tienen instaladas sus empresas en muchos países africanos y la posibilidad de un nuevo orden económico mundial liderado por China y que pasa por la ruta de la seda, también llegará a África que, en conjunto sus riquezas naturales sobrepasan a los de America del Sur.
Alemania, el país más poderoso de Europa, no concuerda, no comparte las medidas y sanciones que Estados Unidos aplica a Rusia, y las relaciones con Rusia son cada vez mas frecuentes. Alemania y Rusia son dos potencias mundiales, siendo este último el país más grande en extensión territorial, desde el Báltico (que es Europa) a los límites con China.
A su vez Rusia aspira a ser potencia mundial como lo fue en su momento la URSS.
En Siria más del 90% del territorio fue recuperado por el estado sirio y las fuerzas armadas rusas. Queda un reducto, que se estima en 10 mil insurrectos sirios y mercenarios.
Las fuerzas de Siria y Rusia se van concentrando hacia ese lugar, que son las Alturas del Golán, territorio ocupado por Israel luego de la Guerra de los 6 días.
¿Se enfrentarán las fuerzas armadas de Siria, Rusia e Israel? No deberían, si siguen los mandatos impuestos por las Naciones Unidas en resoluciones que datan de muchos años atrás.
La Ruta de la seda se retoma, China hasta llegar a Europa y a África atraviesa muchos países, y las proposiciones chinas, comerciales y de inversión complementaria entre países conllevará a crear nuevas condiciones en íntima correspondencia con el nuevo orden económico mundial.
Queda por saber qué caminos tomarán Japón y la India, otras dos potencias mundiales.
Nuestro país, la Argentina. al borde de una debacle total.
El próximo gobierno que suba al poder -si queremos recuperar lo perdido-, ¿se apoyará en Estados Unidos y el FMI, o pondrá la mira en China y Rusia?
Turquía, hasta ahora incondicional a Estados Unidos, realiza la modernización de sus fuerzas armadas con Rusia.
Estados Unidos tiene acuerdos firmados con México y Canadá, refrendados en el G-20 bajo la denominación MEC-T. Luego, en México asumió un nuevo gobierno y Canadá no está en un todo de acuerdo con Estados Unidos.
La ofensiva del capitalismo para impedir el acceso de Lula al poder ha sido sin maquillajes. El juez que lo encarceló fue premiado con el cargo de ministro de Justicia. La perversidad con la que están dispuestos a condenarlo por tiempo indeterminado es llamativa, pero eso lo decidirán los pueblos, al igual que cualquier proceso que se quiera impulsar contra Cristina Fernández de Kirchner.
Macri va a contrapelo de la historia, nos destruyó como país, todo esto se reflejará en lo que suceda en el mundo.
En los próximos años las turbulencias políticas en todo el mundo no serán bajo muestras de poderío económico, financiero y militar del capitalismo, vendrá otro mundo y la misma humanidad generará modificaciones que los pueblos disfrutarán.
La idea utópica de gobiernos populares se irá afianzando, el factor económico influirá en cada país y cada país buscará salir de sus crisis.
Solo hay como alternativa gobiernos populares del pueblo, nos estamos acercando a una nueva Revolución a nivel mundial, nacerán nuevos hombres y mujeres más sociales y más humanos.

Autor: Por Aron Berstein