Transporte público de pasajeros Bahía Blanca

Fecha: Miércoles, 22 Septiembre, 2010 - 00:00

Sin el servicio que nos prometieron

La Comisión de Usuarios Testigos entregó nuevamente en el Concejo Deliberante su informe sobre el control de frecuencias de los colectivos en Bahía Blanca.
Mientras Rastreador Fournier demuestra un buen servicio, sólo tres líneas de las empresas Plaza y Mayo registraron un porcentaje de cumplimiento de un 91 por ciento.

En las últimas semanas se otorgó por decreto del intendente Cristian Breitenstein un nuevo aumento de boleto que quizás se repita en los próximos meses. Todo ello después de un largo tiempo de un servicio de colectivos que nunca funcionó correctamente, lo cual se vio evidenciado en las constantes quejas de vecinos y vecinas de Bahía Blanca. Micros colmados, unidades viejas y rotas, incumplimientos de horarios y frecuencias, son algunas de las características que el servicio venía presentando.
Las múltiples reuniones en la Municipalidad y en el Concejo Deliberante no lograron mejorar el clima y hasta se llegó a implementar un plan de emergencias para que al menos se cumplan las frecuencias establecidas.
En la lista de los que ven otra realidad, el secretario de gobierno municipal Hugo Borellí habló, semanas atrás, de una notable mejoría en el servicio de colectivos de la ciudad. Su declaración coincidiría con el aumento tan ansiado por las empresas para un servicio cuyo funcionamiento sigue siendo deficitario. Si la anterior tarifa no se ajustaba a lo que era el servicio, mucho menos se ajusta la nueva a este servicio actual que continúa lejos de aquel que el intendente Breitenstein anunciaba como “el mejor del país”.
Estos conceptos se verifican rápidamente al consultar el estudio de controles que realiza periódicamente la Comisión de Usuarios Testigos.
El martes 14 de septiembre, el estudio fue entregado en el Concejo Deliberante y según relató a EcoDias, Bibiana Dicek, integrante de la Comisión, contiene datos registrados en el mes de agosto y que fueron comparados con los obtenidos en junio: “Con julio no lo comparamos ya que por las vacaciones de invierno la situación fue diferente, entonces utilizamos junio para comparar”, aclaró.
Refiriéndose a los resultados, Dicek señaló que hubo una mejora en tres líneas de Plaza y Mayo: la 516, la 506 y la 512: “Por primera vez alcanzaron porcentajes de cumplimiento del 91 por ciento. Antes estaban entre el 70 y 80 por ciento de cumplimiento, salvo la 516 que llegaba casi al 90 por ciento. Después, las restantes líneas, la 518 y la 519 A, siguen andando igual, tienen porcentaje de cumplimiento del 78 por ciento aproximadamente, o sea no superan el 80. Y hay otras líneas que tienen apenas un 81 por ciento de cumplimiento, como la 505. En el caso de la 509 también está andando mal, no alcanza al 80 por ciento de cumplimiento”.
Es importante insistir con un dato: salvo tres líneas de Plaza-Mayo mencionadas por Dicek que registraron mejoras, el resto se encuentra por debajo del 90 por ciento de cumplimiento: “Algunas inclusive por debajo del 80 lo cual implica que al no cumplir las frecuencias, los colectivos pasan llenos, dejan gente en las paradas… Los mismos problemas que venimos teniendo hace ya varios meses”.
Al mismo tiempo, Dicek destacó el servicio ofrecido por Rastreador Fournier que periódicamente repite un cumplimiento mayor al 90 por ciento. El problema principal lo sufren los pasajeros con Plaza y Mayo: “En cuanto al cumplimiento de los horarios, es una cuestión que hay que mejorar bastante porque si bien algunas líneas, como la 506, cumple con las frecuencias, al mismo tiempo no está cumpliendo con los horarios. Esto pasa porque, a veces, al faltar una unidad, se reacomodan las frecuencias. Así, no se hace tan grande la diferencia entre el paso de un colectivo y otro, pero no se respetan para nada los horarios que fueron estipulados por la Municipalidad y por la empresa y que se le repartieron a la gente en el mes de marzo”.

Modelo viejo
No sólo las frecuencias y el horario son el problema del sistema de transporte de pasajeros en Bahía Blanca. A ellos hay que agregar también la carencia de unidades: “Están faltando, en promedio de circulación, unas 9 unidades. En total tiene que haber 105 unidades, según lo que establece el Programa Provisional de Adecuación de Frecuencias, y no estamos hablando del pliego que establece una mayor cantidad aún. Pero en esta situación de transición tiene que haber 105 unidades de Plaza y de Mayo, más 12 de reposición que son las que tienen que estar listas para salir cuando se rompe algún colectivo que está circulando. De esas 105 unidades están faltando, en promedio, 9 unidades por día”.
Además, apunta Dicek, esos 12 colectivos de reposición son, en realidad, los micros más antiguos que se pueden ver circular diariamente: “Son los de piso alto, supuestamente son modelo 94 aunque algunos creo que son más viejos, no parecen 94. Esos coches deberían ser reemplazados por otros colectivos que respeten la antigüedad que establece el pliego, y esos doce coches deben quedar efectivamente como de reposición y no estar circulando de forma permanente como lo están haciendo ahora”.
En el caso de líneas como la 506, aporta Dicek, la mayoría de los coches en funcionamiento pertenecen a la flota de los más antiguos.
Por otra parte, la usuaria señaló que la mejora en el sistema no es notable más allá de algunos avances que hubo en cumplimiento de frecuencias: “Nosotros reconocemos que hay una mejora. La situación en el mes de mayo y junio fue caótica, creo que nunca fue tan mala. Entonces cuando una situación es muy mala, por ahí resulta fácil mejorar o cualquier mejora se nota. Decimos que hay una mejora pero todavía no está solucionado el problema, no están todas las unidades andando como deben estar, no se está respetando la antigüedad, no se están respetando los horarios, todos los días te cambian el horario porque falta un coche. Y a los choferes les dan un horario distinto para cubrir la ausencia de este coche: la gente que sale a trabajar y a tomar el colectivo todos los días a la misma hora, por ahí un día se encuentra con que el colectivo ya pasó”.
Así y todo, el boleto de colectivos terminó aumentando. Para Dicek la calidad del servicio no está relacionada con el precio del pasaje, al menos en el caso de la empresa Plaza, no así para Rastreador Fournier donde los usuarios sí notan un cumplimiento efectivo: “Lo que reclamamos es un buen servicio, el servicio que se nos prometió. Se dijo que íbamos a tener el mejor servicio de transporte público del país y está establecido en el pliego, ya que ahí está estipulada la cantidad de unidades, de frecuencias, la antigüedad y hoy en día no se está respetando nada”.

Autor: Redacción EcoDias