Opinión

Fecha: Martes, 14 Agosto, 2018 - 00:00

Si los misiles de Corea del Norte llegaran a EEUU…

Pareciera increíble, si tenés los dispositivos y armas atómicas nucleares o de hidrogeno sobrevivirás como país.
Y la garantía de cada país es disponer de armas que puedan llegar al país que las arroje.
Como campo de operaciones (a nivel militar), si ambos países disponen de ese armamento, las guerras del futuro serán un “Boomerang” que se vuelve hacia quien las tiró.
El Consejo de Seguridad perdió sentido y vigencia.
Si en Estados Unidos aparece en las computadoras como fabricar en casa un fusil o pistola ametralladora, no veo por qué cada país de acuerdo al nivel científico y tecnológico que tenga, no hará lo mismo que Corea del Norte y Estados Unidos.
Como lo dice Walter Martínez en su programa Dossier TV “todo está en pleno desarrollo.
El 11 de agosto se realizó el plenario de la militancia inaugurando la campaña política de “Unidad Ciudadana” para las elecciones del 2019.
Considero que el programa que consta de 14 puntos leído por cada uno de los representantes de los distintos talleres (en su mayoría jóvenes) reúne los elementos y argumentos que dan marco a la consagración de una coalición que no es solamente de partidos políticos, movimientos sociales sino que involucra al pueblo en general.
La destrucción del país por parte del gobierno actual (Macri y compañía.) obliga a un reordenamiento económico, social y político.
La figura de Cristina como candidata a Presidenta y la culminación del acto por su hijo Máximo Kirchner, configuran un retorno del peronismo (aunque Cristina apeló a otra cosa con “Unidad Ciudadana”). Los que votaron por Macri no votaron por él, votaron porque introdujo en el escenario político algo que flotaba en el ambiente: “Cambiemos”…
Salvo la derecha extrema y los círculos vinculados a la derecha oligárquica argentina, los sectores del pueblo y de la clase media votaron pensando que el país, la nación, la patria y sus intereses personales estaban resguardados y avanzaríamos hacia formas superiores de vida y mejoraríamos nuestra calidad de vida.
Hoy ya tenemos un millón y medio de votantes de clase media, y no utilizo el término arrepentidos, puesto que ellos no se equivocaron: Macri traicionó a la Patria, el país no es una empresa comercial.
Es el programa expuesto quien deberá dirigir al país, y no Cristina y un peronismo que ya mostraba signos de descomposición (la historia y los hechos dirán si Cristina cambió).
Repito las palabras de un alumno de Platón: “Quiero a Platón pero más quiero a la verdad”.
Si el pueblo no participa y el gobierno que venga no surge del pueblo, será otra frustración, pienso que esa campaña electoral será nacional y se repetirá en cada pueblo, ciudad, abarcando al país.
Cuando aré con caballos (allá lejos y hace tiempo), conocí a cada caballo, todos eran distintos, pero a la hora de atarlos al arado todos tiraban igual.
No creo que aún estemos preparados para pensar distinto y tirar juntos.
La situación internacional es extremadamente grave, no obstante los cambios económicos y la presencia de China modificaron el cuadro político del mundo tierra.
La balanza se inclina hacia cambios, tenemos un capitalismo que se derrumba, gobiernos que reflejan las necesidades de sus pueblos, lo que me hace pensar en contraste a la posición china “la lucha es entre países ricos y países pobres”; cada país capitalista esta inmerso en su propia crisis.
Abogo por la idea de que cada pueblo se enfrentará con sus gobiernos.
A la creación de gobiernos populares les doy prioridad.
El camino de la “ruta de la seda” propuesto por China, su enorme economía y su propuesta de complementación económica se basa en la economía y no en lo social.
Los gobiernos populares van más allá, crear condiciones de vida superiores en cada país.
Sé también que la proliferación de gobiernos populares será interpretada por el P.C. chino y se colocará a la altura de las circunstancias.
Todo dependerá de la actitud de los pueblos, el tiempo será testigo; recién entonces sabremos si la humanidad se superará y tendremos un nuevo mundo y un nuevo hombre como “ser humano”.

Autor: Por Aron Berstein