PREVENCIÓN Salud

Fecha: Martes, 9 Abril, 2019 - 00:00

Salud a la vista

El Día Internacional del Glaucoma impone la detección y la prevención de esta enfermedad que es la segunda causa de CEGUERA.

“En plena campaña, detectamos en 300 personas 15 casos de glaucoma, es un alto porcentaje”, afirmó María Angélica Mousalli, médica oftalmóloga y referente de esta campaña a nivel nacional.

Padecimiento
El 12 de marzo se instauró como el Día Mundial del Glaucoma, y el mes de marzo como el que está dedicado a su detección a través de campañas en todos los países. “Gracias a que se puede detectar, las personas se pueden tratar, sea con gotas, láser o eventualmente, con cirugía y se puede evitar la primera causa de ceguera prevenible, que es el glaucoma en el mundo”. Una de las formas más prácticas de detección es la toma de presión del ojo, después, la revisión del nervio óptico a través de una luz, estas son medidas que el oftalmólogo de confianza realiza como rutina en su consultorio en hombres y mujeres mayores de 40 años. “Se puede prevenir con una simple consulta, incluso cuando uno va a controlarse el aumento de sus anteojos o cuando tiene un dolor de cabeza o porque se le ponen rojos los ojos”, apuntó la médica. El buen momento de la detección temprana puede llegar en este instante, “en un examen muy sencillo se puede ver si hay o no glaucoma”.
Las operaciones de vista a causa de glaucoma son una de las opciones a la hora de resolver la enfermedad, “hoy en día son muy seguras, también lo son los tratamientos con láser, y son cortos; el tratamiento con gotas es muy variado, y permiten detener la enfermedad y evitar la presión ocular”. El valor límite es de 21 puntos, y bajar este índice hace que también desciende la progresión de la enfermedad.

Bajo la línea
En cuanto a la población de riesgo, es posible detectar dos grupos: mayores de 40 años y los mayores de 70 años, en ambos casos se produce una mayor tasa de incidencia del glaucoma. La niñez puede portar la enfermedad en el caso de glaucoma congénito, aunque es menos frecuente encontrarse con estas situaciones. “Hay muchos tratamientos con corticoides, de gotas o bloqueos en la espalda para evitar dolores, en medicación para el asma, por lo tanto, este grupo de pacientes tendría que controlarse la presión ocular porque se va acumulando y puede producirse el glaucoma”, agregó en relación con personas implicadas como posibles enfermos.
Las campañas de prevención en la Argentina ya son más de 20, “nos sumamos a la Semana Mundial, participamos junto con otros países, de esta forma se hace mayor difusión, para crear mayor colaboración con otros territorios y para romper con la incidencia que hay en cada uno de ellos”.
Nuestro país tiene más de 1 millón de personas afectadas por glaucoma, 4 de 100 personas lo padecen. “Cada vez detectamos más pacientes con glaucoma, los índices no han bajado, sí lo que hacemos es localizarla a tiempo, entonces es muy raro encontrarla en forma avanzada”. Una mayor cantidad de herramientas de diagnóstico, consultas periódicas al oftalmólogo y campañas se han vuelto imprescindibles a la hora de prevenirla, consiguiendo tratamientos tempranos y menor progresión.

EL ABC DEL GLAUCOMA
Es una enfermedad progresiva de los ojos que sin tratamiento produce daños irreversibles al sentido de la vista. En la mayoría de los casos se produce por la presión ocular. Se describe el padecimiento como una mirada dentro de un tubo, que se va oscureciendo progresivamente.
Los pacientes no detectan síntomas, por lo tanto, la consulta al oftalmólogo es la vía más rápida para realizar su detección y prevención. Miopía, antecedentes familiares con glaucoma, población mayor a 40 años y 70 años, como pacientes que consumen esteroides, tienen diabetes o presión arterial alta constituyen población de riesgo.
La detección se puede realizar en las campañas, gratuitas y para toda la población, o en la consulta oftalmológica habitual. El examen es muy sencillo, consiste en la toma de la presión ocular y la revisión del nervio óptico por parte del especialista, no lleva más tiempo que el de una consulta normal, y permite el hallazgo de los riesgos, el tratamiento a tiempo y la posibilidad de descender la incidencia en cada paciente. Como existe una población que puede ser afectada durante la infancia, estar en conocimiento que hay antecedentes familiares permite tratamientos muy efectivos en los menores.
La ceguera permanente es el peor de los panoramas si no se trata o detecta a tiempo. Las dificultades en la disminución de la visión, como caminos intermedios, involucran la lectura, el manejo de vehículos, la autonomía personal, en este último caso caídas, golpes y roturas de miembros inferiores, superiores o cadera. El glaucoma es la tercera causa de deficiencias visuales y la segunda que produce ceguera.

Autor: Redacción EcoDias